serum

¿Quieres que tus cremas antiedad funcionen de verdad? Evita este problema

En el último año, el estrés ha aumentado considerablemente entre las mujeres y es ya una de las principales causas de envejecimiento prematuro

por Mariana Chacón

Resulta que los españoles somos los europeos a los que más les ha estresado la pandemia, lo revelan varios estudios que dejan al descubierto el siguiente dato: un 59% de la población siente más ansiedad ahora que antes de marzo de 2020. Además de al estado de ánimo y a la salud en general, este nerviosismo constante tiene un impacto directo en la belleza y si allá por octubre los especialistas nos avisaban de que el pelo se nos caería mucho más que antes, ahora la neurocosmética cobra más sentido que nunca. Sí, los daños que las emociones negativas provocan en la piel son más que evidentes si no se manejan correctamente. La Dra. Mar Lázaro, médico estético y nutricionista, Mar Sieira, farmacéutica y CEO de Sarah Becquer, y Puri Martínez, Fundadora y CEO de Sensalia Labs, explican el porqué de que cualquier rutina de cuidado esté coja sin un ritual antiestrés efectivo. 

Hemos encontrado las cremas hidratantes efecto 'buena cara' que camuflan las noches de insomnio

VER GALERÍA

-Tu sérum facial no tiene el efecto que esperabas porque te olvidas de hacer esto

¿Es cierto que el estrés afecta más a las mujeres que a los hombres?

"De acuerdo con un estudio de 2016, publicado en la revista The Journal of Brain & Behavior, las mujeres tienen el doble de probabilidades de padecer estrés y ansiedad grave que los hombres, porque su respuesta al estrés es diferente", revela Mar Sieira, quien añade que "tienen un sistema hormonal distinto, que hace que reaccionen más emocionalmente y por tanto se agoten más a nivel emocional. Además, están expuestas a más factores de estrés ya que tienen que asumir más roles y responsabilidades en su día a día que los hombres". La fundadora de Sensalia Labs coincide con la farmacéutica pues recuerda que "normalmente, las responsabilidades de conciliación entre la vida familiar y laboral suelen afectar más a las mujeres y por eso el estrés en la mujer tiene este factor como origen en la mayoría de los casos. Además, los cambios hormonales que se producen en el cuerpo de una mujer son diferentes a los del hombre".

¿En qué medida ha afectado la pandemia al problema?

La respuesta unánime es que mucho y, como dato, la CEO de Sarah Becquer cita a otra investigación en la que participaron 10.400 mujeres llevada a cabo este 2020 y tras la que descubrieron que "respecto a la preocupación y la fatiga emocional general de la pandemia del coronavirus, han concluido que las mujeres tienen casi tres veces más probabilidades que los hombres de sufrir consecuencias importantes para la salud mental", como por ejemplo, "ansiedad, pérdida de apetito, incapacidad para dormir y dificultad para realizar las tareas diarias". Y es que, como explica Puri Martínez, "la situación de incertidumbre, la pérdida de familiares y conocidos, en muchos casos la pérdida del trabajo o la inestabilidad laboral, incluso la reducción o inexistencia de vida social, sumada a situaciones complicadas en el hogar, son algunas de las principales formas en las que la pandemia ha afectado e incrementado en algunas personas los niveles de estrés". 

VER GALERÍA

-Si vas a comprar una crema antiedad, busca estos 4 ingredientes

¿El estrés acelera el envejecimiento de la piel?

Como motivo para respirar hondo antes de que el nerviosismo tome el control, la Dra. Mar Lázaro, directora de la clínica zaragozana que lleva su nombre, enumera algunos de los problemas que notarás si no lo haces: "El estrés y la ansiedad desequilibran el sistema neuroendocrino, producen inflamación y especies reactivas de oxígeno. Muchas enfermedades cutáneas empeoran por el estrés, la ansiedad, etc. Y con la pandemia observamos muchos brotes de dermatitis atópicas, rosácea, acné y psoriasis", asegura la médico estético, quien continúa con la lista de adversidades añadiendo que "dificulta la síntesis de colágeno y elastina, responsables de la elasticidad de los tejidos y por tanto de la firmeza de la piel, esta se ve menos firme y también pierde luminosidad y brillo. Y por si fuera poco, más deshidratada". 

Para ponerle nombre al culpable, desde Sarah Becquer señalan al cortisol, la hormona que producen las glándulas suprarrenales cuando se disparan los niveles de estrés y que "provoca una serie de respuestas celulares destinadas a satisfacer las necesidades urgentes del organismo. La producción de cortisol, a largo plazo, provoca inflamación cutánea que se manifiesta en la aparición de granos, líneas de expresión, arrugas y una piel más fina y apagada". Además, "también provoca la disminución de la cantidad de colágeno producido por los fibroblastos. Esta pérdida en la producción de colágeno se traduce en una pérdida de elasticidad y aparición de arrugas". 

VER GALERÍA

-La crema de farmacia para pieles irritadas que usan de Melissa Jiménez a Emily Ratajkowski

¿Existen cosméticos capaces de reducir los daños?

El de Puri Martínez es un sí rotundo pues, "en el caso de Facialderm contienen una alta concentración de activos antiestrés y antiedad basados en los principios de la neurocosmética. Son neurocosméticos, que reducen y previenen los signos del estrés facial y el envejecimiento prematuro, inhibiendo la producción de cortisol, hormona del estrés". Para Mar Sieira, los retinoides, los aceites vegetales y esenciales, la vitamina C y los suplementos nutricionales son los cuatro pilares antiestrés sobre los que se sustenta cualquier rutina de cuidados bien diseñada: los primeros, "son las moléculas antiedad por excelencia, ya que incrementan la renovación celular, estimulan la síntesis de colágeno y, por tanto, mejoran la elasticidad y el aspecto de las arrugas"; los segundos, "ayudan a recuperar el estado de ánimo a la vez que proporcionan una acción antienvejecimiento por neutralizar los radicales libres producidos en las células por el estrés oxidativo"; la famosa vitamina C es maravillosa "para recuperar la luz del rostro ya que es uno de los más potentes antioxidantes que se conocen"; y, por último, "los suplementos nutricionales que aporten colágeno, y antioxidantes pueden ser un gran aliado para combatir el daño". 

VER GALERÍA

-¿Crees que tus cosméticos no hacen efecto? Este puede ser el problema

¿Cuáles son los hábitos que potencian el estrés?

Para terminar con una advertencia, la lista de hábitos a evitar de la Dra. Mar Lázaro incluyen "el tabaco, el alcohol (más allá de una copita de vino o cerveza, con moderación), las grasas saturadas, el picante y la comida procesada, pues pueden empeorar las afecciones comentadas: acné, rosácea, psoriasis, dermatitis, etc.". Por el contrario, "para aminorar el estrés, y por tanto el de la piel, es fundamental dormir unas 8 horas y con un sueño de calidad a ser posible, pues la piel se regenera de noche; también practicar deporte, pues reduce el estrés y la ansiedad", asegura la doctora, quien también señala a la dieta como clave para conseguirlo. En su carrito de la compra antiestrés no faltan los "alimentos ricos en antioxidantes, como los pimientos, los cítricos, las fresas, las frutas del bosque, y también hidratantes y nutritivos para la piel, como el salmón, en general el pescado azul, el aceite de oliva virgen extra, los aguacates y los frutos secos". Recomendaciones a las que se suma la de Mar Sieria, quien concluye con este consejo: "Conócete para descubrir cuáles son tus detonantes de estrés y así poder anticiparte". 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie