piel-seca

¿Piel seca o deshidratada? Parecen iguales, pero necesitan cuidados diferentes

Los expertos revelan por qué la sequedad y la deshidratación no son lo mismo y los tratamientos con los que combatir cada problema

por Mariana Chacón

Justo a tiempo para las temperaturas bajo cero, recientemente descubrías las bases de maquillaje ultra hidratantes con las que igualar el tono al mismo tiempo que evitas la sequedad. Y es que, los expertos avisan de los efectos que el invierno tiene en el cutis por el cambio drástico de clima provocado por la calefacción, a lo que se suman otros síntomas derivados del uso de la mascarilla sanitaria. Sin embargo, los especialistas revelan que existe una gran diferencia entre las pieles secas y aquellas que sufren de deshidratación: las primeras surgen por una cuestión genética y el segundo es un problema circunstancial que se revierte a través de tratamientos específicamente formulados para ello. Descubre a cuál de los dos grupos perteneces y cómo transformar tu ritual de cuidados ahora que llega el frío polar. 

VER GALERÍA

-4 gestos fáciles que salvarán tu piel y tus labios este invierno

Tienes la piel seca si...

Si la tuya es seca, notas durante todo el año algunos síntomas característicos que, además, suelen aumentar durante los meses de más frío: "Tirantez, irritación y en ocasiones se puede observar la descamación e incluso rojeces. Son pieles que carecen de luminosidad y son ásperas al tacto. Las personas con piel seca la notan poco confortable y tirante y necesitan texturas untuosas que les permitan hacer frente a esa sensación de incomodidad", apunta la farmacéutica Rocío Escalante, titular de Arbosana Farmacia. Aunque hace dos meses te contábamos que la sensible es la que antes envejece, la experta revela que "la piel seca suele presentar arrugas y líneas de expresión marcadas de forma prematura. En invierno sufre mucho por el frío, el viento o la sequedad ambiental provocada por la calefacción".

Aunque no todo son malas noticias pues Paola Gugliotta, experta Dermocosmética y fundadora de APoEM, revela que si bien "es frecuente la sensación de acartonamiento, un tacto áspero, el engrosamiento, el tono mate y una mayor propensión a las arrugas", también añade que "la buena noticia es que las pieles secas son más fáciles de tratar y tienen muy claro lo que necesitan". Ahora que conoces los más y los menos de esta tipología, descubre cuáles son los cuidados que mejor te sientan si te sientes identificada con ellos. 

VER GALERÍA

-Si tienes acné en la barbilla, haz este pequeño cambio en tu ritual de belleza

Ritual de belleza para combatir la sequedad

Para empezar, Paola Gugliotta señala que las secas "requieren de una exfoliación semanal que evite ese engrosamiento que dificulta a la piel la absorción de los cosméticos y una correcta hidratación". En cuanto a la limpieza, encontrar productos que no resequen la piel es fundamental, "aconsejo limpiadores suaves e hidratantes, las mejores texturas son los bálsamos y las leches limpiadoras", recomienda Rocío Escalante, quien añade que "la hidratación es esencial en la piel seca, y hay que usar cremas que ayuden a reponer lípidos, con ceramidas, principalmente, y todo tipo de cosméticos en los que se especifique que son para piel seca". "Y para finalizar, extender una crema de tratamiento de textura rica a medida de las necesidades específicas de la piel (anti-arrugas, reafirmante, anti-manchas...)", concluyen desde APoEM. 

Tienes la piel deshidratada si...

Lo primero que debes recordar es que la deshidratación no es una tipología, sino un problema circunstancial con solución: "Es un estado de la piel, que ha perdido agua y eso ocasiona una alteración en la función barrera. La manera de contrarrestar esta falta de agua será con el uso de cosméticos más fluidos que contengan ácido hialurónico, por ejemplo", aclara la titular de Arbosana Farmacia. Además, la especialista revela que "existen cosméticos en textura gel que también incorporan ceramidas que ayudan a reestablecer los valores. La piel deshidratada también ha perdido la luminosidad, pero no resulta tan áspera al tacto como la seca, y tampoco presenta esa sensación de incomodidad tan evidente". 

VER GALERÍA

-¿Crees que tus cosméticos no hacen efecto? Este puede ser el problema

Otro detalle a tener en cuenta es que es el invierno la estación en la que más se agrava este problema y, por lo tanto, el momento en el que potenciar las precauciones: "La principal consecuencia del frío y muy nefasta para la piel es la deshidratación. Esto se refleja en una piel más seca, menos elástica , apagada y más frágil frente a todas las agresiones externas. En definitiva, más vulnerable al envejecimiento prematuro, con pequeñas arruguitas e incluso más flacidez", explica la Dra. Neus Tomás, Médico estético de la Clínica Tufet, quien recomienda el tratamiento Super Booster Say Rich con infiltraciones intradérmicas de Croma Pharma, un protocolo con el que "la piel recupera su capacidad de captar y retener agua, como si de una piel joven se tratara". 

Cuidados que rehidratan

Para dar con los beneficios del ritual a medida para pieles deshidratadas "lo esencial es reponer la función barrera, con cremas que tengan activos que hidraten y eviten esa pérdida de agua como el ácido hialurónico o las ceramidas. Aconsejo también usar una vez a la semana una mascarilla hidratante", recomienda Rocío Escalante. La farmacéutica también tiene un aviso: "Ojo, hay que usar cremas hidratantes pero que sean específicas para cada tipo de piel. Es decir, en una piel grasa/mixta hay que elegir siempre productos oil free (sin aceites) y no comedogénicos, porque hay que hidratar sí, pero no aportar grasa a la piel". Y es que, siempre se debe recordar que la deshidratación es un problema que afecta a cualquier tipología de piel.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie