Cremas solares: preguntas y respuestas

Te damos las claves para elegir el filtro solar más adecuado

por hola.com

Es uno de los cosméticos imprescindibles en el neceser de verano. No puedes comenzar tus días de sol y playa sin incluir tu crema solar. Pero, ¿cuál elegir? Todos sabemos más o menos qué es un filtro solar, que nos protege de las quemaduras solares y de los daños que provocan los rayos del sol. Este daño no solo es a nivel superficial, también es a nivel interno. No es solo un daño estético, sino también un daño celular tanto a corto como a largo plazo. Por eso es tan importante el uso de cremas con factor de protección.

Nuestra colaboradora Meritxell Martí nos da algunas pistas para elegir y sacar partido a tu crema solar. Y en primer lugar, precisa que existen dos tipos principales de filtros solares, los físicos y los químicos. Los físicos son los más superficiales, actúan reflejando el sol, como si de un espejo se tratara, son minerales. Concretamente, el óxido de zinc y dióxido de titanio (algo en entredicho actualmente) y la mica.

Los filtros solares químicos, son los que absorben el rayo evitando que penetre en la piel, entre estos, hay el PABA, el ácido cinámico, el ácido sulfónico, la benzofenona y el dibenzoilmetano, algunos de ellos rechazados por ser totalmente sintéticos y su posible absorción en la piel.

Sin embargo, los filtros solares al 100% como son minerales dejan bastante rastro blanco, suelen ser más secos, aunque algunas formulaciones nuevas son más ligeras. Mertixell Martí apunta que lo más adecuado y el filtro que más protege es cuando hay una combinación de ambos filtros, aunque sea pequeña la parte de filtros químicos.

¿Quién debe usarlos?
-Su uso es especialmente imprescindible cuando se está tomando medicación con fármacos que provocan hipersensibilidad solar. Son imprescindibles también después de tratamientos estéticos o médicos en los que se ha exfoliado la piel o cualquier otro tratamiento en que se hayan eliminado sus capas más superficiales.

-Las personas mayores, pues con la edad, la piel disminuye su grosor, y las glándulas sebáceas segregan menos cantidad de lípidos, además las células no responden tan rápidamente a los rayos produciendo melanina o lo hacen de forma irregular. Por lo que se forman manchas en la piel, se suelen formar esas pequeñas pecas con relieve oscuras que se conocen como léntigos seniles, aunque son fáciles de eliminar con un tratamiento láser, son antiestéticos y revelan la edad de las personas.

-Los niños pequeños tienen la piel intacta y tan fina que no deberían tomar el sol ni exponerse al sol sin un buen filtro solar, con alto riesgo de quemaduras, además la piel tiene memoria, estas quemaduras pueden de mayor crear un antecendente.

-Mujeres embarazadas y con tratamientos hormonales como la píldora, durante el embarazo y cuando se están tomando estos tratamientos, es muy habitual la aparición de una mancha oscura alrededor de la boca, es lo que conocemos como cloasma del embarazo.

-Todas las personas que estén tomando fármacos, como cortisonas, quimioterapia, diuréticos, retinoicos entre otros muchos... Es preferible leer siempre el prospecto de la medicación o hablar con el farmacéutico para tener una buena información.

-Sin embargo, aunque las personas que se encuentran en estos grupos han de tener especial atención en utilizar filtros solares, todos hemos de usar un filtro o protector solar si acudimos al sol o simplemente si vivimos en un sitio donde el sol es intenso como España. Con ello conseguimos proteger la piel de todos los efectos negativos del sol.

¿Cuáles nos convienen más?

Hay varios puntos que debemos tener en cuenta cuando vamos a comprar un filtro solar.

-Para quién es, dependiendo del tipo de piel, clara, morena... así como si es grasa, mixta, seca o con algún problema específico.

-Dónde se va a usar, en la playa, en la montaña, en la ciudad, para hacer deporte.

-Facilidad de aplicación, diferente en un bebé, un niño que una persona adulta o una mayor que tenga la movilidad mas restringida.

Es por ello que lo más importante es saber qué cantidad de filtro solar debemos usar, lo que conocemos como FPS. De hecho, el FPS es el tiempo que nos va a proteger la crema al sol para evitar la rojez de la piel, y evidentemente va relacionado a la concentración y combinación de filtros solares que lleva el cosmético. Sin embargo, siempre hay un tope, aunque pongamos 90 FPS o total igualmente hay que repetir la aplicación, no nos va a proteger durante todo el día sin repetir la aplicación.

Otro factor importante es cómo será la crema que lleva este filtro solar, en el mercado encontramos aceites, leches, cremas, espumas, geles o spray. Si el vehículo que lleva el filtro solar es más espeso, se va a mantener más tiempo en la piel. Si es más ligero, necesita llevar excipientes que lo mantengan en la piel, como puede ser en el caso de los geles, espumas o spray que llevan componentes que en cierto modo “se adhieren en la piel”, sin que sean perceptibles.

En un niño es preferible usar un producto resistente al agua y al roce, que no sea demasiado espeso ya que así conseguiremos ponérselo mas rápidamente

Los bebés, una crema bien hidratante, y Meritxell Martí prefiere aconsejar filtro físico, aunque lo que es preferible es que el bebé no esté expuesto al sol, hay que protegerlo con una buena sombrilla, que además es la mejor protección, así que 'cero' sol.

Los hombres con poco pelo necesitan ponerse una alto filtro solar en la cabeza y suelen preferir uno que sea oil-free que no les aporte grasa evitando que brille la cabeza o que se pegue en el poco pelo que haya.

Para personas mayores, lo más apropiado es el spray, que les sea fácil aplicar, muchas personas mayores tienen movilidad reducida y les cuesta llegar a los pies o a la espalda, con ello logramos fácilmente protegernos.

Para una piel mixta, es buena opción una espuma, que no reseque las zonas más secas y que, sin embargo, no haga brillar la zona T.

En la nieve o en la montaña, necesitamos un filtro mucho más espeso, que lleve una buena cantidad y alta protección, pues en la altura el sol es mucho más intenso, además tanto la nieve como el agua del mar refleja más los rayos solares.

¿Cuándo y cómo aplicarlos?
El filtro solar hay que aplicarlo media hora antes de que estemos expuestos al sol. Es por ello que conviene hacerlo en casa, además lo podremos hacer más detenidamente sin dejarnos ningún espacio libre sin crema.

La piel tiene que estar seca y como primer producto, si aplicamos el filtro solar después de un body milk por ejemplo, este se va a diluir y perderemos capacidad de protección. Aplicar la cantidad suficiente, no aplicar una capa demasiado fina, el filtro solar no es un producto muy caro, es preferible gastarlo que quemarnos.

Si usamos el adecuado, nos puede servir igualmente de hidratante o de maquillaje ya que algunos llevan color. Meritxell Martí recomienda usar un filtro solar con color mejor que un maquillaje que lleve algo de filtro, siempre es más protector.

Aunque esté nublado, o parezca que no hay sol, hay que aplicarlo, ya que los rayos solares traspasan las nubes y pueden quemarnos más fácilmente, ya que no notamos tanto el calor del sol.

Si se está en la playa o piscina y se disfruta de un baño, hay que volver a aplicarlo, ya que se elimina aunque sea waterproof (siempre se pierde algo) o se diluye y no protege tanto. Si vamos a pasar todo el día en la playa, independientemente de la SPF que estemos usando, se debería aplicar de nuevo cada dos horas,

Si vamos a usar un tratamiento antiarrugas, aplicarlo después, aunque es preferible evitar los productos ácidos, con vitaminas como la C, con alcohol o muy perfumados, que eliminarán parte del producto aplicado con anterioridad.

Se debería seguir una rutina cuando se aplica el filtro solar, como puede ser empezar por la cabeza, la cara entera empezando por la frente, la nariz, mejillas y mentón, y sobre todo los hombres ¡las orejas! Posteriormente el cuello y el escote.

No debemos olvidarnos las manos y los pies. Las manos sufren mucho, las tenemos siempre expuestas y muchas veces son las grandes olvidadas. Si vamos a ir a la playa, todo el cuerpo, empezando por la espalda, que quizás va a ser lo más difícil, para continuar por el torso y las piernas.

Algunas preguntas frecuentes
¿Me refresco a menudo con un spray de agua?
Si se usa un spray de agua, el filtro solar se diluye, además las gotitas de agua actúan como un espejo, van a quemar más la piel, por lo que se debe aplicar de nuevo el filtro aunque sea ligero.

¿No me pondré morena si uso un filtro solar?
Sí, la piel aunque esté protegida reacciona produciendo melanina, es la protección natural que tenemos, es nuestra defensa. La melanina es lo que nos da el tono a la piel, cuando la piel empieza a tener color se puede bajar la intensidad de filtro, ya que de por si estás más protegida. Es por ello que las personas de raza oscura no se queman tanto. Simplemente no podemos quemarnos para broncearnos más rápidamente, hemos de ir poco a poco

¿Si uso un autobronceador no me quemo?
No, te quemas igual, el autobronceador solo tiñe las células de la capa más externa de la piel y no produce melanina con ello. Aunque parezca que estás moreno, la piel está igualmente desprotegida. Hay que ir con cuidado por ue al llevar el autobronceador no vemos el posible eritema de la piel

¿Si tomo vitaminas para estimular la melanina, tengo que usar igualmente filtro solar?
Sí, las vitaminas y otras sustancias como los carotenos o el fernblock, estimulan la producción de melanina. Si bien ayuda a que la piel sea más resistente y que produzca melanina mas rápidamente, necesitamos protegerla para evitar el eritema. De todos modos, conseguiremos broncear mas rápidamente, la piel se encuentra esperando esta radiación solar.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie