¿Conoce las ventajas del drenaje linfático?

Es muy recomendable, por ejemplo, para tratar edemas postraumáticos y posoperatorios

por hola.com

Es ésta una técnica que, poco a poco, ha ido ganado fama, tanto desde el punto de vista médico como estético. Se trata de una modalidad de masaje que actúa directamente sobre el sistema linfático. Pero, tal vez se pregunte qué es exactamente. En Instimed (Instituto Médico de Nutrición, Cirugía y Estética) lo aclaran: se trata de una red vascular, exclusivamente de retorno, por la cual los líquidos intestinales son conducidos a la circulación sanguínea. Así, se consiguen eliminar las toxinas y mantener en forma el sistema inmunológico. Si este complejo sistema no funciona, comienzan los problemas, y un masaje de drenaje linfático puede ser un buen aliado, pues se estimula la circulación linfática de nuevo. El sistema linfático funciona como aparato de depuración o limpieza, pero también ejerce en calidad de sistema de protección y defensa del propio organismo.

El especialista que lo aplica debe masajear con sus manos de forma suave, lenta y repetitiva la zona concreta. Así, se suma el bienestar proporcinado por el masaje en sí con los beneficios que éste nos aporta. No hay que olvidar que es imprescindible que lo realice un profesional que conozca a la perfección el complejo sistema linfático, debido a que en un masaje tradicional no se tocan los ganglios linfáticos, mientras que en éste son una parte fundamental del mismo. Precisamente por actuar así, no es recomendable para una serie de casos, como infecciones e inflamaciones graves, personas con problemas coronarios y circulatorios, renales, hipertiroidismo y asma. Por ello es conveniente consultar con el médico antes de someterse a un drenaje linfático en el caso de tener algún problema de salud.

Pero, al margen de esos casos, es un tratamiento muy recomendable para edemas postraumáticos y posoperatorios, por ejemplo, tras una liposucción para ayudar a reducir la hinchazón. Éstos también son perfectos para personas con problemas de circulación (por ejemplo, cuando se hinchan o se sienten "pesadas"), en casos de embarazo, para eliminar líquidos y si se padecen varices. Y también se ha demostrado su eficacia en pacientes con migrañas, estrés, depresión e insomnio. En Instimed explican que se puede realizar de forma manual o a través de aparatología. En el primer caso, se realiza usando un aceite drenante y el especialista comienza trabajando la zona abdominal para, posteriormente, pasar a los pies e ir subiendo hasta la cabeza.

Pero no sólo puede favorecerle desde un punto de vista médico, sino también a nivel estético, pues puede ser beneficioso para la piel, porque actúa sobre las arrugas y mejora su firmeza y luminosidad, gracias a la regeneración del tejido que produce.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie