elizabeth-olsen

Los cuidados 'antiaging' que siguen las treintañeras con la piel más bonita

'Prevenir' es la palabra que más repiten los expertos, por eso debes empezar a cuidarte cuanto antes para lucir una tez perfecta y radiante en el futuro

por Cristina Álvarez

Cuando comienzas la treintena, como Elizabeth Olsen o Dakota Johnson, por ejemplo, han hecho recientemente, tu piel empieza a notar algunos cambios a nivel fisiológico. Aunque de momento sean casi imperceptibles, a la larga determinarán el aspecto de tu piel, por eso es tan importante que empieces a cuidarte cuanto antes y así, cuando tengas unos años más, verás los resultados y podrás lucir una tez radiante y bonita. Así nos lo contaba hace unos días el médico estético de las celebrities, el doctor Marko Lens, quien opina que desde los 20 hay que hidratar la piel y aportarle antioxidantes, y a partir de los 30, seguir un ritual antiarrugas. ¿Cómo debe ser este? Consultamos con varios expertos los cuidados más importantes.

VER GALERÍA

Según la farmaceútica Mar Sieira, a partir de los 30 hay que seguir los siguientes pasos fundamentales: limpiar tu piel y desmaquillarla cada día (sí, antes de irte a dormir también), usar protección solar, cuidar el contorno de los ojos (que son los primeros 'delatores' del paso del tiempo), exfoliar una vez por semana y utilizar una mascarilla hidratante, incluir en tu rutina antioxidantes, retinoides y ácidos varios, cuidar la zona del cuello y el escote, además de tener una buena alimentación, hacer ejercicio físico y dormir lo suficiente. Pero estos no son los únicos consejos para evitar el envejecimiento prematuro de la piel, ¿quieres saber lo que nos han contado los expertos?

La importancia de la doble limpieza

"Es algo que pocas mujeres aplican y que es un gran aliado antiedad, ya que evita que tengamos que recurrir a tantas limpiezas faciales, evitando acumular suciedad que influye en nuestro envejecimiento. Por simplificar, nuestra piel tiene dos tipos de suciedades: una de base oleosa y otra de base acuosa", explica Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza. "Debemos usar dos limpiadores, uno con base de aceite para limpiar la primera y uno con tratamiento y apropiado para nuestra piel en la segunda fase. No existen buenos limpiadores que nos aseguren una limpieza perfecta con solo un producto porque, al no mezclarse bien el agua con el aceite, ni si quiera los bifásicos suelen penetrar tan en profundidad y tienen menor capacidad de arrastre que si hacemos dos pasos profundos de limpieza. Tras esto, aplicaría productos de alta potencia de tratamiento, como un potenciador de oxígeno que optimice lo que apliquemos más tarde, y una buena hidratación con protección solar. Lo mejor es que la piel respire desde el inicio para parar el tiempo. Es mejor pararlo que tener que revertirlo", asegura.

No te olvides de exfoliar

Si no eliminamos las células muertas de nuestra piel, además de lucir envejecida y apagada, está construyendo una barrera por la que no penetran los principios activos que estemos aplicando. "Es lo más parecido a tener un chubasquero sobre nuestra piel y, por lo tanto, los cosméticos que necesita para recuperar su estado confortable e hidratado no pueden hacer su trabajo", nos cuenta la experta en estética Carmen Navarro. "Por eso, es clave realizar una buena limpieza profesional y mantener una buena rutina en casa. Pero no olvides que la frecuencia vendrá marcada por tu tipo de piel. Tan malo es no exfoliar como hacerlo en exceso. En el caso de las pieles sensibles debe realizarse con cuidado y con un exfoliante adecuado. Máximo una vez por semana", apunta. 

VER GALERÍA

Colágeno, tu gran aliado

"A partir de los 25... ¡atención! El colágeno que sintetizamos es de peor calidad y, además, se ponen en marcha las colagenasas, unas enzimas que se encargan de degradar el colágeno. Vamos, que empieza la 'decadencia' de nuestra piel", nos alerta Elena Ramos, farmacéutica, experta en dermocosmética y co-directora de The Secret Lab. "Por eso, a partir de los 25-30 deberíamos empezar a introducir en nuestra rutina de cuidado facial principios activos que estimulen la síntesis de colágeno y elastina y, de este modo, retrasar todo lo posible la aparición de arrugas y la pérdida de firmeza. En este sentido, no pueden faltar la vitamina C y el Retinol (vitamina A) ya que, además de ser activos imprescindibles en la síntesis de colágeno, actúan en sinergia (juntos se potencian) y cada uno de ellos, por separado, tiene acciones muy interesantes". La vitamina C es antioxidante, aporta mucha luz y unifica y aclara el tono, mientras que el Retinol ayuda a la renovación celular y a regular el exceso de grasa, en caso de que sea necesario.

Protege tu piel a diario

Tal y como indica el Dr. José Vicente Lajo Plaza, del Centro Médico Lajo Plaza, si en esta década se producen cambios relevantes, fundamentalmente tienen relación con el fotoenvejecimiento. "Todo va a depender de cuáles han sido nuestros hábitos hasta entonces. Si no nos hemos protegido adecuadamente del sol, empezarán a aparecer líneas de expresión en estático, flacidez, pigmentaciones y los primeros signos de adelgazamiento dérmico. Por ello en esta franja de edad la fotoprotección es súper importante. Además es momento de tener una correcta hidratación que ya deberíamos haber iniciado anteriormente , con pautas de mayor nutrición y la aplicación de agentes antioxidantes que combatan el fotodaño solar", aconseja.

Las cremas antiarrugas no son solo para cuando ya tienes arrugas

Todos los expertos coinciden: para evitar el envejecimiento de la piel, es importante prevenir cuanto antes. "Un buen cuidado desde la adolescencia, con limpiezas en profundidad, hidratación y protección solar, será clave para evitar los signos de envejecimiento. Sin embargo, a partir de los 30 es recomendable empezar a usar tratamientos específicos. Aun así, hay que dar con la crema perfecta. A esa edad, se buscan ingredientes que combatan los primeros signos de la edad, como las vitaminas E y C", nos dicen desde Neutrógena.

VER GALERÍA

Fórmulas oleosas y mantecas

A partir de los 30 años se aprecia una disminución del espesor de las capas más externas de la epidermis. "Esto se traduce en una barrera más comprometida que, si no recibe los cuidados adecuados, puede desembocar en condiciones inflamatorias como rosácea e incluso acné. También empieza a aparecer la hiperpigmentación, ya que el número de células que contienen melanina disminuye y las células que quedan aumentan de tamaño por eso son más evidentes. Es momento de dejar atrás productos ligeros, oil-free o texturas gel y hay que aportar lípidos clave en forma de aceite y mantecas para la piel", nos recomienda Pedro Catalá, cosmetólogo, doctor en Farmacia y fundador de Twelve Beauty, ya que te ayudarán a reparar la barrera epidérmica que empieza a sufrir cambios. "También hay que añadir antioxidantes para prevenir y tratar el daño celular y es momento de cambiar la forma en que nos limpiamos la piel, abandonar los productos jabonosos y adoptar leches y cremas de limpieza que son muy eficaces pero más respetuosas con la epidermis".

Ponte en manos de los profesionales

Natividad Lorenzo lo tiene claro: "El principal consejo es ir a un profesional que nos ayude a ver realmente la necesidad que se tiene. Nunca hay que generalizar". En los cuidados de la piel hay que tener disciplinas constantes, limpieza, tónicos, crema ojos, sueros e hidrante y, sin olvidarnos, el protector solar. "Pero, insisto, siempre hay que personalizar y nunca generalizar. Además, no hay que abusar de técnicas invasivas porque, si no, ¿qué nos haremos con 40 y con 50 años?". Hacer limpiezas de cutis e hidrataciones profundas de dos a cuatro veces al año es otra de sus recomendaciones. "Y, siempre, el cosmético adaptarlo a la persona, su problema y la estación del año. Teniendo en cuenta las condiciones laborales y hábitos de la persona o cliente que tiene que cuidarse. Digo 'tiene' porque tenemos que ser conscientes que el cuidarse con hábitos tempranos nos ayuda a prevenir un envejecimiento prematuro". 

¡Mímate!

Además de todos estos pasos que debes incluir en tu rutina beauty, es importante que tengas en cuentra que hay otros factores como fumar, la falta de sueño y el estrés, que pueden convertirse en tus peores enemigos. "Los tóxicos de los cigarrillos provocan radicales libres que inducen lo que llamamos el estrés oxidativo en las células de la piel, que se traduce en la formación de arrugas, tono irregular y falta de luminosidad", apunta Mónica Lizondo, directora científica de Segle Clinical. Lo mismo sucede si no duermes las horas necesarias: "La falta de sueño evita la regeneración celular y deteriora la función protectora de la superficie de la piel, provocando deshidratación y sequedad, bolsas y ojeras en el contorno de ojos...". Además, Lizondo nos recomienda hacer cualquier tipo de deporte o disciplinas como el Yoga: "El estrés disminuye la acción de nuestro sistema inmune y hace que nuestro organismo libere una hormona, el cortisol, que está vinculada con el deterioro de la dermis y la aparición de arrugas y flacidez en el rostro".

VER GALERÍA

¿Y la alimentación?

"Es mejor prevenir que curar. Por eso, siempre recomendamos acudir a productos de uso tópico lo antes posible. No hay mejor antiedad que empezar pronto a tratarnos, y eso pasa siempre por acudir a varios principios que podemos encontrar tanto en alimentos como en productos de tratamiento", afirma Raquel González, directora técnica de Perricone MD. "Comer productos como el salmón, las espinacas, el yogur natural, los frutos secos, la cúrcuma, el aceite de oliva o la chia nos ayudarán a mantenernos más jóvenes, aportándonos sustancias que nuestro cuerpo y piel tienen de manera natural y que pierden con el paso de los años (como la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), el ácido alfalipoico, la vitamina C, el Omega 3 o el colágeno). Por eso lo mejor es seguir una rutina a tres niveles: dieta, suplementos ricos en esas sustancias, y tratamiento de la piel. Además, deberemos beber de 8 a 10 vasos de agua diarios para mantener una hidratación adecuada del organismo y que repercuta positivamente en nuestra piel". 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie