sara-isabel

Sara Sálamo e Isabel Jiménez nos hablan de su nueva vida como mamás

Son madres primerizas y reconocidas profesionales, ¿cómo es su día a día y cómo se recuperaron del embarazo para volver al trabajo?

por Amaia León

Nadie dijo que ser madre fuera fácil, y menos compaginarlo con una carrera profesional. La famosa conciliación, ese concepto tan popular en los últimos años, es mucho más complicada en la vida real que sobre la mesa, especialmente porque, aunque tengas un trabajo flexible, un bebé necesita atención constante. La periodista Isabel Jiménez se reincorporó a su puesto en televisión dos meses después de dar a luz, y la actriz Sara Sálamo comenzará a ensayar su nueva película esta misma semana, cuando apenas han pasado diez semanas. Ella misma afirma que no sabe cómo va a compaginarlo todo, pero que "es mejor no hacer planes". En una charla organizada por Suavinex, firma de referencia en la alimentación y el cuidado de los bebés, estos dos madres primerizas explican a HOLA.com cómo cuadran las mil piezas de su Tetris diario, cómo han conseguido recuperarse del embarazo en tiempo récord para retomar sus profesiones y cuál es el cosmético fundamental para las mamás, tanto durante los nueve meses previos como después, cuando el bebé ocupa ese tiempo que antes dedicabas a cuidarte.

Actriz, activista, deportista... y mamá

"Tener un bebé te cambia la vida por completo: ya no puedes salir jamás sola, siempre va contigo”, cuenta Sara Sálamo, que tuvo al pequeño Theo hace dos meses y medio. Por si el cuidado que necesita cualquier recién nacido no fuera bastante, ella además sigue un método llamado crianza con apego, basado en la cercanía y la atención constantes. Es decir, "en tener al "koala"  24 horas conmigo", se ríe la actriz canaria de 27 años. La maternidad, entre otras cambios, le ha obligado a readaptar todas sus rutinas, las de belleza inclusive. “Ahora cuando te das una ducha de diez minutos, ¡das gracias al cosmos! Mi ritual de belleza ahora mismo es ducharme y aplicarme crema hidratante. Y a veces te dejan ponerte antiojeras y ya es el día maravilloso", explica, mencionando el paso que nunca se salta: la hidratación de la piel, algo que también tuvo muy presente durante el embarazo.

Como nos cuenta, para una embarazada hidratarse la piel es fundamental porque "el cuerpo lleva expandiéndose durante nueve meses, yo cogí más de 20 kilos". Revela que todavía le quedan dos por perder, pero verla solo dos meses y medio después de dar a luz no deja lugar a dudas: se ha recuperado de forma admirable. “Se trata de comer muy bien, hacer mucho deporte… y luego la lactancia, que también ayuda. Solo por da el pecho quemas muchas calorías al día", afirma. Ella entrena tres días por semana y, junto a algunos tratamientos estéticos que ha compartido en redes sociales, ha conseguido volver a tener su cuerpo previo al embarazo en diez semanas, "a marchas forzadas porque hay que empezar a currar”. Justo esta semana, Sara empieza los ensayos de su nueva película, una tarea más que cuadrar en su apretada agenda de mamá primeriza. “Tengo ganas de volver a trabajar, pero estoy nerviosa sobre cómo voy a adaptar toda la logística. Es muy pequeño". 

Según sus rodajes y sus viajes, la intérprete y su pareja, el futbolista Isco Alarcón, irán viendo cómo organizarse con Theo. En el pasado Festival de Venecia, por ejemplo, Sara viajó con él. Y justo antes de desfilar por la alfombra roja, tuvo que darle el pecho: “Por suerte la chaqueta que llevaba era de un botón y pude hacerlo fácilmente. Ahora todo me lo compro con botones porque si no es inviable”, dice mientras se mira el traje de chaqueta verde que lleva hoy. También las sesiones de gimnasio tiene que compartirlas con el bebé, algo por lo que ha sido criticada en redes. Compartió un vídeo haciendo ejercicio con Theo en brazos, y los haters no tardaron un segundo en reaccionar. ¿Cómo responde ella en estos caso? “Hagas lo que hagas, va a estar mal. Nunca llueve a gusto de todos. Pero hago oídos sordos, si alguien es muy irrespetuoso, le bloqueo. Y así vivo yo muy feliz”, responde sonriente.

La baja de maternidad más comentada de los Informativos

También a Isabel Jiménez le llovieron los comentarios negativos cuando tuvo a Hugo, que nacía el pasado abril. "Me cogí la baja un viernes y di a luz el martes. La gente me decia que sí es que quería ponerme de parto en televisión", cuenta riéndose. Su pronta reincorporación a plató, solo dos meses después del nacimiento, también fue carne de titulares. “En realidad quienes me criticaron fueron cuatro que hicieron mucho ruido, la mayoría respetó mi decisión. A mí me gusta mi trabajo, y mi chico es igual de padre que yo. Yo considero que compartir la baja entre los dos es igualdad", nos explica, antes de afirmar que, ante todo, ella cree en el respeto a las decisiones de cada padre -"cada familia es un mundo y tiene sus circunstancias, y todos queremos lo mejor para el niño"-, pero que ella está muy contenta con lo que hizo: "lo volvería a hacer".

Cuando reapareció en los Informativos de mediodía de Telecinco, edición que presenta desde hace ocho años y donde se hizo amiga de la que hoy es su socia, Sara Carbonero, la recuperación de Isabel era más que evidente. “Solo cogí nueve kilos durante el embarazo, que es más o menos lo mínimo que recomiendan. Yo soy una persona que no para y por eso no cogí más peso. También seguí haciendo Pilates (con máquinas) durante el embarazo, igual que he hecho en los últimos diez años. Y en el último trimestre, entrené con Raquel de MAMIfit (igual que Sara Sálamo), con quien aprendí mucho, y eso también te ayuda en el postparto”.

Igual que Sara Sálamo, Isabel afirma que la hidratación del cuerpo fue, durante el embarazo, y sigue siendo, a día de hoy, su cuidado fundamental. También la limpieza de la piel, un ritual que no se salta ninguna noche, a pesar de terminar la jornada agotada. "Ell maquillaje de la tele te deja la piel como cetrina, te la asfixia. Todos los meses me hago mi limpieza y mi tratamiento, y todos los días me hago mi ritual para desmaquillarme. Intento ser muy metódica: limpieza, hidratación, tónico… Un ritual amplio”. Coordinarse con su pareja es esencial para poder mantener esta y otras rutinas, también las laborales incluidas. "En la televisión tengo un horario muy cómodo, pero cuando tengo otros compromisos, como hoy, que llego más tarde a casa, pues mi chico tiene que estar con el bebé. Intentamos que al menos uno de los dos esté la mayor parte del tiempo con él", nos cuenta la periodista, que también reconoce que en ocasiones, cuando tienes que estar fuera, "te entra un sentimiento de culpabilidad porque es muy pequeño".

Aprender a ser madre cada día

Adaptar tu vida al bebé es algo que Sara Sálamo e Isabel Jiménez, como la mayoría de mamás primerizas, van averiguando cómo hacerlo cada día, con cada problema. Igual que aprender a satisfacer las necesidades del pequeño. Sara, por ejemplo, reconoce que en un principio planeaba no darle chupete a Theo, pero terminó haciéndolo y, casualidades de la vida o caprichos del destino, era de Suavinex. "Puede parecer mentira, pero es totalmente real: le dimos dos chupetes al pequeño y eligió el de Suavinex. Por eso me hizo gracia cuando después me plantearon esta colaboración". También Isabel se vinculó con la marca antes de que surgiera esta oportunidad, gracias a una anécdota que muchas madres habrán vivido: buscar "lo mejor" para tu bebé sin tener idea de qué puede ser.

Imagínate, mi chico y yo, en El Corte Inglés, delante de un stand con un millón de biberones de todos los tamaños y marcas. Te quedas como, ¿y cuál cogemos? Le agradeceré toda la vida a la dependienta que me ayudó y me dijo que fuera a lo seguro”, se ríe explicando cómo llegó un biberón de Suavinex a su casa. Gracias a este proyecto, las dos han podido probar el último lanzamiento de la marca, una línea cosmética para madres y para bebés, donde las fórmulas de hidratación -tan importantes para ambas según nos contaban- son las estrellas. Sara, muy implicada con las causas medioambientales, también destaca la filosofía sostenible detrás de estos productos que "no solo te dejan la piel bonita, sino también se preocupan por dejar un planeta bonito".

Y ahora que, día a día, van aprendiendo a encajar todas sus piezas (trabajo, bebé, deporte, pareja, etc.), llega la gran pregunta: ¿tendrían más bebés? Isabel afirma que sí, porque ella ha crecido en una familia numerosa y le gustaría tener al menos un hijo más, sin precisar cuándo. Sara coincide con ella, aunque tiene muy claro que no será próximamente. "El parto duele muchísimo y lo tengo demasiado reciente. Sin la epidural (se la pusieron cuando ya había dilatado 8 centímetros y se le parcheó, es decir, solo le hizo efecto en la mitad del cuerpo), yo pensaba que me moría. Es sentir que te parten por la mitad”, explica sobre una realidad de la que apenas se habla... posiblemente porque el resultado, un bebé, compensa de sobra.

Loading the player...

Isco y Sara Sálamo entrenan junto a su hijo Theo

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie