Maquillaje

Errores que deberías evitar al maquillarte si quieres parecer más joven

Los expertos nos dan sus trucos para sacar partido a los cosméticos y conseguir un look que no nos sume años

por Pilar Hernán

Sacar partido al maquillaje para lograr un resultado final más rejuvenecedor es el objetivo de muchas mujeres. No hay duda de que hay pequeños trucos de maquillaje que nos ayudan a restar páginas a nuestro calendario y cada una sabe cuál es el que mejor le va. Pero no siempre acertamos. La maquilladora Eva Escolano nos cuenta que "todas, sin darnos cuenta, cometemos errores cuando nos maquillamos y aunque creamos que lo hacemos bien porque seguimos las tendencias de moda, a la hora de aplicar el producto sobre nuestra piel tenemos fallos que nos hacen parecer mayores". Pero, ¿cuáles son esos errores? Silvia Pellissa, maquilladora oficial de NYX en España, lo resume con una frase muy directa: “Menos es más. Esa es la cuestión". Y anima a buscar el equilibrio, "no quieras ponértelo todo. El maquillaje está para potenciar y mejorar aspectos del rostro, pero no para saturarnos o añadirnos años. La idea es siempre destacar aquello que más queremos o más nos gusta de nuestro rostro”. 

1. No hidratar la piel

El punto de partida de un buen maquillaje tiene que ser un lienzo perfecto. Por eso, Eliecer Prince, maquillador de Guerlain, nos habla de la importancia de cuidar la piel antes de empezar a elegir uno u otro cosmético. “Es muy importante tratar el cutis con productos que le otorguen la hidratación necesaria. Cualquier tipo de piel, sea joven o madura, siempre debe estar bien hidratada para que el color quede perfecto. El maquillaje no hace milagros, unifica y perfecciona la piel, pero realmente el cuidado de la piel es lo fundamental, hay que cuidarla y llevarla bien hidratada”, nos cuenta. “La piel siempre cobrará gran protagonismo en un maquillaje en el que no queramos añadir años, y por eso mantenerla cuidada, hidratada y bien preparada es la clave. Las líneas de expresión no son amigas de la cobertura en exceso, cuanta menos cantidad de producto apliques en esas zonas, mejor. Asegúrate de hidratar tus líneas de expresión y maquillarlas poco. Nuestra prebase Hydratouch Oil Primer es perfecto para suavizar, e hidratar las zonas más rebeldes”, coincide Silvia Pellissa.

2. Descuidar las cejas

Siempre que pensamos en un look de belleza, tenemos en mente el uso de determinados cosméticos. Pero también influyen algunos rasgos que no siempre tenemos en cuenta, como las cejas. “Insisto, menos es más. Así que preocúpate por los detalles, una ceja bien definida ayudará a enmarcar tu mirada y a levantar los ojos, es el mejor bótox”, cuenta la maquilladora de NYX.  Y es que parece evidente que las cejas tienen también mucho que decir. “Puede ser que no lo hayas pensado nunca, pero otra de las cosas que nos envejecen es llevarlas demasiado finas o mal depiladas", nos explica Eva Escolano, quien nos cuenta que llevar unas cejas pobladas o incluso “salvajes” aunque cuidadas, rejuvenece, recalcando la importancia del marco natural de la mirada. 

3. No acertar con la textura y el tono de la base

También los expertos inciden en la importancia de elegir bien tanto la textura como el tono de la base. “No hay que emplear maquillaje con acabado mate. Prefiero recomendar una textura satinada”, nos cuenta el experto de Guerlain. "A veces, las texturas muy mates también nos dan una sensación de piel 'gruesa', que nos marca un poco más las pequeñas líneas que puedan existir. Es preferible usar texturas fundentes y ricas, que se pueden mejorar con los iluminadores líquidos (tanto si los ponemos por separado, como si los mezclamos antes de aplicarlos)", nos cuenta por su parte Jose Luis García, makeup artist de Givenchy. Buscar la luz es la clave. “Apuesta siempre por texturas ligeras, por productos que añadan luminosidad a tu rostro, pues el efecto apagado y las grandes coberturas siempre añaden edad”, añade Silvia Pellissa. Y además de la textura, también habla de la tonalidad, recordando que no es buena idea utilizar un tono más oscuro que el nuestro. “Es mejor bajar un tono que utilizar maquillaje más oscuro que nuestro color de piel. Lo ideal es acertar con nuestro tono o incluso un punto más claro para mantener la luminosidad y rejuvenecer el rostro”, nos cuenta.

Para Eva Escolano, el principal error en su opinión es elegir mal la base de maquillaje y que tu cuello se vea de diferente tono a tu rostro. Y nos da un truco para evitarlo: “Para ello, nunca pruebes el color de la base sobre la muñeca o el dorso de la mano, porque esto nunca va a coincidir, siempre intenta hacer la prueba con luz natural y sobre el mentón o bajo la mandíbula; el tono que se vea invisible, ese será el ideal”.

4. Excederse con los polvos bronceadores

Usar mal los polvos bronceadores es otro de los principales errores en opinión de Eva Escolano. “Sí, nos gusta parecer que nos ha dado el sol pero pasarte con los polvos bronceadores hará que tu piel se vea muy artificial y envejecida. Para que esto no te ocurra, quita el exceso de la brocha y aplícalo muy suavemente sobre los huesos y, antes de aplicar una segunda vez, da un paso atrás para verte mejor. Si crees que necesitas, a por ello, pero nunca te excedas”.

5. Elegir  un 'blush' demasiado oscuro

Y también hay que acertar al elegir este cosmético para nuestras mejillas. “Para ello, siempre lleva el tono de tu piel cuando se ruboriza y olvídate de tonos muy oscuros o muy marrones. A la hora de aplicarlo, ten cuidado que no sea muy debajo de tu pómulo, siempre mejor sobre esta zona y en forma de 'chapeta' que lo hará más aniñado y fresco. Decántate, además, por tonos rosados o rojizos claros con un toque de iluminador”, nos cuenta Eva Escolano.

6. Cubrir demasiado la ojera

La mirada es la gran protagonista de muchos looks de maquillaje. Por eso hay que prestar mucha atención a una zona como la del contorno del ojo. “No satures de producto la zona de la ojera, nos confundimos con que corregir es tapar, si tienes una ojera muy oscura, asegúrate de neutralizarla con texturas más ligeras y a continuación con un corrector adecuado”, nos cuenta la maquilladora Silvia Pellissa. También es importante trabajar la máscara de pestañas, utilizar el rizador, son detalles que ayudarán a que tus ojos luzcan más grandes y a consecuencia tu mirada se amplíe y levante. "En cuanto a las sombras por ejemplo, debemos evitar las que son demasiado nacaradas, pues también marcan más las arruguitas del párpado", concluye el maquillador de Givenchy.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie