Los días anteriores: la recta final

Todos los detalles que tiene que tener en cuenta cuando se acerca el gran día

por hola.com
Las pruebas de peinado y maquillaje
¿Quiere un consejo de modelo para acertar con las diferentes opciones de cabello y rostro? Lleve consigo una cámara y hágase fotos. De esta forma, podrá ver cuál es el aspecto final con una mirada más objetiva, comparando los diferentes estilos entre sí.

Como regla general, no conviene dejarse llevar demasiado por las modas más vanguardistas: éstas pasan, pero las fotos y el video de la ceremonia, no. Los estilos más clásicos su vigencia, y siempre son favorecedores. Eso se traduce en un maquillaje en colores suaves, sin líneas duras ni definidas, de trazos ligeros. Tonos castaños, rosados, en corales delicados… siempre con un aspecto muy femenino, donde lo que predomine sea la personalidad de la novia, y no el colorido. Se trata de realzar la belleza de cada mujer, no hacer un catálogo de maquillaje. Un consejo importante: en las pruebas, lleve una prenda blanca, para comprobar el efecto con un color claro como el del traje de novia, ya que el tono de la ropa influye sobre el aspecto final del maquillaje. Y cuando la hayan maquillado, si puede, salga a la calle a mirarse en un espejo con luz natural, que dista mucho de la artificial y es la que la acompañará gran parte del día de su boda.

En el peinado, lógicamente, se permiten más alegrías. Sin embargo, es cierto que es conveniente que éste no se aparte demasiado del estilo habitual de la novia. ¿Lo lleva generalmente rizado? Es posible darle un aspecto cuidado y mantener sus ondas. ¿El recogido en lo alto de la cabeza es demasiado estricto? Quizás un moño bajo sea más acorde con sus facciones. Las posibilidades son muchas, y todas dignas de ser exploradas. No dude en pedir que le hagan pruebas hasta que dé con el que más la favorece. Y, además, escuche los consejos de los expertos, pues, normalmente, han peinado a muchas novias y pueden serle de ayuda, pues no siempre la idea que se lleva en la cabeza es la que más nos conviene.

Por muy bien que se haya planificado todo, las últimas jornadas están generalmente marcadas por la prisa y los nervios. Es un momento excelente para reservarse un masaje antiestrés, que permita recuperar un poco la calma interior, lo que siempre se refleja en el exterior. Si tiende a hincharse y ganar una talla de la noche a la mañana, regalarse un masaje de drenaje linfático el día antes puede evitar esos centímetros de más y esa desagradable retención de líquidos.

Una idea excelente es hacerse un peeling o exfoliación corporal completa, lo que deja la piel satinada y mucho más bonita, especialmente importante cuando se lleva un traje escotado donde se luzcan brazos, hombros o espalda, zonas generalmente algo abandonadas. El truco final puede pasar por un masaje autobronceador, que proporcionan un suave color dorado que resalta mucho más el color claro del vestido y da calidez a la piel. Si quiere un moreno más intenso, lo mejor es hacerse dos aplicaciones de autobronceador en días consecutivos o recurrir a las cabinas autobronceadoras, siempre que no opte por unas sesiones de rayos UVA.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie