Instituto Carita de París

11 du Faubourg de Saint Honoré
75008 París

por hola.com

La historia es sencilla: dos hermanas de origen español que hicieron fortuna en Francia. ¡Y cómo! En 1945, Rosy y María Carita decidieron jugarse unos ahorros para hacer realidad el sueño de su vida: abrir una peluquería. Fue en Toulousse, y en poco tiempo se convirtieron en el secreto de belleza de algunas de las mujeres más famosas de la época, como Mistinguett o Josephine Baker.
Su éxito fue tal que no tardaron en abrir otro salón en una de las calles más exclusivas de París, la Rue du Faubourg Saint Honoré, donde pronto recibieron la visita de la duquesa de Windsor, Catherine Deneuve, la princesa Carolina de Mónaco o Jeanne Moreau, pasando su dirección de boca en boca como un secreto a voces.

Desde su creación, el Instituto Carita se concibió como un lugar único y de elite. Al llegar, una azafata acompaña a la clienta hasta el peluquero o esteticista correspondiente, mientras le ofrece una infusión, té o café. En el centro de belleza existen 23 cabinas individuales, distinguidas cada una con el nombre de una planta.

Arropada en un ambiente suave y relajante, vestida con prendas exclusivas de Carita, la mujer puede disfrutar de los exclusivos tratamientos faciales de la marca, así como de algunos corporales reafirmantes. Para las más tímidas, aquellas que deseen mantener su anonimato totalmente, existen dos cabinas VIP, donde pueden peinarse, tratarse y ponerse guapas de pies a cabeza, maquillaje incluido, sin salir de la misma cabina.

Entre los tratamientos más destacados del Instituto Carita se encuentra el facial Renovateur Carita, un peeling muy profundo a base de aceites esenciales y semillas de girasol, que desvela una piel más radiante y que se puede combinar con el tratamiento de electroestimulación Pro Lifting, especialmente indicado para conseguir un notable efecto lifting que reafirma el óvalo facial y hace que la mirada parezca más joven y descansada.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie