Valeria Mazza, espectacular a punto de cumplir 50 años, nos revela sus secretos de belleza

‘Más que un sacrificio, trato de que cuidarme sea una forma de vida’, asegura la ‘top model’ y empresaria argentina

Valeria Mazza

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Valeria Mazza ha protagonizado un espectacular posado en las páginas de ¡HOLA! para despedir el verano en Marbella, donde ha pasado el mes de agosto junto a su marido, Alejandro Gravier, y dos de sus hijos, Balthazar y Taína. En la entrevista, la súper modelo argentina, que el próximo mes de febrero cumple 50 años, nos desvela que se encuentra en su “edad de oro” y que está deseando celebrar una gran fiesta: “El año que viene mi marido cumple sesenta, tenemos cambio de década los dos, así que tenemos mucho que celebrar y muchas ganas de hacerlo”.

Valeria Mazza©PEPE BOTELLA
“El tema de cuidarme está como en mi ADN, porque toda la vida he tenido que hacerlo para entrar en los vestidos”, nos dice con humor la súper modelo.


–El cambio de década puede asustar a algunas mujeres. ¿Tú como lo afrontas?

–La verdad, he pensado mucho este tema, a veces me parece un montón, digo: “¡No me puedo creer que ya casi tenga cincuenta!”. Pero, en verdad, me siento muy orgullosa de todo lo que he conseguido en estos años, feliz de poder disfrutar de todo esto, así que tengo muchas ganas de celebrarlo. Siento que estoy en mi edad de oro, no importa cuántos años cumpla, siento que estoy para disfrutarlo.

–Físicamente estás impresionante… ¿Qué haces para mantener tu figura? ¿Cuál es el secreto?

–El tema de cuidarme está como en mi ADN, porque toda la vida he tenido que hacerlo para entrar en los vestidos (ríe).


Valeria Mazza©PEPE BOTELLA
“A medida que pasan los años le dedicas más tiempo al ejercicio, hay que hacerlo para verte bien; pero también le dedicas más tiempo a tu pelo, a tu piel, a tu físico”, asegura Valeria, que en febrero del año que viene cumple 50 años.

–Mantenerte así entonces, ¿requiere mucho sacrificio? ¿Ser muy disciplinada con la alimentación y el ejercicio?

–Yo me doy caprichos, pero después compenso. Conozco personas que son muy estrictas y yo no tengo una rutina muy estricta. Lo que hago es tratar de mantenerme, en el sentido de que si sé que un día he comido de más, al otro día trabajaré más en el gimnasio, me cuidaré más con la alimentación… Voy equilibrando, porque me encanta darme mis gustos, me encanta hacer la compra, cocinar, agasajar a mis amigos y a mi familia con platos que cocino yo misma… Es mi forma de dar cariño…

–¿Cuáles son tus rutinas de belleza?

He hecho mucho deporte de chicas y creo que eso el cuerpo lo agradece, quiero decir que cuando eres más mayor es más fácil activarte. Indudablemente, a medida que van pasando los años, le dedicas más tiempo al ejercicio, hay que hacerlo para verte bien; pero también le dedicas más tiempo a tu pelo, a tu piel, a tu físico… Una mujer de cincuenta años tiene ocuparse más de su imagen: cuando tienes veinte o treinta puedes ser más casual, por decirlo de alguna manera, pero ya con cincuenta no puedes ir con el pelo o la manicura mal. De todas formas, yo lo hago encantada, porque soy coqueta y me encanta ir a la peluquería, a la dermatóloga… Me gusta ir a que me mimen, a que me hagan masajes, pero también me encanta salir a correr y hacer deporte al aire libre… Más que un sacrificio, trato de que cuidarme sea una forma de vida.

Valeria Mazza©PEPE BOTELLA
Valeria admite que no sigue una rutina estricta, ni se lo toma como un sacrificio, sino que trata de que cuidarse sea una forma de vida. “Me doy caprichos, pero después compenso”, dice

–¿Qué otros deportes practicas?

–Juego mucho al tenis, ahora cuando hemos estado en Marbella también hemos jugado al pádel. Yo era nadadora, así que para mí nadar es un placer; también esquiamos mucho, es un deporte que practicamos toda la familia. Mis hijos son esquiadores porque a Alejandro y a mí nos encanta y desde pequeños les hemos llevado a la montaña y han terminado apasionándose. De hecho, ahora en dos semanas nos vamos a Ushuaia porque Benicio y Tiziano tienen competiciones allí.

–¿Recurrirías a la cirugía plástica?

–Sí, creo que es una opción, aunque hoy en día hay un montón de alternativas y tratamientos que puedes hacer antes de recurrir a la cirugía, hay tecnología que te puede ayudar antes de llegar al quirófano. Entonces, no digo que no, en algún momento puede que me llegue, pero todavía no me llegó (ríe), por lo menos yo, porque considero que es un tema bastante personal. Creo que es muy importante llevarse bien con el espejo. Las mujeres somos nuestras mayores críticas, siempre nos encontramos eso que nadie más ve; jamás escucharás a un hombre hablar de celulitis, porque somos nosotras las que nos la vemos o se la vemos a la de al lado. Por eso digo que es algo muy personal, porque es muy importante que una se encuentre bien con su reflejo en el espejo. Aquí en la Universidad de Palermo tengo una cátedra sobre imagen personal, y cuando voy y hablo con las jóvenes sobre mi carrera y mi experiencia, siempre les digo que lo más importante es pararnos frente al espejo y aprender a reconocernos y a querernos. Si nosotras no lo hacemos es muy difícil que lo hagan los demás. Tenemos que aprender a mirarnos con cariño y decir, esto es lo que me gusta y esto es lo que no. Además, siempre podemos recurrir a la ropa para resaltar más esas cosas que te gustan de ti y ocultar las que menos.


Más sobre