Skip to main contentSkip to footer
ftorresportada© Gtresonline

Fernando Torres más allá del fútbol: de la condición de sus padres a los más de 20 años de amor con Olalla y sus tres hijos

Retirado desde 2019 tras una meteórica carrera, acaba de convertirse en entrenador del Atlético de Madrid B


Actualizado 11 de junio de 2024 - 21:21 CEST

La carrera profesional de Fernando Torres (40) es una de las más destacadas del deporte nacional. Su trayectoria se ha desarrollado entre España, Inglaterra, Italia y Japón, y aunque todos esos destinos le han ayudado a crecer y le han dado experiencias enriquecedoras, siempre ha tenido claro cuál es su hogar: el Atlético de Madrid. Al club rojiblanco llegó con solo diez años y ahora que está retirado desde 2019 se ha convertido en entrenador del filial. "Estoy en mi casa y siento una responsabilidad enorme. Lo acepto como un gran reto, con mucha ambición y la tranquilidad de saber que estamos preparados", ha dicho. 'El niño' asume este desafío con el apoyo incondicional de su numerosa familia, de la que contamos los detalles a continuación.

 

Fernando Torres y su familia© Gtresonline

 

-¿Qué ha sido de los jugadores españoles que ganaron a Holanda en la final del Mundial de Sudáfrica?

Ser deportista de élite no es fácil, pero Torres siempre ha tenido en el terreno personal esa estabilidad tan necesaria para poder seguir dando lo mejor de sí mismo en los terrenos de juego. Sería imposible entender su meteórica carrera sin el talento, el esfuerzo y la disciplina, pero también sin hablar de Olalla Domínguez, su pilar fundamental desde que se conocieron hace más de dos décadas en Galicia, tierra natal de ella y destino estival del jugador. A su lado ha formado una numerosa familia con el nacimiento de Nora (2009), Leo (2010) y Elsa (2015), quienes son su absoluta prioridad y a los que apenas muestran en redes sociales.

Fernando Torres y su familia© Gtresonline

A pesar de la repercusión mediática de Fernando Torres, su esposa siempre ha optado por la discreción. Se siente cómoda en el anonimato, manteniendo a su entorno de la infancia. Sus apariciones públicas se limitan a las celebraciones en las que las familias de todos los jugadores han saltado al terreno de juego. Esa actitud ha supuesto además una gran enseñanza para el jugador, tal y como explicaba en DMAX: "Me sirve para dar importancia a las cosas que realmente las tienen. Me ha enseñado a separar cuándo tienes que ser futbolista, cuándo tienes que ser marido, cuándo tienes que ser padre... Hay tiempo para cada cosa".

Fernando Torres y su familia© Getty Images

Fernando resalta que su esposa le ha enseñado a quererse y valorarse en los momentos duros y a mantenerse humilde en las victorias. Se casó con Olalla en el ayuntamiento de El Escorial en una ceremonia completamente privada poco antes del nacimiento de su primogénita. Nada de fastuosas celebraciones ni multitudinarias convocatorias, fue una boda sencilla con la única presencia de dos testigos y de Ignacio González Velayos, entonces concejal de Urbanismo y Medio Ambiente encargado de oficiar el acto.

El matrimonio forma equipo más allá de lo personal. Han puesto en marcha Nine fitness, una cadena de gimnasios estilo boutique con sede en Madrid, concretamente en Aranjuez, Pinto, Valdebebas, Acacias y Pozuelo de Alarcón. Además, está prevista la apertura de un nuevo centro a unos pasos del parque de El Retiro. Con esta cadena, la pareja refuerza su compromiso con el universo deportivo y con los valores que transmite.

Fernando Torres y su familia© Gtresonline

Sus padres y hermanos, una pieza clave

Torres, siempre forofo del Atlético de Madrid como su abuelo Eulalio, pasó de ser un niño que jugaba con sus amigos partidos amistosos en Fuenlabrada a pisar los grandes estadios, a tener un papel decisivo en competiciones de renombre y a convertirse en el eterno 9 del club. Pero lograrlo no hubiera sido posible sin el apoyo de sus padres, Flori y José, quien murió recientementeLe animaron a perseguir su sueño, le aconsejaron, le dejaron elegir aunque se equivocara y disfrutaron con cada uno de sus partidos, orgullosos, igual que sus hermanos Israel y Mari Paz. Eso sí, le pusieron como condición que no dejara de estudiar y finalizó Bachillerato.