IMÁGENES EXCLUSIVAS

Irene Urdangarin vuelve a Madrid: cita con Juan Urquijo, vida con su abuela doña Sofía y planes de futuro lejos de España

Irene, que cumple 19 años esta semana, y Juan, de 25, tienen una relación muy especial, pero quieren tomarse todo con calma porque son muy jóvenes

HO4166 PORTADA COLLAGE JUAN URQUIJO E IRENE URDANGARIN

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Irene Urdangarin y Juan Urquijo volvieron a reencontrarse en Madrid, después de cinco meses sin verse. “No son novios, pero tienen una relación muy especial y estaban deseando compartir tiempo juntos”, nos dicen en su círculo, apuntando también a que “quieren tomarse todo con calma” porque son muy jóvenes.

HO4166 IRENE URDANGARIN Y JUAN URQUIJO FOTOGRAFIADOS EN MADRID©AGENCIAS
Acceso a la versión digital

Juan, hijo menor del empresario Lucas Urquijo Fernández de Araoz y Beatriz Moreno de Borbón-Dos Sicilias, cumplió 25 años en enero, e Irene, la más pequeña de los hermanos Urdangarin Borbón, celebrará esta misma semana los 19 años (5 de junio de 2005) con una pequeña fiesta privada. Una cita con familia y amigos, muy diferente a la que protagonizó el año pasado en Ginebra, cuando reunió a las dos familias para enmarcar su mayoría de edad y el final de sus estudios de bachillerato internacional.

A través de sus hermanos

Y, por supuesto, Juan estará a su lado. Se conocen desde niños y, a lo largo de sus vidas, han compartido muchas celebraciones de familia; bien es cierto que, cuando se reencontraron en Madrid, entre finales de verano y principios del otoño pasado, hacía años que no se veían.

Después de cinco meses de voluntariado en Camboya, la hija de la infanta Cristina ha vuelto a Madrid para sacarse el carné de conducir, al igual que su hermano Miguel
HO4166 IRENE URDANGARIN Y JUAN URQUIJO FOTOGRAFIADOS EN MADRID©AGENCIAS
En las imágenes, Irene Urdangarin y Juan Urquijo saliendo, por separado, de un restaurante italiano en el barrio de los Jerónimos de Madrid, donde almorzaron el lunes, 27 de mayo. El joven Urquijo, que es ingeniero agrónomo, e Irene se conocen desde niños porque sus familias, además de compartir lazos de sangre, son muy amigas.

Inicialmente, se pensó que había sido Victoria Federica de Marichalar quien los había vuelto a unir, porque tiene una relación muy estrecha con su prima, y compartió colegio con Juan en La Moraleja, pero no ocurrió así. Fueron los propios hermanos de Irene, Juan y Miguel, quienes propiciaron el encuentro. Uno que parecía uno más —siempre que vienen a España, hacen algún plan con Juan—, pero que no resultó serlo, aunque nadie imaginó que, conociéndose de siempre, los dos jóvenes conectaran tanto.

A finales de agosto, después de las vacaciones de verano en familia, Irene empezará sus estudios universitarios en Reino Unido, habiendo descartado tanto la hostelería como el diseño de moda

Y podría decirse que, de una cita a otra, incluyendo la recepción privada que los Reyes ofrecieron en El Pardo con motivo de la mayoría de edad de la princesa Leonor, el 31 de octubre, fueron afianzando su amistad, aunque han estado separados desde principios de año. Concretamente desde mediados de enero, cuando Irene puso rumbo a Asia para trabajar como voluntaria en la ONG Sauce. Estaba de año sabático, y bien podría haber cambiado de planes quedándose en Europa, pero mantuvo su compromiso y, según su entorno, está feliz de haber podido colaborar con otro gran amigo de su familia: el jesuita español Enrique Figaredo, quien lleva 40 años en Asia como misionero.

Con los pies en la tierra

Durante estos meses, la hija de la infanta doña Cristina se ha perdido celebraciones familiares, como la boda de la hermana de Juan, Teresa Urquijo, que se casó en abril con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, pero lo tiene claro porque es una joven muy madura con los pies en la tierra, y sabe que ha tenido una oportunidad única ayudando a las poblaciones más pobres en las aldeas remotas de Battambang.

HO4166 IRENE URDANGARIN Y JUAN URQUIJO FOTOGRAFIADOS EN MADRID©AGENCIAS
Para esta última cita en Madrid, la hija de doña Cristina eligió vaqueros vintage y la camisa (en su caso, de rayas grises y verdes) que está de moda, cerrada con tres lazos. Irene lleva discretas joyas doradas y su larga melena rubia recogida en un moño de bailarina

Irene ha estado completamente volcada en ayudar a las personas más vulnerables a salir del horror y a encontrar un futuro, mientras decidía qué va a hacer con el suyo, y ya está claro que todo pasa por hacer una carrera universitaria en Gran Bretaña. Podría quedarse a vivir en Madrid pero, según ha podido saber ¡HOLA!, ha tomado la decisión de continuar con sus estudios en Inglaterra. Es un país que conoce bien, porque ha visitado mucho a sus hermanos. A Juan, especialmente en Londres, donde ahora trabaja con Alejandro Agag; y a Miguel, que estudió en la Universidad de Southampton, en el Centro Nacional de Oceanografía (NOCS), líder en investigación del océano y las Ciencias de la Tierra.

HO4166 IRENE URDANGARIN Y JUAN URQUIJOS FOTOGRAFIADOS POR MADRID©AGENCIAS

Nueva etapa

Según nuestras informaciones, Irene, que es bilingüe en inglés y le gusta el sistema británico, estudiará seguramente algo relacionado con negocios y eventos, quedando así alejada la idea de que estaba decidida a hacer hostelería y diseño. Pero todavía quedan tres meses por delante antes de iniciar esta nueva etapa. Un tiempo que Irene pasará entre Ginebra y Madrid, antes de irse de vacaciones de verano con su familia.

De momento, Irene se ha instalado en la Zarzuela con su abuela, la Reina doña Sofía y la princesa Irene, a las que adora, mientras se saca el carné de conducir. Aprobó el teórico y ahora está de prácticas, al igual que su hermano Miguel, quien también está en un año medio sabático.