Comprometidos, millonarios y muy discretos: así son Alex Soros y Huma Abedin, la nueva pareja de la élite estadounidense

El heredero del magnate empresarial y filántropo George Soros y la mano derecha de Hillary Clinton salen juntos

Por M. J. S

San Valentín ha sacado a la luz la última pareja que se ha formado en los círculos de la alta sociedad estadounidense. El pasado 14 de febrero Alex Soros, de 38 años, hijo y heredero del multimillonario magnate George Soros, publicaba una imagen en la que se le veía abrazando a Huma Abedin, de 47 años, mano derecha de Hillary Clinton y que es como una hija para ella. La instantánea, tomada en París y en la que se veía la mesa decorada con rosas rojas, tenía escrita sobre ella una felicitación por el día de los enamorados, lo que no dio lugar a muchas dudas acerca de la relación que les une. Se conoce así una de las nuevas parejas que forman parte de la élite económica y política de Estados Unidos, en la que se unen dos de lo nombres más poderosos y discretos de la sociedad americana.

La mano derecha de Hillary Clinton desde hace más de dos décadas

"Alex es la pareja perfecta para Huma" señalan fuentes cercanas al equipo de la que fue Primera Dama. Abedin, que fue vicepresidenta de la campaña presidencial de Hillary Clinton en 2016 y ha sido su mano derecha más de dos décadas (empezó a trabajar en la Casa Blanca con una beca cuando tenía unos 20 años), tiene una estrecha relación con la exsecretaria de Estado. Hasta el punto de que la considera una segunda hija. "Tengo solo una hija; si tuviera otra, sería Huma", afirmó Hillary Clinton en la boda de Huma en 2010 con el entonces congresista Anthony Weiner, un enlace que ofició el propio Bill Clinton. En el año 2012, la revista Time la consideró como una de las 40 estrellas menores de 40 años más prometedoras del panorama político estadounidense.

Hasta 2017 Huma estaba casada con Anthony Weiner, un excongresista que fue condenado a dos años de prisión por mandar mensajes a una menor de edad. Juntos tuvieron un hijo Jordan, que tiene doce años. Después de su separación, empezó a llevar una vida más discreta. Se la relacionó entonces con el actor Bradley Cooper, a quien le presentó su amiga Anna Wintour, y con quien tuvo un fugaz romance en el verano de 2022. Los que en su día fueron bautizados como los nuevos George y Amal Clooney no consolidaron su romance, pero siguen siendo grandes amigos.

Heredero de la fortuna del magnate George Soros

Por su parte, la hija de los Clinton, Chelsea, y su marido, el inversor Marc Mezvinsky son muy cercanos a Alex y también le consideran uno más de la familia. Fue quizá en este círculo donde se conoció la ahora pareja, que ha mantenido su relación con tanta discreción que hasta la publicación de la citada imagen hace unos días muy pocos la conocían. En el caso de Soros, aunque su vida familiar es más mediática que la sentimental, sí que ha saltado a los titulares por su condición como uno de los solteros más codiciados del panorama social (y un tanto playboy también).

A sus 38 años, Soros fue el elegido por su padre, el millonario de origen húngaro George Soros, de 92 años, para ser el heredero de su imperio concentrado en la Open Society Foundations, cuya presidencia asumió a finales de 2022. "Se lo ha ganado" dijo en declaraciones a The Wall Street Journal el pasado verano el nonagenario. Alex es el único de sus cinco hijos que forma parte del comité de inversiones de Soros Fund Management, que es el que gestiona el entramado empresarial y benéfico de la familia valorado en más de 23.000 millones de euros (25.000 millones de dólares). La familia estuvo entre los principales donantes de la campaña de Clinton, entre otras iniciativas políticas. Open Society Foundations perseguirá los mismos objetivos que tenía cuando se creó, según ha dicho Alex: la libertad de expresión, la reforma de la justicia penal, los derechos de las minorías y los refugiados, y la igualdad de género, entre otras.

Entre las aficiones de Alex Soros están el hip-hop y el fútbol americano (es muy fan de los New York Jets). Es además asiduo a la vida social de lujo en fiestas como el festival de Cannes o las reuniones de la alta sociedad en los Hamptons, una de las zonas preferidas de la jet set neoyorquina para pasar el verano. Ha visitado zonas del Amazonas y forma parte del grupo de defensa de los derechos humanos Global Witness. En su propia mansión suele organizar lujosas veladas donde van desde leyendas de la NBA y populares cantantes a modelos de pasarela. Estar rodeado de bellezas es algo normal para él, y en una ocasión estuvo flanqueado por maniquís como Hailey Clauson, Constance Jablonski, Alexandra Agoston y Caroline Vreeland en un evento benéfico. Su corazón sin embargo ya tiene nueva dueña.