Bernard Arnault: los secretos del imperio del hombre más rico del mundo

Tildado como ‘el dueño silencioso del lujo’, en 1971 comenzó a trabajar en la inmobiliaria familiar. Una década después, compra Christian Dior tras un revelador viaje a Manhattan

Arnault HOLA 4150

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ha hecho honor a una de sus frases míticas: “Soy muy competitivo. Siempre quiero ganar”. Desde que entró en el ranking de los hombres más ricos del planeta, allá por 2005, su ascensión a la cumbre ha sido vertiginosa hasta disputarse, en estos últimos cuatro años y a escasos milímetros de distancia, lo más alto del podio junto a Elon Musk y Jeff Bezos. Quizás estos nombres y los de Mackezie Scott o Amancio Ortega resuenen con mayor fuerza en el ideario colectivo, a la hora de hablar de grandes fortunas, sin embargo, el magnate francés Bernard Arnault los ha desbancado a todos. Y con la misma contundencia en los negocios —y mejores artes— que Arnold Schwarzenegger, en Terminator, metralleta en mano y con su legendaria “Sayonara, baby”.

Arnault HOLA 4150©DANIEL GIRY
Acceso a la versión digital
Arnault HOLA 4150©GettyImages
Arnault tiene cinco hijos. Dos con su primera mujer, Anne Dewavrin: Delphine y Antoine. Y tres con su segunda esposa, la pianista Hélène Mercier: Frédéric, Alexandre y Jean. Todos trabajan en el grupo LVMH. Cuatro de ellos en la junta directiva, con la intención clara de asegurar el control familiar del coloso. Delphine, en 2021, tomó las riendas de Christian Dior Couture desbancando a Pietro Baccari.

Louis Vuitton, Loewe, Christian Dior, Tiffany & Co, TAG Heuer, Bvlgari, Dom Pérignon, Céline, Givenchy, Loro Piana, Marc Jacobs, Moët Hennessy, Emilio Pucci o Fendi tienen un mismo denominador común: le pertenecen. El empresario, menudo, discreto y canoso, de ojos azules, cejas pobladas, sonrisa afable y una determinación de hierro es, a sus 74 años, la cabeza de esta hipérbole del lujo. Un impresionante holding que responde al acrónimo LVMH, que le ha granjeado un patrimonio neto de 207.800 millones de dólares y que nació tras un trayecto en taxi en Nueva York, que resultó ser una epifanía para este emprendedor. El conductor le confesaba que desconocía el nombre del presidente de Francia, pero sí, en cambio, el de Christian Dior. Años después, se haría con la Firma.

¿El secreto de su éxito? Varios movimientos estratégicos que tienen que ver con la moda. Y no solo. Tras la pandemia y la subsiguiente crisis económica, era condictio sinequanon agudizar el ingenio. Las Maisons debían luchar por su supervivencia en un momento en el que el streetwear se estaba “merendando” el terreno de la elegancia clásica. Arnault tuvo la ocurrencia de acudir a los directores creativos que habían bebido de la calle. Desde Virgil Abloh en Vuitton —y ahora William Pharrell—, a Kim Jones en Dior o Kris Van Assche en Berluti. Pero también a las estrellas pop, lanzando Fenty Beaty con Rihanna. Y así, al tiempo que el lujo se convertía en objeto de deseo para las generaciones Millenial y Z, en 2021 efectuaba la mayor operación del lujo que se recuerda comprando Tiffany & Co. ¡Por 16.000 millones de dólares! Una operación que se hurdía en paralelo a la búsqueda de otros nichos de mercado: desde Netflix a TikTok.

Arnault HOLA 4150©AYKA LUX/GTres
A la izquierda, Antoine Arnault casado con la modelo Natalia Vodiánova.