Cruz Sánchez de Lara, la ‘celestina’ de Chenoa y Miguel Sánchez Encinas: todos los detalles de su discurso

La novelista y mujer de Pedro J. Ramírez dedicó unas emotivas palabras a la pareja, que se casó el pasado viernes 17 de junio en Mallorca

Chenoa HOLA 4065

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Uno de los momentos más emocionantes de la boda de Chenoa y Miguel Sánchez Encinas, celebrada el pasado viernes 17 de junio en la finca Comassema de Mallorca, fue el discurso pronunciado por la abogada Cruz Sánchez de Lara. La mujer del periodista Pedro J. Ramírez fue la responsable de leer unas emotivas palabras que emocionaron a los poco más de noventa asistentes y que sirvieron de clausura para la ceremonia civil, oficiada por la teniente alcaldesa de la localidad mallorquina de Bunyola.

Chenoa HOLA 4065©FRANCISCO FONTEYNE POR D. MOORE AGENCY

La declaración de la novelista -acaba de publicar Cazar leones en Escocia (Espasa) que ya va por su segunda edición- no fue una más. En ella, Cruz aprovechó para contar algo inédito hasta la fecha: que ella había sido la responsable de que la popular cantante y el prestigioso urólogo se conocieran. Tal y como desveló la “celestina” de la pareja, el primer encuentro entre ambos se produjo en la casa que comparte con el director de El Español el 25 de febrero de 2019.

Chenoa HOLA 4065©FRANCISCO FONTEYNE POR D. MOORE AGENCY
Cruz Sánchez de Lara, responsable del discurso en la boda de Chenoa.

Cruz pensó que se llevarían bien y que encajarían a la perfección. Acertó. “En sus mensajes al día siguiente, Miguel ya escribía: ‘La belleza de Laura -así se llama realmente la artista- no pasa desapercibida. Muchas gracias, Cruz, por haber hecho posible que nos conociéramos. Las casualidades no existen, o sí’. Por su parte, la también abogada contó qué opinó Chenoa tras coincidir con el que hoy es su marido. “También pienso que presentarme a Miguel no fue casualidad”.

Chenoa HOLA 4065©FRANCISCO FONTEYNE POR D. MOORE AGENCY
Cruz Sánchez de Lara, responsable del discurso en la boda de Chenoa.

A su vez, Sánchez de Lara compartió con los asistentes al “sí, quiero” una curiosa coincidencia. “Era 2019. Como en los crucigramas, cuando leemos que la aféresis de Roma es amor, la aféresis de aquel año es 1209. No podía imaginarme que exactamente 1209 días después iba a venir a ver a Laura y Miguel subirse juntos a un escenario tan deseado”. Otro de los instantes más destacados fue cuando recordó a Esther, la abuela de Chenoa, fallecida hace unos meses a los 98 años y artista como ella, y cuándo dijo: “Discrepo de esos titulares que han querido vender ideas falsas. Tú eres afortunadísima en el amor, porque no has dado este paso hasta estar segura de haber encontrado el doctor adecuado para el alma que sabe, además, revitalizar tu cuerpo y tonificarlo”. Un comentario que provocó un gran aplauso.

Chenoa HOLA 4065©FRANCISCO FONTEYNE POR D. MOORE AGENCY
Los novios, con Cruz Sánchez de Lara y Pedro J. Ramírez

Pero no solo hubo lágrimas sino también muchas risas. Especialmente, con el siguiente pasaje del discurso de Cruz, en el que versionó uno de los temas más conocidos de la que fuera participante de la primera edición de Operación Triunfo. “Iba a leer algo de algún poeta y he pensado que en esta boda no podían faltar estas palabras: Tengo razones para entenderos. Tengo maneras de daros suerte. Tengo mil formas de decir que sé que todo irá bien”. La mujer de Pedro J. Ramírez fue también la encargada de decir una de las frases más tradicionales en toda boda que se precie: “¡Ya puedes besar a la novia!”. Después, los novios abandonaron el “altar” al ritmo del tango “A media luz”, de Carlos Gardel... y, así, comenzó la gran celebración.


Más sobre