Victoria Abril

El desconcertante drama familiar de Victoria Abril y el delicado estado de salud de su madre

La concursante de 'MasterChef Celebrity' rompió a llorar al hablar de su madre, con la que no siempre se llevó bien por ocultarle la existencia de su padre, y que ahora permanece ingresada en una residencia

por Paloma Anaya

Después de casi tres décadas viviendo en Francia, Victoria Abril ha regresado a España y es uno de los grandes descubrimientos de la sexta edición de MasterChef Celebrity. Su presencia en nuestro país solía reducirse a contadas ocasiones, como cuando acudió a los premios Feroz y pronunció un discurso negacionista con el que dejó atónito a todos los presentes, pero la estrella ha regresado con fuerza a su país de origen, convertida en toda una estrella del talent culinario. La intérprete de ¡Átame!, Tacones lejanos y Amantes comenzó el concurso llena de ganas e ilusión, pero a medida que pasan los días los ánimos de la actriz han empezado a decaer. Tanto es así que anoche protagonizó uno de los momentos mas dramáticos que se han vivido en el concurso y habló entre lágrimas sobre el delicado estado de salud de su madre, con quién vivió un gran drama familiar años atrás.

VER GALERÍA

Las lágrimas al hablar de su madre

Victoria Abril se derrumbó y no pudo evitar ponerse a llorar. Su compañera Verónica Forqué y los miembros del jurado se interesaron por lo que le estaba sucediendo a la actriz. Aunque en un primer momento prefirió no desvelar el motivo de sus lágrimas, finalmente decidió contarlo para desahogarse y explicar la razón de su alicaído estado emocional.  “Es mi madre. La cambiamos de residencia y al cuarto día le dieron un arroz duro, seco, sin grasa y se atragantó. A partir de ahí le han puesto un régimen de líquido”, contaba con los sentimientos a flor de piel después de haber ido a visitarla. "Ayer fui a verla...y está harta, pasa mucha hambre y me pidió tres veces seguidas eutanasia por caridad", reveló entre lágrimas. En ese instante la intérprete recibió el ánimo y apoyo de todos sus compañeros, así como de los miembros del jurado. Su colega Verónica Forqué en la cinta Kika no dudó en abrazarla, Terelu Campos dejó a un lado sus desavenencias en el concurso y demostró una gran empatía con la concursante y David Bustamante se mostraba abatido ante el sobrecogedor testimonio de su compañera. El juez Pepe Rodríguez quiso consolarla y le dedicó estas palabras: "Le mandamos mucha fuerza. Hay luz al final del túnel".

-Victoria Abril desvela su distanciamiento de Almodóvar con un dardo inesperado al director

-La reacción de Beatriz Luengo a la expulsión de Yotuel de 'MasterChef Celebrity 6'

VER GALERÍA

Las últimas semanas de Victoria Abril no han sido fáciles.  La protagonista de Sin noticias de Dios lamentaba que su destreza culinaria no fuera lo suficientemente válida como para seguir en MasterChef. "Tengo la impresión de no haber parado de trabajar. Pero por lo que veo, no es bastante. Por eso es que me quiero ir. Si encima de ser mala, la peor cocinera de todos los que estamos aquí, no ayudo al equipo… no dan ganas de seguir", confesaba en una de las pruebas. El juez Jordi Cruz no daba crédito a sus palabras y se preguntaba cómo una actriz de su talla se podía lamentar de esa manera. "Quiero irme antes de que esto se convierta en una jauría de hienas. Empecé a trabajar a los 14 años, pero no he tenido que aplastar ninguna cabeza para trabajar en mi oficio y durar casi 50 años", respondía.

Nunca conoció a su padre

Recordemos que Victoria Abril comenzó a trabajar siendo una adolescente después de una infancia que no fue precisamente un camino de rosas. Hace cinco años contaba su drama familiar y aseguraba que no supo de la existencia de su padre hasta que tuvo quince años. Su madre siempre le dijo que había muerto, pero con los años se enteró de la verdad por su abuela materna: "Tu padre vive. No quiso saber nada de tu madre ni de ti. Y se fugó...". Sin embargo, ya era demasiado tarde, su padre había fallecido y nunca llegó a conocerle. Quienes de verdad han seguido sus pasos de esta actriz saben que esa personalidad y caracter vienen forjados de un pasado familiar inestable. No siempre se llevó bien con su madre, de la que siempre desoyó sus consejos, pero en la actualidad vive con gran preocupación cada episodio sobre su delicado estado de salud.

VER GALERÍA

Victoria Abril se casó a los 18 años con Gustavo Laube, exfutbolista de la selección de Chile, que acabó siendo su representante. Su boda se celebró el 28 de julio de 1977, pero duró menos de cinco años y se separaron a principios de 1982. Con el tiempo se convirtió en madre de dos hijos, Martín, de 31 años, y Félix, de 29, nacidos de su antigua relación con el cineasta francés Gerard de Battista, al que conoció durante el rodaje de La Guerrillera y con quién decidió mudarse a París y vivió una historia de amor que duró quince años. En la actualidad su hijo mayor, Martín, es empresario de moda y fundador de Bodements, una compañía de ropa sostenible y vintage, mientras que el menor estudió programación en la escuela Le Wagon París y es un gran apasionado de la fotografía.

VER GALERÍA

Azafata del 'Un, dos, tres'

En cuanto a meritos profesionales, son muchos. Con 15 años debutó en el cine en la película Obsesión, de Francisco Lara Polop, a la que le siguió una cinta en la que participó junto a Sean Connery y Audrey Hepburn, Robin y Marian. Con 17 años se hizo muy popular al convertirse en azafata del Un, dos, tres  y a continuación comienzó a despegar su carrera con Vicente Aranda, director de algunas de sus películas más relevantes, entre ellas Tiempo de silencioEl Lute: camina o revientaAmantes  y Libertarias, entre otras.  Con los años trabajó mucho en Italia y en Francia, donde estableció su residencia en 1982, y fue candidata al Premio Cesar hasta en dos ocasiones. Su excelente papel en la película ¡Átame! de Pedro Almodóvar, impresionó tanto a una jovencísima Penélope Cruz, que la madrileña decidió que algún día se dedicaría al mundo del cine como la gran protagonista, por la que siempre ha profesado una profunda admiración.​ Con El Lute logró su primera Concha de Plata a la mejor actriz en el Festival de San Sebastián y por su trabajo en Amantes recibe el Oso de Plata en el Festival de Berlín. Ha sido candidata hasta en nueve ocasiones a los premios Goya, solo logrando en una ocasión con la película  Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto, de Agustín Díaz Yanes. A principios de este año, fue galardonada con el Premio Feroz de Honor a toda su carrera artística.

-Los Premios Feroz se desmarcan de las polémicas declaraciones de Victoria Abril sobre la COVID-19

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie