Hamish Linklater es el padre Paul

Todo lo que debes saber sobre 'Misa de Medianoche', la nueva serie que triunfa en Netflix

La ficción mezcla religión y sucesos paranormales en una pequeña isla de Estados Unidos

por Adrián López

¿Te gustó pasar miedo con La maldición de Hill House o Bly Menor? Su creador, Mike Flanagan (Oculus: El espejo del mal (2013), Ouija: El origen del mal (2016) y Hush), tiene una nueva ficción que triunfa en Netflix y que seguro te va a encantar. El pasado 24 de septiembre la plataforma estadounidense estrenó Misa de mediache, una ficción terrorífica que mezcla religión y monstruos legendarios que confunden a los ciudadanos de una pequeña isla americana donde la fe es lo único que los une. Todo se desarrolla Crockett Island (también llamado Crock-Pot), un pueblo pesquero con una población de solo 127 personas, una pequeña comunidad que continúa recuperándose de años de desastres naturales y económicos que cambiaron para siempre su vida. Un emplazamiento donde cada vez son menos porque huyen del declive total. Sin embargo, todo cambia cuando un antiguo habitante regresa tras salir de la cárcel y llega un nuevo sacerdote para reemplazar temporalmente al anciano Monseñor Pruitt. Queriendo ayudar a los fieles y rejuvenecer la ciudad, el padre Paul despierta un fervor religioso con varios sucesos milagrosos que se entremezclan con una sombra oscura que sobrevuela sus casas.

VER GALERÍA

De influencer a protagonista de 'La Fortuna': Álvaro Mel y la divertida anécdota de su primer día de rodaje

Aunque la ficción comienza con el sentimiento de culpabilidad de Riley Flynn (Zach Gilford), hijo pródigo la isla que vuelve sin saber qué hacer con su vida tras haber matado a una chica por accidente, la serie continúa desenvolviéndose y haciéndose cada vez más coral, mostrando cómo la llegada del nuevo sacerdote les está haciendo mejorar en todos los sentidos. Mientras el joven lucha por encontrar su lugar con la fe totalmente perdida, numerosos misterios inexplicables comenzarán a suceder ante sus ojos. Allí también ha vuelto Erin Greene (Kate Siegel), una compañera y antiguo amor que huye de una tormentosa relación en 'el continente' y que ha decido regresar para encontrar su sitio en el lugar que la vio nacer. Ambos intentarán superar sus miedos y compartirán sus inquietudes, pero todo cambiará por culpa del creciente fervor de sus vecinos.

El padre Paul (Hamish Linklater) intenterá conquistar y guiar a cada uno de los isleños con sus misteriosos caminos hacia una nueva era espiritual. Pero no estará solo, junto a él estará Beverly Keane (Samantha Sloyan), una profesora en la escuela de Crockett Island y una ferviente cristiana que acabará volviéndose loca con los pasajes de la Biblia, interpretando por su cuenta todo lo que está sucediendo, confundiendo el terror con la fe e interponiendo sus beneficios personales al verdadero mensaje de Dios. Además de ellos, otros personajes como el de la doctora Sarah Gunning (Annabeth Gish) y su madre Mildred (Alex Essoe) o el nuevo sheriff (Rahul Kohli) intetarán resolver cada evento paranormal gracias a la ciencia respetando siempre las creencias del resto.

VER GALERÍA

El divertido guiño al coincidir Belén Rueda y su hija Belén Écija por primera vez en 'Madres'

Una mezcla de mentiras, criaturas demoníacas, secretos amorosos y venganzas irán revelando la verdad de lo que ocurre en esta pequeña isla aislada del resto del mundo. Vendida inicialmente como una miniserie, lo cierto es que su estreno ha revolucionado Netflix y muchos aseguran que habrá una segunda temporada. Además, su creador quiso hacer un guiño a esta ficción en La maldición de Hill House. La idea era que hubiera una escena de una librería en la que se viera de fondo una copia de Misa de medianoche, pero un accidentado traslado del decorado, en el que desaparecieron los libros, imposibilitó ese 'cameo', relataron en Entertainment Weekly.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie