'Está encantada'

Britney Spears gana su lucha después de trece años y se libra de la tutela paterna, pero con estos matices

La jueza del caso destituye a Jamie Spears, pero establece una tutela temporal para la artista hasta final de año

por M. J. Somoza
Britney Spears

La justicia le ha dado la razón y por fin Britney Spears no tendrá que rendir cuentas a su padre nunca más. La vista judicial en el caso de la artista se ha saldado con la mejor de las noticias para la intérprete de Ups! I did it again pues su padre Jaime Spears deja de ser su tutor legal después de trece años. Han sido meses de lucha en los que Britney ha dibujado un retrato de su vida complicado, en el que su padre jugaba un rol autoritario que excedía los límites. Así lo presentaba el abogado de Spears, Mathew Rosengart, que ha reiterado que Jamie Spears ha sido “cruel” y “abusivo” con Britney, que “quiere, necesita y merece una transición ordenada”, un plan para terminar la tutela en las próximas semanas. La jueza encargada del caso Brenda Penny, consideró que lo mejor para la tutelada es que su padre deje de realizar esta función. No obstante, esta libertad tiene algunos matices pues se ha designado un tutor temporal, John Zabel, hasta el 31 de diciembre (lo ha elegido su abogado). Además Jodi Montgomery seguirá ocupándose de los asuntos personales de la artista, un papel que asumió a finales de 2019.

Britney Spears pide que se investigue formalmente a su padre por sus 'abusos' como tutor

El abogado de Britney Spears denuncia un intento de extorsión por parte del padre de la cantante

VER GALERÍA

Tras conocerse la decisión del juez, el novio de Spears, Sam Asghari escribió en sus perfiles: “Free Britney (Libertad para Britney). Felicidades”. La intérprete y su novio están de vacaciones, según se ha informado, aunque están encantados con el resultado judicial. “Está muy contenta” aseguran algunas fuentes a People. La batalla que ha librado contra su padre no ha terminado pues su abogado ha pedido a la corte que investigue las actuaciones de Jamie como tutor de su hija. En un expediente judicial obtenido por la CNN, Rosengart declaró que debe ser investigado por haber colocado supuestamente un sistema de grabación en su casa que vigilaba sus conversaciones. La abogada de Jaime negó que hubiera pruebas al respecto. Queda claro así que la guerra de Britney contra su progenitor no ha finalizado.

VER GALERÍA

Un antes y un después

Trece años después la cantante ha logrado dar un paso de gigante en su vida. En la vista del pasado junio se desnudó como nunca antes había hecho para relatar lo que suponía para ella estar bajo el control paterno. “No estoy contenta”, “no puedo dormir”, “estoy enfadada y deprimida” y “lloro todos los días”, su durísimo testimonio reflejaba que su vida no es, como podía parecer a simple vista, un camino fácil. Conmovió al juez al asegurar que su padre “debería estar en la cárcel” por todo lo que había hecho durante esos años y suplicó que “merece tener una vida” a sus casi 40 años. Los movimientos legales que emprendió Britney y la atención que la opinión pública proporcionó al caso en este 2021 dieron sus frutos: Jaime solicitó dejar de ser tutor legal de su hija, argumentando que quizá era ya hora de que ella misma manejara sus asuntos. Lo mismo ha pensado el juez pues, aunque es un proceso progresivo, lo que se espera, comentan algunos expertos, es que a final de año se ponga fin definitivamente a la tutela.

El año 2008 marcó un punto de inflexión en la vida de la joven estrella del pop que pasó de llenar estadios y arrasar con su música a pasar por varios centros de rehabilitación. Unas preocupantes imágenes enfrentándose a los reporteros provocaron el inicio de una etapa que ha definido como “una crueldad”. No solo sus finanzas sino su tratamiento médico y decisiones tan personales como una boda o una nueva maternidad quedaron fuera de su control. La artista aseguró que se sintió desprotegida con un equipo legal que parecía más cercano a los intereses de su padre que a los suyos y dijo basta. “Solo quiero recuperar mi vida. Han pasado 13 años y es suficiente” aseguró Spears. La opinión pública e incluso el Congreso de Estados Unidos se hizo eco de su caso, convirtiendo el grito Free Britney en un lema. El final de su particular pesadilla está cada vez más cerca.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Más sobre:
Britney Spears