novios

Inés Domecq y María García de Jaime, entre los invitados a la boda de la diseñadora Lucía Martín Alcalde

La pareja celebra la ceremonia en la iglesia Espíritu Santo de Madrid y el banquete en la finca Soto de Mozanaque

por Belén Nava M.

En la historia de amor de Santiago Benjumea y Lucía Martín Alcalde comienza a escribirse un nuevo capítulo este sábado 11 de septiembre, fecha que la pareja ha elegido para convertirse en marido y mujer. El hijo del empresario Santiago Benjumea Maestre y la diseñadora, que es hija de la condesa consorte de Canillas de los Torneros de Enriquez y comparte profesión además de empresa con  su hermana Inés Martín Alcalde,  siempre han apostado por la discreción para su relación, que vive uno de sus días más importantes este segundo sábado de mes. La pareja ha citado a numerosos familiares y amigos en la madrileña iglesia del Espíritu Santo, a la que los invitados han empezado a llegar a vivir una jornada llena de romanticismo, emociones y diversión.  Entre ellos, Inés Domecq y su hermana Mercedes Domecq, que son primas del novio, María García de Jaime y Tomás Páramo o Enrique Solís con Alejandra Dominguez Gila, entre otros.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

PULSA AQUÍ PARA VER LA FOTOGALERÍA COMPLETA

Tras el enlace, los recién casados han protagonizado a las puertas de la iglesia muestras de cariño y miradas que hablan por sí solas. Mientras ellos se regalaban gestos de amor, sus invitados no paraban de fotografiarles y aplaudirles. Todos los allí presentes estaban entusiasmados con la felicidad de la pareja.  Minutos después de las 12.30 del mediodía se producían los momentos más esperados a las puertas de este templo situado en el distrito de El Viso. Como manda la tradición, primero ha llegado el novio, muy sonriente y del brazo de su madre y madrina, Enriqueta Fernández Govantes, quien iba muy elegante con mantilla blanca. Más tarde se ha desvelado el secreto mejor guardado con la llegada de Lucía, muy guapa con un original look nupcial estilo camisero. La diseñadora ha bajado del coche con ayuda de su hermana Inés, que ha sido de las primeras en llegar junto a su marido, David Jiménez, con el que se casó en 2017, y sus niños, muy contentos por participar en la boda. Ella ha vivido de cerca todos los preparativos del gran día de Lucía que al fin ha llegado. Al caminar hacia el altar junto a su padrino se han podido ver todos los detalles del vestido, que tiene una larga cola.

VER GALERÍA

Las Martín Alcalde llevan mucho tiempo formando parte de esos mágicos momentos en los que las novias eligen su look nupcial. De hecho, siendo solo unas niñas ya desarrollaron su creatividad al jugar con retales y poniendo de esta manera en marcha lo que veían juntas en un programa de manualidades tal y como recordaba en Telva. En esta ocasión ese proceso que comenzó en su infancia como una mera diversión lo han vivido con especial intensidad ya que se trata de un evento muy esperado para ambas. Inés no solo ha diseñado su propio estilismo sino que es la encargada de firmar el vestido de novia de Lucía, el de su madre, el de la madrina y el de algunas invitadas como la influencer María García de Jaime. Por su parte, el hermano del novio es Antonio Benjumea, quien acaparó todas las miradas en la Feria de Abril de 2019 porque bailó con Máxima de Holanda  en una caseta de El Real al ritmo de la canción A puro dolor.

Para pronunciar el "sí, quiero", los contrayentes han elegido este céntrico templo ubicado en la calle Serrano de Madrid que fue construido en la etapa de la posguerra, concretamente entre 1942 y 1943, por el arquitecto Miguel Fisac, inspirado por las creaciones de su compañero sueco Asplund y por los templos mozárabes. Aprovechó para su construcción los muros del Auditorio de la Residencia de Estudiantes. En su interior, y sirviendo como telón de fondo del enlace, hay frescos del pintor Ramón Stolz Viciano, quien se encargó además de las representaciones que hay pintadas en el altar como sustitución del retablo tradicional. La iglesia alberga una capilla dedicada a la Virgen del Rosario.

VER GALERÍA

Un lugar lleno de historia para la celebración

Ya convertidos en marido y mujer, los novios celebrarán su boda en el Soto de Mozanaque. Esta finca, que destaca por ser una de las primeras para bodas exclusivas de Madrid, se encuentra en la carretera de Paracuellos a Fuente el Saz , a tan solo veinte kilómetros del centro de la capital. La construcción de este espacio fue iniciada por el primer Duque de Algete, Cristóbal de Moscoso, quien encargó este palacio de recreo que comenzó a utilizar principalmente como pabellón de caza. Ya en 1818 su descendiente, el marqués de Alcañices, construye una capilla bendecida el 13 de junio de ese año, con autorización de Luis de Borbón, Arzobispo de Toledo y Primado de España. En la actualidad  pertenece a los duques de Albuquerque, Ioannes Osorio y Blanca Suelves.

 

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie