Britney Spears y su hermana

Por primera vez ha mostrado públicamente su apoyo a la cantante

Así es Jamie Lynn, la hermana de Britney Spears que también marca distancias con su familia

La princesa del pop tiene a su hermana como aliada en su batalla por deshacerse de la tutela paterna

por L.F.S.

Los que sean demasiado jóvenes para haberse anudado la camiseta al ritmo de Ups I did it again de Britney Spears, tal vez recuerden a su hermana Jamie Lynn Spears como protagonista de la serie Zoey 101. Mucho ha llovido desde entonces para las dos desde ambos hitos, y ahora que la princesa del pop ha podido alzar al fin su voz en sede judicial para pedir el fin de la tutela paterna que desde hace 13 años le impide llevar las riendas de su vida, su hermana ha decidido posicionarse a su lado y marcar distancias con su familia, la misma a la que la cantante dijo en su testimonio que quería demandar. "No soy mi familia. Soy mi propia persona", ha dicho tajante Jamie Lynn en un vídeo que ha compartido recientemente con sus seguidores.

Las acusaciones de Britney provocan el enfrentamiento entre sus tutores legales

En el mismo vídeo, la que fuera estrella de Nickelodeon ha dejado claro que el hecho de que no haya hablado públicamente hasta ahora no quiere decir que no haya estado al lado de su hermana en privado. “Quizá no la apoyé de la forma que el público habría querido, con un hashtag o en una plataforma a la vista de todos. Pero les aseguro que que la he apoyado mucho antes de que existiera un hashtag, y seguiré haciéndolo mucho después”, ha explicado. Además, no solo ha asegurado que le aconsejó hace tiempo que cambiase de abogado, si no que ha dejado claro que hace tiempo que no debe rendir cuentas a su familia. "He pagado mis malditas facturas desde que tenía 10 años. No es que le deba nada a nadie, porque mi hermana sabe que la quiero y la apoyo", ha dicho orgullosa del paso que ha dado la intérprete de Womanizer.

VER GALERÍA

Lo cierto es que Jamie Lynn, igual que ocurrió con su hermana mayor, se inició a muy corta edad en el mundo de la música y la televisión. Su primera aparición ante las cámaras fue a los 11 años en Crossroads interpretando precisamente el mismo papel de Britney en una etapa más joven. Tras ser fichada por el canal infantil Nickelodeon, tres años más tarde comenzó a protagonizar Zoey 101, la serie que narraba las vivencias de un grupo de jóvenes en un internado y que se extendió hasta 2008. Un año antes, en 2007, Jamie Lynn se quedó embarazada de su primera hija Maddie. Tenía 16 años y decidió comprometerse con su pareja, Casey Aldridge, de 18. Sin embargo, la boda nunca llegó a celebrarse y tras varias idas y venidas, terminaron definitivamente su relación en noviembre de 2010. 

Tras su ruptura, la actriz y cantante se mudó con su hija a Nashville para tratar de hacerse un hueco en la música country. Mientras se consolidaba tras lanzar varios singles de éxito, conoció a su marido Jamie Watson, con el que se casó en 2014. Tres años más tarde la pareja dio la bienvenida a su primera hija en común, Ivey Joan Watson. La pequeña llegó al mundo tan solo unos meses después de uno de los mayores sustos en la vida de Jamie Lynn Spears: el grave accidente que sufrió Maddie. Con tan solo 8 años, su hija mayor conducía en la finca familiar un vehículo ligero todoterreno cuando este cayó al agua con la niña dentro. Tras ser trasladada al hospital en un helicóptero, finalmente pudo recuperarse sin daños neuronales después de pasar unos días inconsciente. "Viví la peor pesadilla de cualquier madre", contó entonces la hermana de Britney. 

VER GALERÍA

La situación de Jamie Lynn ha sido muy distinta a la de su hermana, pero si algo las une es que ambas han tenido que crecer, tal vez, demasiado deprisa. Britney Spears no ha dudado en apoyar la carrera de la benjamina, conocedora de las espinas que existen en el camino de rosas de una estrella infantil. Ahora, cuando la princesa del pop acaba de encarar un nuevo revés ya la última resolución judicial, pendiente desde el pasado mes de noviembre, desestima su petición de destituir a su padre como gestor de su patrimonio, su hermana pequeña ha demostrado que siempre estará en su equipo. “Pensaba que hasta que mi hermana pudiera hablar por sí misma y decir lo que necesitaba decir públicamente no era mi lugar y no era lo correcto. Pero ahora que ha hablado con mucha claridad y ha dicho lo que tenía que decir, siento que puedo seguir su ejemplo", ha explicado. También su marido, Jamie Watson, se ha posicionado sin fisuras con su cuñada: ¿Quién no querría apoyar a Britney?

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie