Charlene de Mónaco: misión en Sudáfrica, para salvar rinocerontes

Espectaculares imágenes de la princesa en su viaje a Sudáfrica, donde tuvo que permanecer unos días más, sin poder asistir al Gran Premio de Mónaco, a causa de una infección de nariz y garganta

HOLA 4009 Monaco Charlene

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

La princesa Charlene ha vuelto a dejarnos sin palabras. Si, a finales del año pasado, nos sorprendía con su inesperado y radical corte de pelo, esta vez han sido sus impresionantes fotografías acariciando a un rinoceronte las que han asombrado a todos.

Comprometida con varias causas benéficas, la esposa del príncipe Alberto está especialmente interesada en la conservación de la vida salvaje de Sudáfrica. Por este motivo, la princesa ha viajado a su país de origen con la misión de condenar la caza furtiva de rinocerontes, una práctica que está empujando a esta especie al borde de la extinción.

Charlene de Mónaco©CHRISTIAN SPERKA
Charlene de Mónaco©CHRISTIAN SPERKA
Las imágenes de la princesa acariciando a un rinoceronte, en Sudáfrica, han dado la vuelta al mundo.

La crisis de la caza furtiva comenzó en 2008 y miles de rinocerontes africanos fueron asesinados para arrancarles sus cuernos, ya que, aún a día de hoy, representan un símbolo de riqueza o se les atribuyen poderes curativos y mágicos para terminar con enfermedades como el cáncer. Desde 2015, las cifras de caza furtiva han disminuido, pero todavía se mata a un rinoceronte por su cuerno cada veintidós horas en Sudáfrica. Otros países africanos afectados por la caza furtiva de rinocerontes son Kenia, Zimbabwe y Namibia.

Por este motivo, algunas protectoras han decidido salvarles la vida quitándoles el cuerno, de una manera indolora para el animal, y así hacerlos menos atractivos para aquellos que se dedican a la caza ilegal. En una de estas misiones ha participado Charlene. Vestida con un atuendo militar, muy acorde a su corte de pelo, rapado por los lados, la princesa ha sido fotografiada abrazada a alguno de los rinocerontes, que aparecen con los ojos tapados. “Gracias por no olvidarte de nosotros”, reza el mensaje que ha difundido Charlene junto a una de las imágenes en las que se la ve, todo ternura, acariciando a uno de estos ejemplares, unas fotografías que han dado la vuelta al mundo.

Esta crisis ha arrebatado casi diez mil rinocerontes africanos de nuestra hermosa tierra”, ha declarado la princesa Charlene. “Si queremos salvar a estos increíbles animales de la extinción, tenemos que hacer algo. No podemos permitirnos perder más”, ha añadido la esposa de Alberto durante la misión de rescate de estos animales en la que ha estado presente.

Charlene de Mónaco©CHRISTIAN SPERKA

Sin salir de Sudáfrica

Aunque tenía previsto regresar el fin de semana pasado al Principado, la princesa no ha podido salir de Sudáfrica, puesto que, según informaron fuentes oficiales, sufre una infección ORL (otorrinolaringológica), es decir, que puede afectar a las vías respiratorias y a los oídos, por lo que tenía que permanecer unos días más en el país.

El propio Palacio envió el pasado viernes un comunicado para explicar el diagnóstico de la madre de los príncipes Jacques y Gabriella de Mónaco y avanzar que no iba a poder asistir al Gran Premio de Fórmula 1, que tuvo lugar a lo largo del fin de semana: “La princesa Charlene desea lo mejor al Automóvil Club de Mónaco, organizador del evento, así como a los pilotos y equipos implicados en esta gran competición automovilística”, terminaba la nota oficial.

Charlene de Mónaco©CHRISTIAN SPERKA
Vestida con un atuendo militar, muy acorde a su corte de pelo, rapado por los lados, Charlene de Mónaco ha participado junto a un grupo de ‘rangers’ en una misión para rescatar a esta especie de la caza furtiva quitándoles el cuerno, de una manera indolora, y así hacerlos menos atractivos para los cazadores ilegales.