Tania Llasera: ‘El ayuno intermitente no es una operación bikini. Para mí ha sido un cambio de vida, y me sienta muy bien’

La presentadora nos habla de su nuevo libro ‘La vida a mordiscos’, y charlamos con ella de su comentada pérdida de peso, su maternidad y su pasión por los fogones

Tania Llasera

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Tania Llasera es uno de los rostros más conocidos de la pequeña pantalla, pero más allá de su profesión frente a las cámaras, se esconde una gran (y conocida) pasión: la cocina. Aunque nada se le resiste a esta presentadora (ha estado al frente de espacios como Fama ¡a bailar! o La Voz Kids), como buena vasca nacida en Bilbao, parece que lo suyo también son los fogones. Y así lo demuestra junto a Miguel Ángel Muñoz en el programa de cocina Como sapiens, de RTVE, y en su último libro La vida a mordiscos (Penguin Random House), donde compendia unas recetas ‘para rebeldes’ hechas ‘a su manera’. Hablamos con ella de cocina, maternidad, salud... y del ayuno intermitente, práctica que le ha llevado a una pérdida de peso que ha sido muy comentada en las redes.

Tania Llasera©Tania Llasera
Con este libro, la presentadora ha querido abrir su libro de cocina familiar al gran público.

- ¿Cómo surgió la idea de hacer este libro?

- Llevaba mucho tiempo rumiando la idea de que quería hacer un libro aunando toda esa sabiduría que se ha pasado de mujer a mujer en mi familia. Es verdad que yo vengo de un matriarcado vasco (sin despreciar a los hombres), en el que las mujeres somos muy fuertes y capaces. De ahí sale este libro que he enriquecido con recetas porque creo que es algo que se me da bien, que me gusta… y suma mucho lo de abrir tu libro de cocina familiar a todo aquel que lo quiera leer, y tenga ganas de saber un poquito. Es cierto que en redes mucha gente me decía que tenía que escribir un libro de cocina. Y me ha salido este concepto tan personal. Todo: desde las fotos, las recetas… cada error gramatical, ¡es mío! ¡Es mi libro más personal!

“Un día Anne Germain (una médium) me comentó que había ‘una señora muy persistente y muy educada’ que le estaba diciendo que tenía que escribir el libro... Hice algunas preguntas para cerciorarme, y acepté que era mi abuela. Desde entonces no paro de recibir señales”

- Y en este libro has contado con una ‘ayuda’ muy especial, la de tu abuela, que falleció hace más de diez años...

- Totalmente. Ella fue el empuje. Mi abuela llevaba muerta doce años. Para mí ella y mi madre son las personas más importantes de mi vida. A mi abuela siempre la tengo muy presente, y me pregunto qué haría ella en mi lugar. A través de Anne Germain, que es una médium que habla con espíritus y con la que tengo muy buena relación, se comunicó conmigo.

En las cenas de Navidad, cuando nos veíamos todos los presentadores en Mediaset, digamos que Anne no tenía muchos amigos porque entre que hablaba con fantasmas y sólo en inglés… Nos hicimos muy amigas, y un día me dijo que sabía que tenía un libro en la cabeza, y tenía que escribirlo. Claro, cuando me dijo eso le pregunté que cómo lo sabía, y me comentó que había ‘una señora muy persistente y muy educada’, que le estaba diciendo que debía hacerlo. Yo me lo tomé un poco con una pizca de sal. Hice algunas preguntas para cerciorarme de que era mi abuela. Ella (Anne) me contestó con un aplomo... y me respondió unas cosas que era imposible que nadie supiera. Así que acepté que era mi abuela. Desde entonces no he parado de tener señales. Hablo con ella. Por ejemplo, le consulto si debería comprarme algo. Si piensa que sí, le digo que apague la luz. Y apaga luces. Así que ahora tengo mucho menos miedo a lo desconocido y cada vez soy más ‘hierbas’. Estoy más abierta mentalmente a que somos energía y ella está por aquí en alguna parte. Además, mi abuela era una fuerza de la naturaleza.

Tania Llasera©Álbum Tania Llasera
En ‘La vida a mordiscos’ también comparte fotos de su álbum personal.

- ¿Entonces notas que está contenta con tu libro?

Sí, yo lo noto. Está contenta.

- En este libro reúnes todas tus recetas (hechas ‘a tu manera’). Cuéntanos, ¿siempre has tenido interés por la cocina?

- No. De joven no me interesaba la cocina. Yo cocinaba por supervivencia y comía bastante mal. Nunca me fijaba mucho ni en cómo cocinaban ni mi madre ni mi abuela, pero sí que es cierto que siempre me ha gustado mucho comer, y he estado con ellas y con mi padre (que en mi casa también cocinaban los hombres) en la cocina. Este interés surge, sobre todo, a través de la maternidad. Desde que soy madre, quiero saber qué es lo que le doy al cuerpo. Creo que también es un ejercicio de madurez esto de ir viendo de qué te alimentas porque al final somos lo que comemos. Para mí es importante que mis hijos coman bien, de todo y que estén abiertos a cocinas de otros sitios.

Considero que la cocina es un poco como la vida. Hay que probar de todo para saber lo que te gusta en todos los campos. Me divierte mucho, no te voy a mentir. Y cuando hace mal tiempo, me pongo a hacer galletas, bizcocho... Debe ser la vasca que llevo dentro.

Tania Llasera©Tania Llasera

- ¿Y tus hijos sienten esa misma curiosidad por la cocina?

- Sí. Al principio, el mayor (su hijo José Bowie) no comía muy bien. Mi madre me dijo que lo metiese en la cocina, y que le pidiese ‘ayuda’ para que, con un cuchillo para peques, fuese pelando zanahorias, manzanas… Si cocinaba él, comería mejor. Y es cierto, al final, se siente orgulloso y se lo mete en la boca. Eso sí, a él le interesa mucho más la repostería (lo que quiere es chupar el bol de chocolate) y a su hermana (Lucía Lennox) la cocina.

“Considero que la cocina es un poco como la vida. Hay que probar de todo para saber lo que te gusta en todos los campos”

- Por lo que comentas, a ti te encanta mezclar ingredientes muy variopintos.

- ¡Sí! Calabaza con chorizo, por ejemplo. Al final nada está prohibido en la cocina, todo es ir probando. Claro que hay cosas que no se me dan bien, y no soy perfecta. Mis hijos no comen todo y me vuelven un poco loca, como cualquiera. Prefieren un pollo frito a un curry de espinacas, pero sí es verdad que intento que prueben un poco de todo.

La cocina es experimentación, hay que divertirse, y es lícito que hay ‘marranadas’ que están muy ricas y hay que probarlas.

Tania Llasera©Álbum Tania Llasera
Aunque de joven no le interesaba mucho cocinar, con el paso del tiempo fue redescubriendo su interés.

- En qué te ha cambiado la maternidad, además de a la hora de cocinar.

- En un montón de cosas. Yo antes era una persona que no tenía casi ningún miedo, y ahora entre el confinamiento, la maternidad que te cambia drásticamente… tienes miedo de que a tus hijos les pase algo. Es como si estuvieras en la Casa de Gran Hermano: todo se magnifica y se exagera. Hay mucho más amor, pero también mucho más miedo.

- Desde hace unos meses, en las redes, ha sido muy comentada tu pérdida de peso, y contaste que estabas haciendo ayuno intermitente.

- Me da mucha rabia que mucha gente piense en el ayuno intermitente como una dieta. Es un cambio, para mí, de vida, y pienso ayunar hasta el día que me muera porque me sienta muy bien y lo hago con ayuda de un médico. Intento ayunar cada día por lo menos doce horas.

Me da mucho miedo recomendarlo, por eso insisto en que esto se tiene que hacer siempre con seguimiento médico, y no es recomendable para todos los casos. Sin embargo, partiendo de mi experiencia personal, he de decir que he notado un gran cambio. Antes, después de comer, ya estaba pensando en lo que iba a cenar, siempre estaba una comida adelantada a la que estaba teniendo en el presente, sintiendo mucha ansia por la siguiente comida. Ahora me relajo más. Estoy más en contacto con mi cuerpo, conmigo misma y como mucho mejor, en menos cantidades.

Yo era comedora compulsiva, emocional. Al final, acabas abriendo la nevera porque tienes ansiedad o algún sentimiento que quieres ‘matar’, y lo haces con la comida. Sé que esto le pasa a mucha gente, y mi manera de coger las riendas de mi vida ha sido a través del ayuno. También hago más deporte, yoga, meditación… Me ha costado 42 años poner un hábito saludable en marcha, y lo voy a seguir practicando.

Reitero que el ayuno intermitente no es una operación bikini. Es un cambio de prisma total. De los 20 a los 30, nunca desayuné porque no me apetecía. Me acuerdo que de pequeña mi madre tenía auténticos problemas para conseguirlo. Lo que he hecho es ponerle un nombre a lo que he hecho toda la vida. Hay mucha gente que prefiere no cenar… pero bueno, siempre hay que hacerlo con seguimiento médico.

Tania Llasera©@taniallasera
Tania Llasera posa con su libro ‘La vida a mordiscos’.

- Tú siempre has defendido que lo importante es estar bien con tu cuerpo.

- Espero seguir haciéndolo. Sé que mucha gente dirá que yo, que tanto decía que estaba tan orgullosa de mi cuerpo y de mis kilos… al final, no ha sido así. Pero más bien todo lo contrario. Yo siempre me he visto bien. Fue escribiendo un libro sobre la gula, Pecadoras capitales, cuando me di cuenta de que tenía un problema con la comida. A consecuencia de eso, me puse en contacto con médicos, y tampoco estoy tan delgada como estaba antes… Soy la primera defensora en salud. Yo siempre me he visto bien, guapísima, con más o menos kilos. Otra cosa es que sea muy incómodo encontrar ropa.

Además, yo soy medio inglesa, y en Inglaterra están mucho más normalizados tanto los cuerpos con curvas como sin ellas. Dejemos por favor de comentar el físico de los demás, y vamos a centrarnos en el nuestro. Dejemos de enjuiciar y cosificar el cuerpo de una mujer. Vamos a ser buenas amigas para nosotras. Es muy cansado.

“Necesité muchos años de terapia para darme cuenta de que quedarme embarazada y cambiar mi cuerpo no me iba a dejar sin trabajo”

- En la televisión estamos acostumbradas a ver presentadoras con un cuerpo perfecto. Tú, como presentadora, ¿has sentido alguna presión por mantener un físico determinado?

Cuando quería tener un bebé, necesité muchos años de terapia para darme cuenta de que quedarme embarazada y cambiar mi cuerpo no me iba a dejar sin trabajo. Mis miedos eran mucho más grandes de lo que luego fue en realidad. De hecho, mi cuerpo se transformó antes de tener hijos. Nada cambió, no me pidieron que volviera a mi peso, aun viviendo de mi imagen. Es cierto que después la sociedad y la prensa se me echaron encima porque había cambiado de peso y me negaba a adelgazar. Pero ayudé a mucha gente y estoy súper orgullosa de ello.

Tania Llasera©Tania Llasera
La presentadora confiesa que necesitó terapia para aceptar que su cuerpo iba a cambiar durante el embarazo.

- ¿Crees que falta diversidad en el mundo de la televisión?

- Es un tema complejo. En Inglaterra había presentadores de todos los tamaños, pero llegaba aquí y todas las presentadoras o eran Miss España o podrían serlo. Me alegro de que cada vez haya más diversidad. Cada vez más gente se opera, se hace retoques y me parece fenomenal si ayuda a su autoestima. Lo que sí que pienso es que estamos bombardeados por la perfección, y necesitamos naturalidad, autenticidad. Creo que en eso reside la base de mi éxito. Asumo que hay ropa que me cabe y que no.

“Tendría que ser gratuito y democrático que todos tuviéramos un psicólogo”

- Desde que comenzó la pandemia, cada vez más se habla de la importancia de la salud mental.

- La salud mental debería dejar de ser un tabú. Creo que con la pandemia, además, tendría que ser gratuito y democrático que todos tuviéramos un psicólogo. Ya sólo con los problemas que tenemos derivados de la pandemia: ansiedad, fatiga… y si le añadimos esos ‘tiramisús’ que se van añadiendo en la vida. Si tienes un problema de centrifugado emocional, que no sales del túnel de pensamiento que no consigues salir, no debería estar estigmatizado el pedir ayuda para salir de ésta y no pasa nada, y aprendes herramientas que te pueden servir para toda la vida. Te hace más fuerte, y lo que te haga más fuerte, bienvenida sea.

Sin salud mental no puedes tener salud física. Al final, tu cabeza es la que va al volante.

Tania Llasera©@taniallasera
Aunque le gusta experimentar en la cocina, confiesa que sus platos preferidos son dos clásicos: las lentejas y la tortilla española.

- Por último, ¿cuál es tu plato favorito? ¿Qué receta nos recomendarías?

- Soy un poco sencilla. Las lentejas y tortilla española (por muy mala que sea, me la como) son mis preferidas. Y os recomiendo hacer un curry cualquiera. Es una maravilla porque lo puedes hacer de cualquier cosa y siempre sale bueno. El único secreto es la calidad del curry y las ganas.