El día que Rocío Mestre rompió su silencio en ¡HOLA!: ‘Cuando supe que Fidel y Rocío Carrasco se veían a mis espaldas se rompieron dentro de mí muchos sentimientos’

La sevillana habló por primera vez en 1999 de su amistad con Rocío Carrasco y de su ruptura con el sevillano: ‘La falta de sinceridad de una amiga duele, porque es una traición a la amistad’

Rocío Mestre entrevista en ¡HOLA! en 1999

“Me he sentido una excusa y me he sentido engañada”. Si hay una frase que definía a la perfección la situación sentimental de Rocío Mestre, quien fuera novia deFidel Albiac, es esa. No es de ahora, sino de hace veintidós años. Esas diez palabras las pronunciaba la bella sevillana y, entonces, estudiante de Psicología en las páginas de ¡HOLA! en diciembre de 1999, en pleno auge de la relación que mantenía su pareja con su amiga, Rocío Carrasco.

Con el revuelo mediático y social suscitado tras conocerse la noticia, la andaluza decidía romper su silencio para hablar con la periodista Maika Vergara de la amistad que mantenía en aquellos momentos con la hija de Rocío Jurado, “somos amigas desde niñas; entre nosotras existen vínculos de afecto, amistad y cariño”, y también de su relación con Albiac, de quien contaba: “Ha sido mi primera relación. Me entregué por completo a los sentimientos que nos unían. Es mi primer amor y la persona de la que me he enamorado de verdad. Mi primer novio. Con Fidel compartía la ilusión de que un día -cuando yo terminase mis estudios y él sus oposiciones en la Policía Municipal- pudiéramos casarnos y formar una familia”.

“Me he sentido una excusa y me he sentido engañada”. Si hay una frase que definía a la perfección la situación sentimental de Rocío Mestre, quien fuera novia deFidel Albiac, es esa. No es de ahora, sino de hace veintidós años. Esas diez palabras las pronunciaba la bella sevillana y, entonces, estudiante de Psicología en las páginas de ¡HOLA! en diciembre de 1999, en pleno auge de la relación que mantenía su pareja con su amiga, Rocío Carrasco.

Con el revuelo mediático y social suscitado tras conocerse la noticia, la andaluza decidía romper su silencio para hablar con la periodista Maika Vergara de la amistad que mantenía en aquellos momentos con la hija de Rocío Jurado, “somos amigas desde niñas; entre nosotras existen vínculos de afecto, amistad y cariño”, y también de su relación con Albiac, de quien contaba: “Ha sido mi primera relación. Me entregué por completo a los sentimientos que nos unían. Es mi primer amor y la persona de la que me he enamorado de verdad. Mi primer novio. Con Fidel compartía la ilusión de que un día -cuando yo terminase mis estudios y él sus oposiciones en la Policía Municipal- pudiéramos casarnos y formar una familia”.

Rocío Mestre entrevista en ¡HOLA! en 1999©Archivo ¡HOLA!

No deseaba ser actriz ni modelo. Tampoco deseaba ser famosa, ni una de las sus metas en la vida era formar parte de los medios de comunicación. Pero Rocío Mestre se veía obligada a explicar lo acaecido en su relación sentimental desde que la hija de “La Más Grande” se uniera a sus vidas: “Rocío Carrasco atravesaba un mal momento personal por los problemas que existían en su matrimonio con Antonio David. Rocío y yo siempre nos veíamos los veranos, y le pedí a Fidel -al que no le hacía demasiada ilusión compartir nuestro tiempo de vacaciones con mis amigos- que acompañásemos a Rocío Carrasco. Les presenté y Fidel, por primera vez, estaba encantado de que saliéramos con Rocío. Entendía que me necesitaba como amiga, que lo estaba pasando mal”. Y afirmaba que, en ese momento, comenzó la historia de amor de Rocío y Fidel, que dura ya más veinte años.

“Con Fidel compartía la ilusión de que un día pudiéramos casarnos y formar una familia”

“Rocío se incorporó a su trabajo en Tele 5 y Fidel y yo a nuestros respectivos estudios en Sevilla. Los fines de semana llamábamos a Rocío y la animábamos a venir a Sevilla a estar con nosotros. Un día, la prensa comienza a hacernos fotos. Lógicamente yo desaparezco de todas. Las publican sin que yo forme parte del grupo y se empieza a decir que Rocío y Fidel son más que amigos. Le digo a Fidel que tenemos que evitar que nos hagan fotos con Rocío porque a mi me cortan y la gente que no lo sabe comienza a especular y a decir cosas que no son. Fidel se muestra de acuerdo”. “Un día vino a verme a la Facultad un periodista y me dice que van a ser publicadas unas fotos de Fidel y Rocío Carrasco juntos. No quiero escucharle y le digo que no es posible, que en todas las fotos que se han hecho de Fidel y Rocío estaba yo presente. El periodista entonces me cuenta que Rocío y Fidel se ven a mis espaldas, que él me deja en casa y después se reúne con Rocío y que él va a verla a Madrid”, proseguía. Y continúa confesando: “Me enfadé con el periodista y llamé a Fidel. Yo estaba enfadada y le pido que dejásemos de salir, que estoy agobiada con el tema, que no podía más y que prefería que dejásemos un tiempo de salir”.

Me he entregado por completo a Fidel y me he entregado como amiga a Rocío. Les he dado tanto a los dos, que al final tengo la sensación de que me falta algo”

Sin embargo, tras romper su noviazgo, decidían darse una segunda oportunidad que, de manera inesperada, decidió finalizar Fidel, tal como ella desvelaba: “Creo que Dios me echó una mano, porque ese mismo día, una periodista me vino a ver y me explicó claramente que era cierto que las dos personas a las que yo defendía ante ella, Rocío y Fidel, se veían a mis espaldas. Imagínate con las pruebas en la mano que ella me daba cómo me quedé. No entendía nada y se rompieron dentro de mi muchos sentimientos a la vez que aún no sé cómo recuperar”. Y añadía: “Cuando yo empecé a salir con Fidel no me importó dejarlo todo por él y por ello me alejé de mi familia y di de lado a mis amigos. Mi carácter cambió de forma radical. Por esa razón me sorprendió que Fidel aceptara tan rápidamente que Rocío Carrasco formase parte de nuestras vidas”.

Rocío Mestre entrevista en ¡HOLA! en 1999©Archivo ¡HOLA!
Rocío Mestre entrevista en ¡HOLA! en 1999©Archivo ¡HOLA!
Rocío Mestre entrevista en ¡HOLA! en 1999©Archivo ¡HOLA!

“Me he sentido como una excusa. He sido buena persona con mi novio porque sólo tenía tiempo para él. Me he entregado por completo a Fidel y me he entregado como amiga a Rocío. Les he dado tanto a los dos, que al final tengo la sensación de que me falta algo, como sin nada, y lo cierto es que sí me he sentido engañada”, continuaba diciendo Mestre, que, pese a las circunstancias, aseguraba que su afecto por su amiga estaba por encima de todo: “Es más, estoy esperando que pase el tiempo, porque éste pone todo en su sitio. Yo siempre voy a seguir queriendo a Rocío, porque las cosas buenas que tenemos juntas van a ser siempre más fuertes que este momento malo”. Y terminaba diciendo: “La falta de sinceridad de una amiga duele, porque es una traición a la amistad, aunque duele más la falta de sinceridad de un novio, porque quien te engaña es la persona con la que tú has pensado formar una familia”.