Inauguró, con quince años, las celebraciones del trigésimo aniversario del Instituto Cervantes, de la mano de El Quijote y la Constitución

Comienza la era de Leonor: así vivió el gran día de su debut en solitario como princesa

Se llevó la mano al corazón, copiando el saludo del Rey durante la pandemia; no dejó de sonreír, y en el coloquio, micrófono en mano, sorprendió con su cambio de voz, sacando su vena más periodística

Princesa Leonor
Por P. R.

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Con una mano en su corazón, pasos firmes hacia el futuro que la aguarda, vestido español repetido y una gran sonrisa que se adivinaba bajo la mascarilla. Así debutó la princesa Leonor en su primer acto en solitario. Emocionada, puntual, con soltura, decisión y respondiendo con naturalidad y cercanía a la expectación y el cariño del público que quiso ser testigo de esa primera vez. “Leonor es el futuro”, “Te queremos, Leonor”, podía leerse en los globos en forma de corazón y pancartas con las que la recibieron entre aplausos y vítores.

Princesa Leonor©Fernando Junco
Sobre estas líneas, saludando con la mano en el corazón.

En los últimos tres años, han sido muchos pasos al frente y muchos retos los que ha tenido que asumir, pero, este 24 de marzo, la diferencia era grande: por primera vez, estaba sola abrazando su destino, y por primera vez, hacía historia por ‘encargo’ del Rey, quien le pidió que presidiera el primer acto de conmemoración del trigésimo aniversario de Instituto Cervantes.

Princesa Leonor©Casa Real
A la derecha, en la Caja de las Letras, donde depositó un ejemplar de la Constitución y El Quijote.

Felipe VI le dio una misión, le cedió su coche oficial y su equipo de colaboradores —jefe de la Casa, comunicación, ayudante de campo, protocolo—, que la tratan desde que era una niña, y la princesa, armada de responsabilidad, no titubeó ni un solo momento tomando siempre la delantera junto a la vicepresidente primera del Gobierno, Carmen Calvo, y el director del Instituto Cervantes, García Montero. Desde que se bajó del automóvil hasta el instante en el que tomó la palabra en el salón de actos, antes de recorrer una exposición del fondo bibliográfico y ‘prendarse’ de un poemario de Rosalía de Castro.

Princesa Leonor©GettyImages
La princesa fue recibida y despedida con aplausos y vítores y las personas convocadas por Concordia Real Española llevaban la pancarta “El futuro es Leonor”.

‘Periodista’

Y fue algo inesperado porque nadie contaba con su voz, que también ha cambiado. “Como estudiante de la ESO, he utilizado varias veces la herramienta Biblioteca Cervantes Virtual y, enhorabuena, es muy útil y para mis compañeros también, muchas gracias”, dijo abriendo el coloquio micrófono en mano. Y añadió con vena de periodista: “He leído que antes de la pandemia ha habido trabajadores del Instituto Cervantes fuera de España que no han podido regresar y ver a sus familias desde que estalló esta. Me gustaría saber qué tal están, si ha mejorado su situación y han podido venir”, terminó preguntando a la secretaria general del Cervantes, Carmen Noguero, quien acaba de presentar el plan de transformación digital del instituto y el proyecto online Campus Cervantes.

Princesa Leonor©GTres
Leonor junto a la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, en el salón de actos del Instituto Cervantes, donde sorprendió tomando la palabra.

Desde el corazón de Madrid (calle Alcalá), de la mano de El Quijote y la Constitución, doña Leonor ‘anunció’, de alguna manera, que esta será una de las causas que abrazará como princesa: la cultura y la diplomacia cultural; un mundo y un concepto: la comunidad Cervantes —500 millones de personas—; el idioma, el legado de sus padres, que estarían viendo, seguramente, sus avances desde la Zarzuela pegados al televisor... Su disposición a ser una hispanista más para construir puentes sobre la identidad compartida y hacer crecer nuestra lengua, empezando, quizá, por el propio Reino Unido, donde estudiará Bachillerato.

Princesa Leonor©Fernando Junco
La princesa vestía un diseño con microestampado y volantes, de Poéte —lo estrenó en los últimos Premios Princesa de Asturias—, y zapatos, de Pretty Ballerinas.

Como legado de este estreno, guardó en la Caja de las Letras (número 2021) dos libros. Dos símbolos también de su memoria y de su vida: el ejemplar de la Constitución del que leyó el artículo 1, en 2018, en la misma sede del Cervantes, y El Quijote, que ‘compartió’ con la infanta Sofía el pasado 23 de abril, en el Día del Libro. Ahora, sí, la heredera, se hace mayor.


Más sobre