Ana Obregón despide a Josep Baselga, oncólogo de su hijo

Ana Obregón se despide de Josep Baselga, el oncólogo de su hijo y su 'gran apoyo' durante la enfermedad

El doctor catalán que trató a Aless Lequio tenía 61 años y padecía una enfermedad degenerativa

por Belén Nava M.

Diez meses después del fallecimiento de Aless Lequio ha muerto una persona que tuvo un importante papel durante su enfermedad: Josep Baselga. El oncólogo que trató al único hijo de Alessandro Lequio y Ana Obregón durante su primera etapa, que se desarrolló en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, tenía 61 años y era pionero de la investigación traslacional. Según recoge La Vanguardia, padecía una enfermedad neurodegenerativa llamada Creutzfeldt-Jakobs y al enterarse de su diagnóstico decidió instalarse en su casa de La Cerdaña, donde ha estado hasta el último momento acompañado de sus familiares.

VER GALERÍA

-Ana Obregón nos habla de su relación con Alessandro Lequio

-Alessandro Lequio rescata un divertido vídeo junto a Ana Obregón durante su estancia en Nueva York con Aless

Nada más conocer la noticia, Ana Obregón ha lamentado la pérdida del doctor y le ha escrito unas palabras de agradecimiento. "Te fuiste a USA porque en España no había dinero para investigar el cáncer. Has salvado miles de vidas de enfermos de cáncer en todo el mundo. Fuiste el gran apoyo de Aless y mío durante su enfermedad. Gracias", ha escrito junto a un emoticono de un corazón roto. En verano de 2018, era Alessandro Lequio el que hablaba con admiración del doctor durante un acto público organizado por Polar márketing, la agencia que fundó su hijo junto a uno de sus mejoes amigos, Nacho Fernández. "Por su edad hemos preferido que esté en las mejores manos y las mejores manos encima son las de un español, Josep Baselga, algo que debería enorgullecernos", indicaba.

VER GALERÍA

En la primera entrevista en la que la actriz y presentadora habló para ¡HOLA! de los duros momentos vividos por la enfermedad de su hijo ya nombró a Baselga, con quien se puso en contacto a las pocas horas del diagnóstico de Aless al enterarse de que en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York era donde había identificado ese tipo de cáncer y existía un tratamiento. "Cuando estás tratando con un tipo de tumor como el de mi hijo, el tiempo es vida. Entonces me acordé que Pepe Baselga, el oncólogo que hasta hace muy poco dirigía ese hospital, era amigo de mi padre. No tenía su móvil y moviendo cielo y tierra logré que alguien le diese el mío. Y a las siete de la mañana del día siguiente, el doctor ya me estaba llamando. Tras contarle lo que habían diagnosticado a mi hijo, me dijo: Haced las maletas y tráelo en el acto", nos contaba.

La carrera de Baselga

El doctor catalán estudió medicina en la Universidad Autónoma de Barcelona (años después fue profesor allí) y dio los primeros pasos de su carrera profesional en el Hospital Universitario Vall d’Hebron y en el Hospital Kings County de Brooklyn, siendo estos solo dos de los múltiples centros en los que trabajó y que lo convirtieron en uno de los principales investigadores del 'dream team' de Stand Up to Cancer y ha participado en la creación de diferentes medicamentos contra esta enfermedad. Además fue galardonado con la medalla de oro del Instituto Reina Sofía por su trabajo de investigación en el cáncer de mama. Antes de recalar en el centro médico de Nueva York en el que estuvo recibiendo tratamiento Aless, fue un destacado especialista en el Instituto de Oncología Vall d'Hebron de Barcelona y jefe de Hematología y Oncología en Boston. 

Haz click para ver el documental de Ana Obregón, su capítulo monográfico de la serie Stars. Puedes ver más en la nueva plataforma de vídeo ¡HOLA! PLAY, donde encontrarás programas de cocina, moda, decoración y documentales biográficos de ‘royals’ y ‘celebrities’. ¡No te lo pierdas!

Loading the player...

 

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie