Hablamos con Mónica Pont, 25 años después del éxito de ‘Hostal Royal Manzanares’

La actriz, que se instaló hace seis meses en Ciudad de México, nos desvela también la inesperada faceta de su único hijo, Javier

Mónica Pont

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Medio siglo, o lo que es lo mismo cincuenta años, no se cumplen todos los días. Una fecha muy especial que la actriz  Mónica Pont, recordada por su papel de Elena en Hostal Royal Manzanares, serie que protagonizo junto a la inolvidable Lina Morgan y Ana Obregón, ha celebrado por todo lo alto tras emprender su nueva vida en México. Un país en el que, a pesar de tener que permanecer alejada de su único hijo,  Javier, se ha instalado para “crecer como actriz y como persona, y quitarme de un escaparate que no me hacía feliz”.

Mónica Pont©Víctor Cucart

Estando como estamos en plena pandemia, ¿cómo has celebrado el cumpleaños y cuál es la felicitación que más ilusión te ha hecho?

Me fui a Los Ángeles y lo celebré con otro español muy querido, Fernando Sartorius, que vive allá y me estuvo entrenando todo el día. Obviamente, la felicitación que más ilusión me hizo fue la de mi hijo, aunque ya no lo tenga cerca siempre está en mis pensamientos.

¡Estás increíble! ¿Le tienes miedo a esta cifra tan redonda?

Mira, cuando me preguntan mi edad y les digo que acabo de cumplir cincuenta años, me dicen que les enseñe mi carnet de identidad, porque no se lo creen.

¿Cuál es el secreto para estar así?

El secreto es que no he dejado de soñar. Me ilusiono con las cosas igual que cuando era una niña, intento rodearme de gente con buena energía y procuro no ver mucho las noticias, porque te quitan años de vida. Y, al contrario de lo que la gente pueda pensar, me cuido lo justo. Como de todo, no hago dietas raras, no bebo ni fumo, hago mucho deporte e intento dormir siete u ocho horas.

Mónica Pont©Víctor Cucart

Siempre has estado en el ojo público, ¿qué piensas sobre la idea de envejecer?

Nunca envejeceré, al menos del alma. Si mi cuerpo lo hace, que lo hará, no me preocupa.

Cuando eras más joven, ¿alguna vez imaginaste cómo sería tu vida al llegar a esta edad?

Pues claro, todos lo hacemos. La verdad es que para nada creí que me iría a vivir a otro continente para seguir con mi carrera. Yo me veía casada y rodeada de niños.

Mónica Pont©Víctor Cucart

Un aniversario como este siempre da para reflexionar sobre la trayectoria vital de la persona que lo celebra. ¿Cuáles son los momentos más significativos de su vida que ahora recuerdas?

El nacimiento de mi hijo, sin duda, ha sido el más importante para mí. También mi divorcio con la pérdida correspondiente de la custodia de Javier, la muerte de mi hermana por un cáncer con doce años, la separación de mis padres, mis primeros pinitos en esto de la interpretación. Podría nombrarte muchos más, pero quizás estos fueron de los más importantes en mi vida.

Este año se celebra también el veinticinco aniversario de Hostal Royal Manzanares, serie en la que compartiste rodaje con Lina Morgan y Ana Obregón, ¿cómo fue trabajar con ellas?

Con Lina fue todo un lujo trabajar, al igual que con Ana. Fueron muy buenas compañeras y les estaré eternamente agradecidas porque, aunque yo era la más joven del elenco, ellas siempre fueron muy generosas conmigo y siempre me trataron como una actriz más.

Hijo de Mónica Pont©@pontmonica

En los últimos años pareces haber estado ‘desaparecida’ de la vida pública, ¿qué has hecho durante este tiempo?

Desaparecer, crecer como actriz y como persona, recuperar mis sueños y volver a trabajar en lo que me hace feliz, la actuación.

¿Cuáles son tus planes para este año?

Me vine a vivir hace seis meses a Ciudad de México para retomar mi carrera de actriz y eso es lo que estoy haciendo. Ya estoy en el reparto de varias producciones y también estoy con algunos proyectos en Los Ángeles (California).

El pasado verano, se te fotografió con un empresario mexicano.

Ni era mexicano ni mucho menos mi novio. Era tan solo un amigo mío con el que me escapé a Tulum unos días. Sigo soltera y sin compromiso y haciendo cada día lo que quiero. Con los años, una se va volviendo más exigente y, al menos, sabe lo que ya no quiere. Lo que quiero ando todavía descubriéndolo.

Hijo de Mónica Pont©@pontmonica

En 2007 te separaste del empresario catalán Javier Sagrera, padre de tu hijo. Un momento personal complicado para cualquiera ¿cómo fue para ti? ¿Crees que fue la mejor decisión?

Definitivamente sí lo fue. No puedes estar al lado de alguien que no te hace feliz.

¿Has conseguido llegar a un entendimiento con tu exmarido?

No. Nunca más, desde mi separación y posterior divorcio, he hablado con él y no creo que lo haga. Afortunadamente. mi hijo ya tiene diecisiete años y es casi todo un hombrecito. Toda la comunicación la tengo ya directamente con él.

¿Sigue viviendo con su padre?

En estos momentos está en Londres, dedicado exclusivamente a su carrera como piloto. Este año está dando ya el salto a la Fórmula 3 y su sueño es llegar algún día a la Fórmula 1.

¿Cómo es tu vida ahora con él?

Nos hemos visto y hemos pasado juntos todas las navidades. Un día me llamó y me dijo: “Mamá, necesito verte y estar contigo, no quiero perder el vinculo que tenemos entre madre e hijo, te quiero y te extraño mucho, así que porque no nos vamos los dos solos a pasar las navidades juntos a una isla desierta”. Al día siguiente, le mandé un billete y nos fuimos a la Polinesia Francesa, concretamente a Bora Bora, solos él y yo. Han sido las mejores navidades de mi vida.

Hijo de Mónica Pont©@javiersagreraracing
Javier, hijo de Mónica Pont©@javiersagreraracing

¿Te ha sorprendido su afición por el automovilismo?

No me sorprendió para nada porque la primera vez que se subió a un kart estaba conmigo. Tenía apenas cuatro años y me hizo ponerle unos tacos a los pedales para poder llegar a ellos. Corrió tan rápido en esa pista que la gente venía a preguntarme si ese niño era mi hijo y qué edad tenia. Recuerdo que, al terminar, me dijo: “Mamá, voy a ser como Fernando Alonso”.

¿Has estado a su lado en alguna de sus competiciones?

Sí, he estado acompañándole en muchos circuitos tanto nacionales como internacionales. Siempre le he apoyado y lo seguiré haciendo para que cumpla todos sus sueños. Quiero su felicidad y, si ese es el camino, ahí estaré siempre para lo que me necesite.

Más sobre