Viviendo entre fantasmas: los Biden ‘saludan’ a sus nuevos vecinos en la Casa Blanca

De presidente a presidente… No hay lugar más encantado en América

P.R.
Fantasmas en la Casa Blanca. Apariciones de Abraham Lincoln y otras historias de espectros

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

La Casa Blanca es el hogar del presidente de los Estados Unidos desde 1801, pero también y desde hace dos siglos, la residencia más encantada de América. Y si los americanos dijeran que “no” estarían llevando la contraria a muchos presidentes (hasta ocho), primeras damas e ilustres huéspedes.

Si sumamos todas las supuestas apariciones, documentadas con detalle por estudiosos, académicos, periódicos y, por supuesto, por los propios mandatarios, podría decirse que la primera residencia de América ha dado lugar a más leyendas e historias de fantasmas que todos los palacios reales de Europa juntos.

Fantasmas en la Casa Blanca©Arte: Fernando Junco
Fantasmas en la Casa Blanca. Apariciones de Abraham Lincoln y otras historias de espectros

Los testimonios se remontan al empleado Jeremiah Smith (1860), que siempre iba con su plumero en la mano. Durante más de treinta y cinco años, “Jerry”, tuvo por costumbre reunirse con periodistas en la entrada norte de la Casa Blanca para contarles lo que había visto -los fantasmas de Lincoln, Ulysses S. Grant y W. McKinley- y oído dejándoles “hacer lo que quisieran -porque tenían todo el derecho de permanecer en su antiguo hogar-, siempre que le dejaran en paz”.

Los fantasmas desconciertan a la policía

Las apariciones, en aquellas décadas, estaban más de “moda” que nunca y la prueba, el artículo que publicó The Washington Post, el 13 de agosto de 1907, bajo el titular: “Los fantasmas desconciertan a la policía”. La noticia describe el esfuerzo del departamento de policía para abordar la actividad paranormal en Georgetown.

Desde que la Casa Blanca fue construida, siempre ha sido asociada a espectros y apariciones. Empezando por los fantasmas de David Burns, quien vendió al gobierno, contra su voluntad, los terrenos dónde se encuentra el edificio; y el de Anne Surratt, que “sigue” suplicando por su madre -Mary Surratt, fue la primera mujer en ser ejecutada por el gobierno de los Estados Unidos-; sin olvidar a Abigail Adams, la primera dama que vivió en la Casa Blanca, quien sigue tendiendo la ropa en la East Room.

‘Maldiciendo’ en la Rose Room

A la lista encabezada por esta primera dama se une Thomas Jefferson, quien ha visto cantando y tocando el violín; y el fantasma del presidente Andrew Jackson, cuyo rostro aparece en los billetes de 20 dólares. El primer testimonio de su presencia viene de la mano de Mary Todd. La esposa Lincoln, que realizaba reuniones espiritistas buscando consuelo tras la pérdida de sus hijos, afirmó, en 1865, haber escuchado sus pisadas, e incluso “maldiciendo” en su antigua habitación, la Rose Room.

Abraham Lincoln. El fantasma de presidente sigue "viviendo" en la Casa Blanca©GettyImages

También el presidente Franklin D. Roosevelt aseguró ver con sus propios ojos una imagen fantasmal que identificó como la del presidente Jackson. No fue el único. En 1945, el presidente Truman, que creía de verdad que la Casa Blanca estaba encantada, manifestó haberle escuchado hablar dejando constancia de ello, un año más tarde, en una carta archivada en el museo presidencial pidiendo. En ella, pide a su mujer Bess y a su hija Margie que regresen pronto de la casa familiar de Missouri para protegerlo “antes de que algunos de estos fantasmas me lleven” …. “Escucho todo el tiempo a los fantasmas caminar arriba y abajo del pasillo e incluso aquí en el estudio. Los pisos se revientan y las cortinas se mueven; me imagino al viejo Andy [Jackson] y Teddy [Roosevelt] discutiendo sobre Franklin [Roosevelt] ”.

El presidente Franklin D. Roosevelt aseguró ver con sus propios ojos una imagen fantasmal que identificó como la del presidente Jackson

Vestido de negro, con estola sobre los hombros

Pero y, sin lugar a dudas, la presencia más repetida y que cuenta con más testimonios es la del espíritu del presidente Abraham Lincoln, asesinado en 1865. El primero de ellos nos lo lega Theodore Roosevelt, quien afirmaba: “Lo veo en diferentes habitaciones y en los pasillos”.

Décadas después, Grace Coolidge (primera dama entre 1923 y 1929), también confesaba haber vislumbrado a Abraham Lincoln de pie junto a la ventana de la que había sido su oficina… Vestido “de negro, con una estola sobre los hombros para protegerse de las corrientes de aire y el frío del aire nocturno de Washington”.

Haciendo gala de esa fama “el presidente más viajado de la historia”; Lincoln también se le habría aparecido a Herbert Hoover e incluso a la Sra. Eleanor Roosevelt. En una charla (1932), la primera dama contaría que “a veces, cuando trabajaba en mi escritorio -situado en antiguo estudio privado del presidente- tenía la sensación de que alguien estaba detrás de mí. Según la señora Roosevelt, Fala, la mascota presidencial, ladraba de una manera inquietante en momentos en los que a ella misma le parecía sentir la presencia de Lincoln.

Nancy, Rex and Ronald Reagan©GettyImages
El presidente Ronald Reagan junto a Nancy y su perro Rex

Churchill frente al fantasma de Lincoln

Otro de los testimonios más conocidos (leyenda o no) es el del primer ministro británico Winston Churchill. Durante su visita en 1940, ocupando el dormitorio Lincoln, que manifestó haber visto al presidente sentado en un sofá frente a la chimenea. Acababa de disfrutar de un baño caliente y no llevaba nada encima más que un puro, cuando se lo encontró junto a la chimenea. Sin perder la calma ni su flema británica le diría: “Buenas noches, señor presidente, como puede observar, me encuentro en desventaja”.

Dos años después, la reina Guillermina de los Países Bajos también, y según los informes, tendría una experiencia parecida. Estaba durmiendo en el dormitorio Lincoln cuando escuchó un golpe en la puerta de su dormitorio, y al abrir, se encontró frente a frente, con el presidente. Al escuchar sus gritos, uno de sus secretarios acudió de inmediato a socorrerla, señalando, después, que vio al fantasma de Lincoln sentado al borde de la cama poniéndose las botas.

El ahora Dormitorio Lincoln fue su oficina personal y su gabinete. En la imagen, la enorme cama de palo de rosa tallado que compró su mujer, Mary Todd Lincoln©GettyImages
El ahora Dormitorio Lincoln fue su oficina personal y su gabinete. En la imagen, la enorme cama de palo de rosa tallado que compró su mujer, Mary Todd Lincoln

Jackie Kennedy se sentaba en su cama

Durante su mandato, el presidente Dwight D. Eisenhower nunca negó sus experiencias con el fantasma de Lincoln… Y, posteriormente, Jacqueline Kennedy, que creía en lo sobrenatural, y llegó a la Casa Blanca cien años después de los Lincoln, también contó que con frecuencia acudía sola al dormitorio de Lincoln y que sentarse en su cama era una manera de encontrar consuelo.

También Lynda, la hija del presidente Lyndon B. Johnson; y Susan Ford se dieron de bruces con el espectro de Abraham Lincoln junto a la chimenea del dormitorio. E incluso Reagan habló de sus experiencias fantasmales y las de su familia en una cena (1986); y, de cómo su perro Rex se negaba, ladrando ante la puerta, a entrar en la estancia Lincoln.

La foto del fantasma en el sótano

En 2017, Joshua P. Warren, investigador de fenómenos paranormales y director de cine, publicó varias pruebas fotográficas del espíritu del ex mandatario. Entre ellas, la realizada durante la reconstrucción de la Casa Blanca (1950) por el antiguo fotógrafo de la Casa Blanca, Abbie Rowe, en el sótano de la residencia presidencial, en la que supuestamente se puede apreciar su silueta. “El lugar donde se tomó la foto está directamente debajo del dormitorio de Lincoln”, aseguró Warren apuntando a que se trataba de “la imagen fantasmal más increíble de la historia”.

Joshua P. Warren, investigador de fenómenos paranormales y director de cine, publicó varias pruebas fotográficas del espíritu del ex mandatario

Aunque no relacionados directamente con el espíritu de Lincoln, los testimonios de episodios paranormales han continuado en los últimos años en la Casa Blanca. De ellos habló Jenna Bush en el programa Today (2008) cuando contó, que ella y su hermana se habían despertado con música de los años 20 “bajando” por la chimenea.

Para Clinton era un poco espeluznante… Y ahora llegan los Biden

Asimismo, en los años noventa, Clinton describió la Casa Blanca como un poco espeluznante y la primera dama Hillary, emulando a Mary Todd Lincoln, también (se dice) organizó reuniones espiritistas. Bob Woodward, uno de los periodistas que dieron a conocer el escándalo Watergate, afirmó que la señora Clinton logró contactar nada menos que con Eleanor Roosevelt.

El último testimonio conocido es el de Michelle Obama que en 2009 contó a algunos alumnos durante una visita a la Casa Blanca que ella y el presidente Barack escuchaban ruidos extraños y otras veces, que algo les mordía los pies, aunque parece que eran sus perros. A esto se une la imagen en la que Obama aparecía caminando, mientras un espectro seguía sus pasos desde una ventana. Y, aún no se sabe de quién es el reflejo.

En los cuatro años de Trump, que no fue un presidente de tradiciones, no hubo rastro de fantasmas. Al menos no ha trascendido ninguna historia… Y, ahora con la llegada de los Biden habrá que esperar para saber si los espectros de la Casa más encantada de América empiezan a moverse de nuevo. El matrimonio presidencial “saluda” en tiempos sin precedentes a sus nuevos y ya legendarios “vecinos”; y sus perros, Champ y Major están “preparados”. Los misterios de la Casa Blanca siempre terminan por dejar de serlo.