Paula Echevaría y Miguel Torres

Rodeados de animales y con la sabana de fondo, el impresionante safari de Paula Echevarría y Miguel Torres

La actriz ha viajado a Kenia para participar en 'Planeta calleja' y su pareja ha acudido con ella

por Belén Nava M.
Loading the player...

Series, películas, campañas de moda, sesiones fotográficas, diseño.... Paula Echevarría se atreve con todo. La actriz es una mujer valiente y decidida que ha decidido embarcarse en un reto que promete marcar un antes y un después en su vida: ha aceptado la propuesta de Jesús Calleja y se ha ido con él a Kenia para convertirse en protagonista de una de las entregas de la próxima temporada de Planeta Calleja. Durante el viaje, que comenzaba el viernes, está pasando unos días mágicos en los que se ha mostrado encantada tanto por el impresionante telón de fondo en el que se está desarrollando la aventura como por las personas a las que está conociendo gracias al programa. Momentos inolvidables que no tendrá que contar a Miguel Torres a su vuelta ya que ha revelado que el exfutbolista ha hecho las maletas y la ha acompañado.

VER GALERÍA

La pareja se ha hecho una preciosa foto para el recuerdo durante un safari. Paula y Miguel, a bordo de un jeep y con ropa de aventura, han recorrido la reserva nacional de Masai Mara, donde se puede ver en su hábitat natural a animales como elefantes, jirafas, rinocerontes negro, leones, guepardos, cebras y más de 450 especies de aves... "Estoy flipando, esto es impresionante", ha dicho ella. A pesar de que la idílica visita parece una escena sacada de la película Memorias de África, la actriz ha confesado que también ha pasado algo de miedo. "Lo primero que nos han dicho es que no se podía hacer de noche por el camino y el sol ya se ha ido, quedan diez minutos para que se haga de noche, no sabemos donde estamos.... Eso sí, no se porqué pero con este ser -haciendo referencia a Jesús Calleja- me río hasta en las peores circunstancias, o en las casi peores...", ha dicho con gran sentido del humor.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Antes de adentrarse en la sabana, Paula, de 42 años, ha tenido la oportunidad de acudir a una escuela "que rescata a niñas que se escapan de sus casas para evitar que les mutilen los genitales, una práctica no legal en Kenia" y conocer en primer persona los duros testimonios de las víctimas. También se ha interesado por el trabajo que diariamente lleva a cabo Mundo Cooperante, una ONG española que ha colaborado desde sus inicios en este centro ubicado en el condado de Narok. La protagonista de títulos como Ola de crímenes, El comisario, Gran Reserva, Luz de domingo, Si yo fuera rico o Velvet, entre otros, se ha deshecho en mimos y atenciones con las más pequeñas.

VER GALERÍA

Paula Echevarría ha demostrado ser muy valiente, y no solo porque al inicio de este viaje compartía una distendida charla con Calleja frente a un guepardo sino porque se atrevió incluso a darle de comer. "Estamos en un orfanato próximo a Nairobi donde cuidan de por vida de los cachorros que han quedado huérfanos por diferentes motivos, especialmente por la caza furtiva. Nos han dejado acompañar dentro de las jaulas a los cuidadores para darles de comer", contaba el aventurero, explicando además que Paula y él habían estado a un metro de un león sin jaula de por medio.

VER GALERÍA

Tras este viaje, en el que se alejará de las rutas turísticas convencionales para adentrarse en el corazón del continente, Paula tendrá que retomar sus compromisos profesionales en Madrid. Tal y como ha avanzado, tiene dos nuevas series en el horizonte, "una de tres capítulos y otra de seis", en Mediaset. Además, está esperando que den luz verde a la miniserie de época, Después del amor, basada en la novela homónima de Sonsoles Ónega. Un proyecto que se ha parado por no haber conseguido el alto presupuesto que necesita esta historia de época para llegar a la televisión.

En el terreno personal las cosas tampoco pueden irle mejor a la intérprete asturiana, quien está feliz al lado de Miguel Torres. La pareja está atravesando un momento muy dulce y su relación va viento en popa. Tras un tiempo viviendo su noviazgo a distancia -él vivía en Málaga y ella en Madrid-, era este verano cuando él se mudaba a la capital tras retirarse de la competición y se instalaba en la casa de ella, comenzando así una convivencia que parece ir sobre ruedas. Eso sí, por el momento no tienen intención de aumentar la familia ni tampoco piensan en boda. "Así estamos bien y felices", zanjaba Paula recientemente. 

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie