Carlos Sainz

Carlos Sainz vuelve a casa tras ganar su tercer Dakar

'Me he ganado el derecho a decidir si sigo o me voy', declaraba ante los medios que han ido a recibirle al aeropuerto

por Gtresonline

El aeropuerto de Barajas se abarrotaba de seguidores la mañana de este domingo para acoger a Carlos Sainz quien, acompañado por su copiloto Lucas Cruz, ha disfrutado de un caluroso recibimiento tras aterrizar desde Arabia Saudí como flamante campeón del Rally Dakar. Aplausos, ovaciones y un sinfín de felicitaciones han transformado su llegada en todo un evento que celebrar. El piloto madrileño se ha abrazado a su esposa Reyes, sus hijas, Blanca y Ana y, cómo no, su hijo Carlos, sin querer dejar de disfrutar de este momento tan especial: "Me siento muy orgulloso", repetía emocionado.

VER GALERÍA

"Cómo no te voy a querer si fuiste campeón del Dakar por tercera vez..." y "Matador, matador..." eran algunas de las palabras que sus fans coreaban para dar la bienvenida al victorioso piloto. Junto a él, aparecía por la puerta de llegadas su inseparable compañero, quien también ha recibido cientos de felicitaciones por sus tres victorias en el Dakar con tres coches distintos: Mini (2020), Peugeot (2018) y Volkswagen (2010).

Ante las preguntas sobre su futuro y confesándose "abrumado" por el recibimiento, Carlos Sainz aseguraba que "no es el momento" de valorar su retirada sino de "disfrutar de la victoria y descansar". El bicampeón del mundo de rally explicaba que se han "preparado mucho para esta carrera, más que en los últimos años. No pintaba bien después del Dakar del año pasado en el que no fuimos tan competitivos. Pero tratamos de mejorar el coche y el coche ha funcionado perfectamente". Además, ha pedido paciencia: "Me he ganado el derecho de que se respete mi decisión, sea hacia un lado o hacia otro. Me gustaría que la gente que critica que siga corriendo a mi edad, se lo piense y respete mi decisión. Yo no engaño a nadie. No voy al Dakar tomar el sol", sentenciaba.

VER GALERÍA

Durante la rueda de prensa concedida a Red Bull, uno de sus patrocinadores, Sainz destacaba su lucha contra Nasser Al-Attiyah y Stéphane Peterhansel, con quienes protagonizó "una batalla a tres", de la que disfrutaron mucho. "El manteo del último día fue muy bonito. Eso refleja respeto por parte de los tres pilotos que estábamos peleando por el triunfo. Los tres pilotos y los tres copilotos vivimos el riesgo; la sensación en ese momento, con los tres pilotos juntos, es la de reconocer que nos hemos jugado mucho. Fue muy bonito el gesto del manteo en ese tramo final. Nosotros sabemos lo que nos hemos jugado y cómo nos lo hemos jugado. Entiendo así ese gesto y es de agradecer", confesaba.

Sobre la marca con la que competían en esta ocasión, el piloto reconocía que le hacía especial ilusión haberse llevado la victoria con tres casas diferentes: Volkswagen, Peugeot y Mini. "Creo que Lucas Cruz y yo ponemos mucho empeño en la parte de desarrollo de coche, y ganar con una tercera marca, me hace mucha ilusión", indicaba ante los medios.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie