Laura M.Flores

Los motivos por los que Laura M.Flores deja para siempre la televisión

La sobrina de Mar Flores ha decidido cerrar su etapa en la pequeña pantalla para hacer frente a otros proyectos profesionales

por hola.com

Hace ya tres años que Laura M.Flores debutaba en televisión como concursante de Gran Hermano Vip y su carta de presentación no podía haber sido más buena. Conquistó a la audiencia, logro ser la ganadora y se convirtió en una habitual en los platós de Telecinco. Participaba en los debates de GH, en los de Supervivientes... y hasta se ganó un sitio como asesora del amor en 'Mujeres Hombres y Viceversa'. Sin embargo, ahora, la sobrina de Mar Flores ha decidido poner fin a esta etapa en la pequeña pantalla. 

VER GALERÍA

Pero, ¿cuáles son los verdaderos motivos de su marcha? Al parecer Laura querría centrarse en su papel de madre y dar un empujoncito más a su faceta de influencer dejando los focos y sus responsabilidades frente a la cámaras en “stand by”. Con más de 800 mil seguidores, Laura, cree que este trabajo le demanda más tiempo del que le dedica y son muchos los viajes e incluso eventos publicitarios que se ha visto obligada a rechazar por acudir a su cita puntual con las cámaras. Además su hijo Matías, de un año, nacido de su anterior relación con Benji Aparicio, cada vez demanda más su atención y ella no quiero dejar de ver crecer a su pequeño. 

Las vacaciones en familia de Laura M.Flores

VER GALERÍA

Los mentideros de las redes, por su parte, señalan que Laura, quien mantiene actualmente una relación con el también influencer y modelo Daniel Illescas, no habría llegado a un acuerdo económico por lo que habría decidido rescindir su contrato, algo que a su vez le vendría muy bien para "limpiar" su imagen y no estar tan expuesta a las críticas, que tan poco gusta a las firmas que invierte parte de su publicidad en el mundo influencer

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie