mireia-belmonte

¡Puro amor y emoción! El novio de Mireia Belmonte narra su récord del mundo y se queda 'sin palabras'

Javier Hernanz quiso compartir con sus seguidores la competición más especial de su chica, que acabó en gritos y con un mensaje en redes muy especial

por hola.com

Mireia Belmonte se colgaba el pasado sábado su tercer oro en los campeonatos del mundo de natación, que se disputan en la ciudad holandesa de Eindhoven, y conseguía un nuevo récord del mundo durante la final de 400 metros estilos. Una profecía que su chico, el piragüista olímpico Javier Hernanz, quiso vivir en directo con sus más de 15.000 seguidores, a los que fue narrando cómo vivió esta mágica prueba. 

 En el inicio de la carrera, la nadadora estuvo por detrás de la húngara Katinka Hosszu, momentos en los que el deporista gritó a su chica "¡Vamos ahí!, ¡Qué bueno!". Tras la remontada, el asturiano continuó animando- cada vez más nervioso y emocionado- a través de la pantalla del Ipad: "Venga, ¡va!, ¡va!, ¡va!, Récord del mundo... ¡vamos que lo tienes!". 

Ya con la victoria y el record del mundo conseguidos, el novio de Mireia no pudo evitar emocionarse y vociferar lo enorme que había estado su chica. "¡Qué grande! ¡Qué maravilla! Te lo mereces", finalizaba. 

El deportista, tras esta mágica narración llena de amor y emoción, quiso mandar un mensaje a su chica a través de las redes sociales, aunque esta vez se quedó 'sin palabras'. "Última prueba de la temporada para @miss_belmont con ORO en 400 estilos y nuevo récord del mundo. No tengo más palabras. #worldrecord", escribía en su perfil de twitter a la vez que retuiteaba a otros usuarios que felicitaban a su chica. 

La nadadora española, que ha vuelto a hacer historia para nuestro deporte, regresará en los próximos días a casa para reencontrarse con su chico, que siempre está a su lado en los buenos y los malos momentos. 

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie