charo-palacios

Fallece en Madrid Charo Palacios, Condesa de Montarco

Fue uno de los rostros más conocidos de la sociedad española, musa y mano de derecha del diseñador Elio Berhanyer

por hola.com

Charo Palacios, Rosario Palacios Calleya, más conocida como la condesa de Montarco, ha fallecido este viernes de madrugada, según ha podido saber HOLA.com. Quien fuera uno de los rostros más conocidos de la sociedad española, modelo y musa del diseñador Elio Berhanyer y filántropa llevaba bastante tiempo muy delicada de salud.

VER GALERÍA

Hija de uno de los más relevantes físicos españoles, Julio Palacios, la Condesa de Montarco impulsó la revolución del mundo de la moda en España y ha tenido una vida que merece ser contada. Es más su hija, Alejandra de Rojas y Palacios, ya advirtió durante una entrevista a principios de este año que estaba escribiendo una novela inspirada en la vida de su madre.

Una mujer conocida por su discreción, la condesa de Montarco fue una de las modelos estrella españolas de los años sesenta y musa de Elio Berhanyer cuando el diseñador era el máximo exponente del prêt-à-porter español y más tarde pasó a desempeñar el cargo de directora de imagen de la firma. Muy querida en los círculos sociales, siempre estuvo involucrada en causas sociales y su nombre siempre figuraba en las listas de las mujeres más elegantes.

Fue en el 18 de agosto 1968 cuando Charo Palacios se casaba con Eduardo de Rojas Ordóñez, Conde de Montarco, con el que tuvo dos hijos: Julio, que nació un año después de su boda, y Alejandra de Rojas, que vendría al mundo una década después.

VER GALERÍA

En el año 2003 Charo Palacios permaneció más de un mes ingresada en una céntrica clínica madrileña después de que, cuando regresaba de una cena con un grupo de amigos, fuera encontrada inconsciente en el jardín de su domicilio. Los doctores le diagnosticaron una fractura craneal y además tuvo que ser intervenida de un coágulo.

Dos años después del grave accidente, en agosto de 2005, a los noventa y seis años de edad fallecía su marido, Eduardo de Rojas, conde de Montarco y testigo directo de la mayor parte de los acontecimientos de la vida política española del siglo XX. En 1928, al fallecimiento de su padre, Eduardo de Rojas se hizo cargo de las explotaciones agrarias que poseía en Madrid y Murcia. En 1943, y junto a otros socios, fundó la empresa Ganaderías Reunidas con el objetivo de comercializar directamente la carne de sus animales. También sacó a la luz un boletín de información sobre precios agrarios que fue el antecedente de la Gaceta Rural, que nació en 1956. Dirigió las páginas agrarias de Blanco y Negro y, también, el colectivo que firmaba Jovellanos en ABC. A su fallecimiento, el conde de Montarco estaba en posesión de la Gran Cruz del Mérito Agrario, la Encomienda de Isabel la Católica, la Cruz de Guerra, la Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo y la Medalla de Sufrimientos por la Patria

El conde de Montarco –que había estado casado en primeras nupcias con María Pardo Manuel de Villena, hija de los duques de Arévalo del Rey, y con quien tuvo cinco hijos- recibió cristiana sepultura en la cripta de la catedral de San Sebastián, en una emotiva ceremonia en la que estuvieron numerosos familiares y amigos.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie