Sergio Busquets salta al campo por primera vez con su hijo en brazos

El futbolista se convirtió en padre el pasado 8 de marzo de un niño llamado Enzo, fruto de su relación con Elena Galera

por hola.com

El primer hijo de Sergio Busquets y Elena Galera ha debutado oficialmente en el Camp Nou. El futbolista saltó al campo con su pequeño Enzo en brazos, como refleja esta tierna imagen. Antes de que diera comienzo el partido de Liga frente al Espanyol , Busquets posó para la foto del once inicial con su niño. Gerard Piqué y Jordi Alba fueron algunos de los jugadores del Barça que se deshicieron en mimos con el hijo de su compañero, que iba vestido con la equipación azulgrana.

El pequeño Enzo nació pasado 8 de marzo, poniendo el broche de oro a la bonita historia de amor de sus padres, que ya dura varios años. Sergio y Elena llevan su relación con gran discreción aunque nunca han ocultado lo mucho que se quieren. De hecho, el futbolista ha declarado en más de una ocasión que solo dejaría el Barça si se lo pidieran dos personas. “Una es mi mujer y la otra es Guardiola. Le debo mucho y para mí trabajar otra vez con él sería un honor, aunque sabe que mi club es este y que es lo mejor para mí, así que no creo que me lo vaya a pedir”, dijo en una entrevista concedida a ESPN.

VER GALERÍA

El nacimiento del pequeño coincide con uno de los mejores momentos profesionales del centrocampista catalán. La inesperada derrota del Atlético de Madrid ante el descendido Levante (2-1) ha dejado a Barcelona y Real Madrid como únicos aspirantes al título de la Liga BBVA 2015/16 tras solventar las visitas del Espanyol (5-0) y Valencia (3-2). El equipo de Luis Enrique se jugará la defensa del título en el feudo del Granada y el del francés Zinedine Zidane en el campo del Deportivo. Ambos oponentes firmaron este domingo su salvación y no tendrán esa necesidad imperiosa de ganar.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie