Jorge Lorenzo, nuevo título y… ¿novia?

por hola.com

Ayer fue un día repleto de emociones para Jorge Lorenzo que difícilmente podrá olvidar. El balear se proclamó vencedor del circuito de Cheste y se coronó por tercera vez campeón del mundo de MotoGP. “Me siento más feliz que nunca”, dijo tras el triunfo. “Ha sido increíble, posiblemente el día más emocionante de mi vida”, añadió. “Gracias a todos los que me habéis ayudado a conseguir este sueño! Ya tenemos la chapita!”, afirmó ilusionado.

#porfinesnuestra #yalatenemos #lachapita Te quiero ❤️

Una foto publicada por Jorge Lorenzo (@jorgelorenzo99) el

Un triunfo que dedicó a su familia. “Se lo dedico a aquellos que no pierden la fe en el trabajo, a mi familia, a todo el equipo de Yamaha y a todos aquellos que me conocen, como dicen los argentinos”, dijo. En la ceremonia de entrega de los premios de la Federación Internacional de Motociclismo, que tuvo lugar ayer por la noche en el palacio de las Ciencias y las Artes de Valencia, el piloto acudió muy bien acompañado de una guapa joven.

Fue el protagonista de la jornada quien compartió esta imagen con sus seguidores a través de las redes sociales donde, muy elegante con un traje negro, se muestra muy compenetrado con la chica que podría ser su novia. “Por fin es nuestra”, decía en su perfil de Instagram y añadía una dedicatoria muy especial: “Te quiero”.

VER GALERÍA

- Jorge Lorenzo, rey del juego de truenos

El piloto se ha proclamado campeón, en un mundial que no ha estado exento de polémica. Su rival, Valentino Rossi, acusó a Marc Márquez de ayudarle a conseguir el título. Además, el italiano no acudió a la gala de entrega de los premios. Jorge Lorenzo suma a su palmarés su quinto mundial, el tercero en MotoGP después de los logrados en 2010 y 2012. Una vez finalizada la carrera, don Juan Carlos felicitó personalmente al joven piloto. El Rey ha demostrado en cientos de ocasiones ser un gran aficionado a los deportes y esta era una cita que no podía perderse.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie