¿Intentó Donald Trump conquistar a la princesa Diana?

por hola.com

El magnate estadounidense Donald Trump, aspirante a la candidatura republicana a la Presidencia de EE.UU., trató de seducir a la princesa Diana, según revela el diario británico The Sunday Times. “La bombardeaba en el Palacio de Kensington con enormes ramos de flores que valían cada uno cientos de libras", relata en el diario la periodista británica Selina Scott.

VER GALERÍA

El intento de conquista ocurrió en 1996, cuando Carlos de Inglaterra y ella se divorciaron. Scott asegura que la princesa, que murió en un accidente de coche en París en 1997, le confesó que estaba "cada vez más preocupada sobre qué debía hacer" respecto a los regalos que le enviaba el magnate. "Estaba sentada al lado de Diana en una cena privada y me explicó el bombardeo floral de Trump. '¿Qué voy a hacer?', me preguntó. 'Me da escalofríos'. 'Tíralas a la basura', le dije, y ella río", explicó la periodista.

VER GALERÍA

Scott, que ha sido presentadora en las cadenas ITV y BBC, afirmó que conoció a Trump en 1994 durante el rodaje de un documental en Estados Unidos, una ocasión en la que éste -dijo- le preguntó por detalles íntimos sobre el deteriorado matrimonio entre Carlos y Diana. "Trump veía claramente a Diana como una mujer trofeo", señala en su artículo Scott. "Cuando Diana murió, Trump les dijo a sus amigos que su mayor pesar era no haber tenido una cita con ella. Dijo que siempre pensó que tenía la oportunidad de iniciar un romance", afirma la periodista.

En el libro The Art of the Comeback, publicado el mismo año de la muerte de Diana, el magnate estadounidense escribió: "Coincidí con ella en diversas ocasiones. No pude dejar de notar la impresión que causaba en la gente. Iluminaba la habitación con su encanto, su presencia. Era una genuina princesa, una mujer de ensueño".

Un portavoz de Trump afirmó a The Sunday Times que "ambos tuvieron una gran relación, se gustaban mucho mutuamente, pero nunca surgió nada".

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie