La baronesa Thyssen ya está de vacaciones con sus hijas, ¿se reunirán con ellas Borja y Blanca?

por hola.com

Ha empezado el verano para la baronesa Thyssen. ¿El destino elegido? El que año tras año se convierte en el favorito de innumerables rostros conocidos, Ibiza. Será por sus aguas cristalinas, por sus atardeceres de ensueño, sus rincones mágicos... pero algo tiene la isla pitiusa que a todos enamora. Acompañada de sus hijas, Carmen y Sabina, a las que no veíamos desde el pasado mes de abril cuando protagonizaron un reportaje exclusivo en la revista ¡HOLA! en el que se despidieron de Villa Favorita (la fabulosa mansión que la baronesa tenía al borde del lago que da nombre a la ciudad suiza de Lugano), las tres llegaron felices y sonrientes en el puerto de Ibiza, donde se subieron a uno de los barcos que se encontraban atracados, el 'Mata Mua'.

VER GALERÍA

Con un look muy ibicenco en el que no podía faltar la ropa blanca, un sombrero de rafia con una flor y gafas para protegerse del sol, Carmen Cervera llegó caminando y se mostró de lo más cariñosa con sus hijas, que no se soltaron de su mano ni un segundo. Carmen y Sabina iban vestidas de manera idéntica: camiseta rosa con un simpático dibujo de una calavera con el mensaje 'Pirate girl', shorts grises, sandalias blancas y gafas de sol de color rosa pastel.

- Los Thyssen, una familia unida y feliz en el bautizo de la pequeña Kala

- La felicidad de la baronesa Thyssen y Blanca Cuesta, en unas imágenes que hablan por sí solas

A su llegada a la embarcación, la baronesa y sus hijas fueron ayudadas a subir a la embarcación por unos integrantes de la tripulación, listas para poner rumbo a alta mar, desconectar y disfrutar unos 'días de chicas'. Lo que por el momento no sabemos es si su otro hijo, Borja Thyssen, que además este viernes 24 de julio ha celebrado su 35º cumpleaños, se unirá a ellas y, juntos, disfrutarán de unos días en familia acompañado de su mujer, Blanca Cuesta, y sus cuatro hijos, Sacha, Eric, Enzo y la pequeña Kala.

VER GALERÍA

Fue precisamente en el bautizo de esta última cuando volvimos a ver a los Thyssen como una familia unida y feliz. Atrás quedaron las desavenencias y los momentos complicados y desde que se reconciliaran hace un año, no se les borra la sonrisa. El pasado mes de junio volvieron a reunirse con motivo de la inauguración de la exposición fotográfica en el Museo Thyssen-Bornemisza y, de nuevo, compartieron confidencias y risas dando buena muestra de la excelente relación que mantienen ahora.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie