Periodistas, políticos y empresarios visitan la capilla ardiente de José Manuel Lara Bosch

La capilla ardiente se ha abierto a mediodía en el tanatorio de Sant Gervasi de Barcelona, y hasta allí se han acercado Susanna Griso, Luis de Olmo...

por hola.com

La capilla ardiente del editor José Manuel Lara Bosch, fallecido ayer a los 68 años, se ha abierto a las 13.00 horas en el tanatorio de Sant Gervasi de Barcelona, donde se espera que a lo largo del día acudan numerosos representantes del mundo cultural, político y económico.

VER GALERÍA

Entre las primeras personalidades que se han acercado a expresar su pésame a la familia del editor se encontraban el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, el conseller de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, y el periodista Luis del Olmo.

A primera hora también ha acudido la periodista Susanna Griso acompañada por su marido, Carles Torras. A medida que avanzaba la tarde han ido pasando por el tanatorio más amigos, conocidos y compañeros de profesión.

VER GALERÍA

Marta Robles, que se despidió del editor y empresario con un mensaje en sus redes sociales, también se acercó a mostrar sus respetos a la familia. El presidente de Freixenet, José Luis Bonet, el filólogo Alberto Blecua, el presidente de Mango, Isac Andik, o Antoni Castells, Consejero de Economia y Finanzas de la Generalitat, también han estado allí.

La ceremonia religiosa de despedida del editor tendrá lugar mañana, lunes, 2 de febrero a las 13.00 horas en la Basílica de la Concepció de Barcelona, situada en la calle Aragó.

Lara Bosch, presidente del Grupo Planeta y Atresmedia, falleció ayer en Barcelona, víctima de una larga enfermedad contra la que había estado luchando en los últimos tres años, y pese a la cual se mantuvo al frente de sus empresas hasta el último momento.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie