Guatemala: Atitlán, el lago más bello del mundo

Calificado como el más bello del planeta por el escritor Aldous Huxley, este lago es un lugar mágico, misterioso e inmenso. Tres volcanes se reflejan en el espejo de sus aguas, a cuyas orillas se agrupan una docena de pueblos mayas. Cruzar de uno a otro en barca es más que un pasatiempo para disfrutar de mil perspectivas, es ir descubriendo la identidad de cada uno de ellos, tan parecidos y tan diferentes

HOVIAJES Guatemala

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Panajachel, o pana, para abreviar, es el pueblo más popular a orillas del lago Atitlán, uno de los tres lugares que nadie puede perderse en un viaje a Guatemala, junto con el sitio arqueológico de Tikal y la ciudad de Antigua. También es el más turístico, porque a él se puede llegar por carretera y además cuenta con todos los servicios. Basta recorrer la comercial calle Santander para darse cuenta de su animada vida. Esta va a parar al paseo que bordea el lago, en cuyos embarcaderos se cogen los barcos hacia las otras poblaciones ribereñas y se contempla la foto más conocida del lugar, con su horizonte marcado por altas montañas y los volcanes Atitlán, Tolimón y San Pedro elevándose sobre este inmenso mar de 18 kilómetros de largo, ocho de ancho y hasta 300 metros de profundidad.

HOVIAJES Guatemala©Gonzalo Azumendi
Los embarcaderos de Panajachel regalan una de las vistas más reconocibles del lago, toda una joya natural con los volcanes Tolimón, Atitlán y San Pedro al fondo.

Si uno llega por la tarde a Panajachel, puede que la primera impresión del lago no coincida con la de Aldous Huxley, a quien le pareció el más bello del mundo. Y eso es porque el viento xocomil, que empieza a soplar a esas horas, aparece acompañado de nubes y una neblina que borra de un plumazo la vista y alborota sus aguas. Amanece, sale el sol y, con la imagen nítida, ponemos rumbo a Santiago Atitlán, el pueblo más grande del lago. La visita debe comenzar por su colorido mercado, el interior y el que se extiende también por sus calles aledañas, donde las mujeres tzutujil, que visten huipiles (vestidos tradicionales) de colores púrpuras, venden sus pescados y frutas. Al lado queda el parque de la Paz y, cerca, aguarda la blanca iglesia de Santiago, desde cuya escalinata se divisa el volcán San Pedro.

Pero además del trajín comercial, lo que nadie se pierde en Santiago es subirse a uno de los tuk tuk que circulan a toda velocidad por sus calles en cuesta para llegar a la casa de Maximón, la divinidad ancestral de la mitología maya que sus guardianes cuidan con esmero, o ir a visitar a alguna de las mujeres que lucen el curioso tocado llamado tocoyal.

HOVIAJES Guatemala©Gonzalo Azumendi
HOVIAJES Guatemala©Gonzalo Azumendi
Arriba: Asentado en la ladera de una montaña, San Antonio de Palopó está habitado por la etnia kaqchikel. Abajo a la izquierda, cooperativa de mujeres indígenas en San Juan La Laguna. A la derecha, taller de cerámica en este pueblo.

Después de hacer otra parada en San Pedro La Laguna, la barca nos conduce a San Juan La Laguna, una pequeña población con mucho arte, donde los mayas muestran sus mejores trabajos en los coloridos murales que decoran sus calles en cuesta o en los talleres de las cooperativas gestionadas por mujeres indígenas, como el de la textil Casa Flor Ixcaco.

No queda lejos San Marcos, al que muchos llegan atraídos por la buena energía que dicen que desprende. Por eso, en su calle principal han proliferado los locales especializados en yoga, meditación y terapias alternativas.

HOVIAJES Guatemala©Gonzalo Azumendi
Ceremonia en honor a Maximón, la divinidad maya representada por una imagen de madera cuyos guardianes no permiten que le falte nunca ni aguardiente ni un puro en la boca.

Justo en el extremo opuesto del lago, un panorámico recorrido en coche desde Panajachel lleva hasta Santa Catarina y San Antonio de Palopó, habitados por mayas kaqchikel. De la primera localidad llama la atención el color turquesa de las fachadas de sus humildes casas, pero también su playa, sus aguas termales y senderos. En San Antonio, la mejor muestra de su arte es su taller de cerámica. Un paseo junto al lago será la mejor despedida de este rincón guatemalteco en el que se puede sentir toda la magia y el misterio del mundo maya.

No dejes de...

Subir al volcán San Pedro. Con 33 conos volcánicos, varios en activo, en un viaje a Guatemala se impone subir a alguno de ellos. El más accesible en este entorno es el de San Pedro (3020 metros). La excursión a su cumbre parte desde el pueblo de San Pedro La Laguna y arranca en la entrada del Parque Ecológico. El primer tramo es sencillo y discurre atravesando plantaciones de frijoles, cafetales y aguacates. Según se asciende, el desnivel aumenta, la vegetación se espesa, pero se gana en vistas, especialmente al alcanzar el mirador. Numerosas agencias ofertan esta ruta, de unas tres horas y media.

HOVIAJES Guatemala©Gonzalo Azumendi
Volcán San Pedro.

Guía práctica

Guía práctica

HOVIAJES Guatemala©Gonzalo Azumendi
Cuándo ir

Lo más recomendable es viajar en la temporada seca, entre octubre y mayo. A finales de diciembre tiene lugar en Santiago Atitlán el Cosmic Convergence Festival (cosmicconvergencefestival.org), cuatro días en los que se celebra la cultura maya con música, antiguas tradiciones, actividades ecológicas...

Cómo llegar

Iberia conecta con vuelo directo Madrid y Barcelona con el aeropuerto de la capital guatemalteca. Desde esta, lo mejor para llegar a Panajachel, a orillas del lago Atitlán y a 110 kilómetros, es viajar en taxi o en coche de alquiler. Antigua queda a dos horas.

VIAJES EL CORTE INGLES (viajeselcorteingles.es) ofrece el circuito Guatemala Espectacular, de ocho días, desde 1550 €.

Cómo moverse

La lancha (privada o compartida) es el transporte que enlaza los distintos pueblos situados a orillas del lago Atitlán. Las excursiones habituales unen cuatro o cinco localidades y se contratan en los embarcaderos de los pueblos o en los locales de la calle Santander de Panajachel. Por la tarde el viento llamado xocomil provoca un gran oleaje e impide la navegación. Ya en tierra, para moverse lo más habitual son los típicos tuk tuk, cuyo precio se negocia con el conductor.

Dónde dormir

En Panajachel, en PORTA HOTEL DEL LAGO (portahoteldellago.com), un hotel moderno desde cuyas habitaciones con terrazas o acceso al jardín se disfruta de unas preciosas vistas sobre el lago.

Otra buena elección es el hotel-boutique ATITLÁN (hotelatitlan.com), rodeado de jardines y decorado con muebles tallados a mano.

Y un lujo, alojarse en Santa Catarina Palopó, en CASA PALOPÓ (casapalopo.com), de atmósfera íntima y ubicación privilegiada, con piscina infinita y todo lo que uno puede esperar de un Relais & Châteaux.

Dónde comer

Los mercados son los lugares para comprar fruta fresca, pero también degustar las típicas tortillas en tres tiempos, los tamales (masa de maíz rellena) o los shucos (una versión del perrito caliente).

Para probar otras recetas tradicionales, como el patin, el plato más conocido de Sololá, el departamento al que pertenece el lago, los restaurantes de los hoteles son garantía.

Además de los mencionados, en el eco-hotel UXLABIL (uxlabil.com) de San Juan se degusta la cocina local y el pescado del lago.

Más información

Turismo de Guatemala, visitguatemala.com



Más sobre