Por la senda de los Poetas, una ruta para montañeros en la sierra de Guadarrama

En las rocas del madrileño valle de la Fuenfría hay versos de seis amantes de esta sierra: Machado, Panero, Tassara, Nieto, Aleixandre y Rosales. Miradores, cascadas, pinares y calzadas históricas jalonan este recorrido por el más joven parque nacional de España.

by Andrés Campos

La senda de los Poetas es un camino montañero que une dos miradores que hay dedicados a Vicente Aleixandre y Luis Rosales en este valle de la Fuenfría, a una altitud de 1.650 metros, 400 por encima de los tejados de Cercedilla. El camino es pequeño en extensión [200 metros], pero grande en contenido, porque lo salpican versos importantes y porque ofrece las mejores vistas de la sierra de Guadarrama. Además, para llegar hasta la senda propiamente dicha, hay que subir un par de horas, y luego bajar, con lo que, al final, se echa el día entero caminando por paisajes gloriosos, como no se encuentran tan cerca de ninguna otra gran capital de Europa.

VER GALERÍA

UN LIBRO PARA ESCRIBIR EN LA MONTAÑA
El primer poema de la senda que se encuentra es de Vicente Aleixandre, que fue como un faro cósmico emitiendo -de viva voz- desde su casa de Miraflores. El siguiente es de Machado. Y después de los de Leopoldo Panero, García Nieto y el romántico Gabriel García Tassara, están los del poeta que echó aquí raíces, caminatas, lágrimas y amigos del alma, Luis Rosales. En el mirador dedicado a él hay un buzón con un libro donde los caminantes anotan lo que sienten y lo que ven, que es mucho, desde los cercanos Siete Picos hasta los rascacielos de la capital.

VER GALERÍA

CALZADA, CASCADAS Y FUENTES
Para llegar a la altura donde se encuentran la senda y los miradores existen varias opciones, de las cuales se informa en el centro de educación ambiental Valle de la Fuenfría (tel. 918 52 22 13), que está a dos kilómetros de Cercedilla, subiendo por la carretera de las Dehesas. La más interesante es seguir la calzada borbónica -itinerario marcado con círculos blancos- hasta dar con una ancha pista de tierra, la llamada carretera de la República, que asciende suavemente y sin pérdida hasta los poéticos miradores. Son seis kilómetros de subida, unas dos horas de andar sin prisa. Por este camino se admiran la ducha de los Alemanes y otros hermosos saltos del arroyo de la Navazuela, una de las primeras fuentes del río Guadarrama.

VER GALERÍA

RELOJ DE SOL DE CELA
Si después de leer los poemas y asomarse a los miradores, se sigue caminando diez minutos por la carretera de la República, se descubre el Reloj de Sol de Cela, dedicado al escritor que, a su vez, había dedicado a esta sierra su Cuaderno del Guadarrama [1952]. Al lado está Navarrulaque, pradera bonita donde las haya, cuya fuente-refugio aúna las dos únicas caridades saludables -abrigo y agua- que a un caminante pueden hacérsele. Un mojón de granito recuerda que esto es Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama, el de más reciente constitución de la red -junio de 2013-. A partir de aquí, lo más fácil es seguir subiendo por la carretera de la República hasta el puerto de la Fuenfría y después bajar por la calzada romana [círculos verdes], completando una ruta circular de unas cuatro horas.

OTRAS RUTAS
Otro día, con los planos e indicaciones que dan en el centro de educación ambiental, se pueden explorar nuevas sendas, como la Calle Alta –marcada con círculos rojos–, que discurre por la ladera contraria del valle, o la del Pico Majalasna –círculos amarillos–, que también pasa por los miradores. Con niños, hay también caminos cortos y con muy poco desnivel, como el del Agua o el de los Campamentos. Y si los críos no quieren andar, en las praderas de las Dehesas hay mesas y fuentes -la de Majavilán, la de la Teja y otras- donde se está mejor que en muchos restaurantes.

VER GALERÍA

NO DEJES DE…
En el mismo valle de la Fuenfría está Aventura Amazonia [aventura-amazonia.com], uno de los mayores parques de aventura en los árboles de Europa, con 101 juegos -entre ellos, 22 tirolinas- repartidos en seis circuitos. En Cercedilla, hay que visitar el Museo del Esquí Paquito Fernández Ochoa [phcm.es/monumentoscercanias/museo-del-esqui.html] y montar en el tren de vía estrecha que sube a los puertos de Navacerrada y Cotos, toda una institución de la sierra, que inició su andadura en 1923.

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar
La senda de los Poetas está en el valle de la Fuenfría, en Cercedilla, a 60 kilómetros de Madrid. Se va por la A-6 hasta Guadarrama [salida 47], por la M-622 hasta la estación de Cercedilla y por la M-966 hasta los aparcamientos de las Dehesas, donde comienzan las rutas a pie. Hay que madrugar, sobre todo los fines de semana que hace bueno, porque el acceso en coche se restringe cuando se llenan los estacionamientos, a eso de las 10.00.

Dónde dormir

LAS ROZUELAS [Cercedilla, lasrozuelas.com]. Casa de piedra y madera con ocho habitaciones, todas diferentes, y decorada con obras de arte. LUCES DEL PONIENTE [Cercedilla, lucesdelponiente.com]. Hotelito de decoración moderna, con piscina climatizada y atardeceres de ensueño.

CASONA DE NAVALMEDIO [Cercedilla, casonadenavalmedio.com]. Elegante hotel rural en un paraje apartado, con restaurante y vistas espectaculares.

Dónde comer

LOS FRUTALES [Cercedilla, los-frutales.com]. El mejor restaurante del valle de la Fuenfría, con bonito jardín junto al río y vivero de truchas.

GÓMEZ [Cercedilla, restaurantegomez.es]. Casa de comidas tradicional que mantiene siempre el listón alto, incluso con el menú del día.

YEYU [Cercedilla, restauranteyeyu.com]. Restaurante de montaje moderno en la misma calle mayor de la localidad, sobresaliente en escabeches y carnes. También buena barra para picar.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie