hong-kong

Celebra el Año Nuevo Chino en Hong Kong

Entre finales de enero y febrero, según dicte el calendario lunar, buena parte de la humanidad se vuelca en las celebraciones del Año Nuevo Chino, un estallido de fuegos artificiales, danzas de dragones y una simbología ancestral que este año está dedicado al conejo.

by hola.com

Del 2 al 17 de febrero, en Hong Kong todo parece paralizarse con motivo de la celebración del Año Nuevo Chino. Una gran fiesta celebrada por todo lo alto en esta ciudad que simboliza como ninguna el empuje de la nueva China.

El pueblo chino es uno de los pueblos más supersticiosos del planeta, y en estas fechas es habitual dejarse aconsejar por  videntes y geomantes, que atienden sin el menor pudor incluso en los aledaños de los templos. Incluso no dejan de acudir con la familia al completo a algunos de los más populares, como los de Sik Sik Yuen Wong Tai Sin o Man Mo, para pedir sus deseos al nuevo año o el favor de los antepasados y los dioses quemando incienso en su honor.

Con la excusa de garantizarse la buena suerte el resto del año, estos días se siguen algunos rituales en todos los hogares: las casas se limpian a conciencia en la víspera, pero no durante las fiestas, para no 'barrer' en un descuido la fortuna del hogar, las ventanas se abren para dejar entrar la buena suerte y hasta se dejan las luces encendidas de noche para espantar a los demonios. También los objetos punzantes desaparecen de la vista para no cortar las buenas energías, y por todos los lados abundan las golosinas con las que asegurarse un año de lo más dulce.

Otra de las tradiciones más arraigadas es regalar flores frescas y adornar con ellas las casas, por ello mercados como los de Victoria Park o Fa Hui Park se llenan de público en los días previos a la fiesta. Y más habitual todavía resulta entregarse pequeñas cantidades de dinero dentro de los clásicos sobres lai see rojos y dorados, los colores de la suerte, o repetirse hasta la saciedad la frase Kung Hei Fat Choi!, que viene a traducirse por algo así como ¡que seas rico! y que dice ya bastante de las prioridades locales.

Por las avenidas del centro estallas desfiles de carrozas, bandas de música y espectaculares coreografías presididas por danzas del león y el dragón para espantar los malos espíritus, aunque el verdadero plato fuerte es el espectáculo de luz y sonido del segundo día de celebración. Los fuegos artificiales, sincronizados con la música, iluminan durante casi media hora el cielo de Victoria Harbour, enmarcada de rascacielos que se engalanan para la ocasión con lazos rojos y mensajes de buena suerte.

Si hay una tribuna excepcional para disfrutar del espectáculo pirotécnico son, sin duda, los cruceros que se organizan esa noche por esta espectacular bahía. Al igual que las alturas de Victoria Peak, desde cuyos miradores asoma una panorámica impagable de las luces de neón que parpadean en este bosque de rascacielos que es el epicentro asiático del ocio y el negocio. Aquí la herencia colonial y lo último en arquitectura y modas occidentales conviven a marchas forzadas, siempre sin dejar de lado las tradiciones de siempre.

GUÍA PRÁCTICA

El Año Nuevo Chino 2011
Las celebraciones principales en 2011, que será el Año del Conejo según el horóscopo chino, tendrán lugar entre el 2 y el 17 de febrero.

Viajes organizados
Ambassador Tours (en agencias de viajes) propone su circuito China clásica y Hong Kong, con todos los vuelos y traslados, visitas con guía de habla hispana por Pekín, Shanghai, Guilin, Xian, Guangzhou y Hong Kong, media pensión y 11 noches en hoteles de primera categoría o lujo, a partir de 2.636 €.

Requisitos de entrada
Pasaporte en vigor, aunque si se quiere visitar China continental hará falta un visado (www.embajadachina.es), del que generalmente se encarga la agencia con la que se contrate el viaje.

Dónde dormir
The Peninsula, con su escuadra de Rolls Royce apostados a la puerta para uso exclusivo de sus huéspedes, es el paradigma del lujo en Hong Kong, aunque su oferta hotelera de nivel atesora muchos otros ejemplares, como el estilosísimo W Hong Kong o el Intercontinental Hong Kong, en el que todos los restaurantes y dos tercios de sus habitaciones ofrecen vistas despampanantes a Victoria Harbour, por lo que se convierten en un mirador de excepción a los fuegos artificiales.

Gastronomía
Precisamente la fiesta del Año Nuevo Chino comienza con una gran cena familiar en la víspera o el primer día de las celebraciones. Los restaurantes se convierten en estas ocasiones en todo un espectáculo. Entre los platos imprescindidibles de estas fechas estarán los distintos preparados de pollo y pescado, ya que ambos son símbolo de la prosperidad, así como de fideos chinos, que representan la longevidad, y de una bandeja denominada jai, con brotes de bambú, nueces de Ginko, cebolletas y tofu, que garantizan la buena suerte. Como postre, el ni gao o puding de Año Nuevo, o las tradicionales tartitas de la prosperidad que se asemejan a pepitas de oro. La ciudad es un hervidero de locales de cocina internacional y de restaurantes de cualquier lugar del mundo. Los restaurantes de los mejores hoteles son siempre una garantía en Hong Kong. También, para cenar ante las mejores vistas de la bahía, el espectacular Café Deco, en lo alto de The Peak, con cocina de fusión y toda la ciudad a sus pies del otro lado de sus cristaleras.

No dejes de…
Acércarte hasta los rascacielos del ultramoderno barrio financiero de Central pero también al puertito de Aberdeen, donde todavía pueden verse pescadores y algunos viejos sampanes. A los mercados de flores, pájaros y jade de Kowloon, a explanadas como las de Hong Kong Park, donde acuden los madrugadores a hacer tai-chi, o a zonas a la última como Lan Kwai Fong, atestada de futuristas locales de copas, restaurantes y clubes de jazz.

Más información
Turismo de Hong Kong 

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie