En estas estaciones esquiarás de película

Muchos destinos han quedado inmortalizados gracias al cine, como las estaciones de esquí de Chamonix o Cortina d’Ampezzo, donde actores como Pierce Brosnan o David Niven han dejado para siempre su huella en la nieve. Aunque no seas una estrella, rememora en ellas las más trepidantes historias cinematográficas.

by hola.com

VER GALERÍA

Si alguna vez han pensado seguir los pasos de James Bond tienes que viajar a la estación de esquí de Chamonix, en la región francesa de Ródano-Alpes, convertida en escenario de El Mundo Nunca es Suficiente, la decimonovena película de la serie de James Bond y protagonizada por el intrépido actor. Fue en ella donde su director Michael Apted encontró el perfecto decorado para rodar una de las escenas más famosas de este largometraje, en la que el atrevido agente secreto vive grandes aventuras mientras esquía en compañía de Elektra, su protegida.

VER GALERÍA

Aquello ocurrió en 1999, pero años después Chamonix sigue siendo una de las estaciones de invierno más afamadas de Europa y del mundo. Es la cuna del pico más alto de Europa Occidental, el Mont Blanc, un destino perfecto para vivir todo tipo de emociones, ya seas una arriesgada esquiadora o no. Situada en el departamento de Alta Saboya, cuenta con 600 kilómetros esquiables, pistas para todos los niveles y 49 remontes. Y a todo ello suma la belleza del paisaje que se divisa desde el corazón del macizo del Mont Blanc y de Aiguilles Rouges, donde se puede acceder con los remontes mecánicos o a pie.

Y si de las estaciones de los Alpes Franceses hablamos, también Robert Redford vivió emocionantes aventuras en ellas, inmortalizadas en películas tan conmovedoras con El Descenso de la Muerte (1969), una historia sobre la lucha por la fama y las consecuencias que esto conlleva.

VER GALERÍA

En 1964 la Pantera Rosa dejó por primera sus huellas en la estación italiana de Cortina d’Ampezzo. Desde entonces, esta comedia protagonizada por el elegante David Niven y cuya banda sonora se ha consolidado como el himno de la seducción, se ha convertido en uno de los símbolos de esta localidad situada en los Dolomitas italianos, en la región del Véneto. Pero Niven no ha sido el único, el omnipresente James Bond no podía ser menos y también dejó constancia de sus hazañas en esta estación italiana en Sólo para tus ojos, aunque esta vez encarnado por Roger Moore.

Muy visitada por la jet set internacional, “La perla de los Dolomitas”, como se la conoce, debe su honor a las Olimpiadas Invernales que se celebraron allí en 1956 y a la extrema belleza de su paisaje, caracterizado por altos macizos con más de 3.000 metros de altura, como la Tofana, el Cristallo o la Marmolada. A las grandes posibilidades que ofrecen estos picos, hay que añadir la ambientación de la ciudad del mismo nombre, situada a 1.200 metros de altitud, con una agitada vida diurna y nocturna gracias a sus múltiples tiendas, restaurantes y alojamientos.

VER GALERÍA

Innsbruck no sólo es la capital de los Alpes austriacos, también debe su fama a los deportes invernales que se pueden practicar en los picos montañosos que la rodean, como el Nordkette, el Patscherkofel y el y Nockspitze, y que la llevaron a ser sede de los Juegos Olímpicos de Invierno en 1964. Sus numerosas estaciones de esquí, que aseguran una temporada completa gracias a sus más de 300 km de pistas, 80 funiculares y sus múltiples remontes, han sido el marco elegido para el rodaje de películas de acción, como en 2002 Riesgo Extremo, protagonizada por Devon Sawa, en la que cinco esquiadores expertos deben poner en práctica sus conocimientos profesionales para salvar sus vidas.

Desde que la estación norteamericana de Aspen albergó los Campeonatos Mundiales de Esquí Alpino en 1950 se convirtió en una de las estaciones más glamourosas del planeta, frecuentemente visitada por personajes de la gran pantalla como Kevin Costner o Antonio Banderas. Pero es que esta estación de Colorado es famosa además por haber sido el escenario de películas como la famosa comedia Dos Tontos Muy Tontos (1994), en la que Jim Carrey y Jeff Daniels viven las aventuras más disparatadas al intentar devolver una maleta a su dueña.

Más cerca queda La Molina, en el Pirineo catalán, donde han surgido historias de amor que el cine ha dejado para la posteridad. ¿Te acuerdas del romance entre Concha Velasco y Tony Leblanc en Amor Bajo Cero? Pues fue en esta estación gerundense que hoy cuenta con 53 kilómetros de pistas esquiables, 16 remontes y 8 escuelas de esquí, y que este año presenta entre sus novedades con un sistema de forfait manos libres. La Molina es una opción perfecta tanto para los esquiadores novatos como para los más avanzados, pero si estás de suerte también puede serlo si vas buscando tu amor de invierno, ¿por qué no? Y todo ello cerquita de casa.

Más información
Muchoviaje

Más sobre: