Hoteles ‘oasis’, nuevas experiencias en el desierto

Cabalgar por las dunas, sentarte a charlar con los beduinos, observar a los antílopes al caer el día o refrescarte en una cascada natural son algunos de los privilegios que brindan estos alojamientos a sus huéspedes. Un lujo para sentirte como un marajá en pleno desierto de Dubai y Egipto.

by hola.com

VER GALERÍA

El Adrère Amellal, al pie de la Montaña Blanca de Egipto y en el Oasis de Siwa, es todo lo contrario a un hotel de cinco estrellas de la ciudad: no hay recepción, aire acondicionado ni electricidad; sólo una piscina y una sensación absoluta de tranquilidad y aislamiento, pero sus huéspedes tienen la posibilidad de vivir como un bereber en medio del desierto. Y eso, claro está, es más que un lujo.

El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camila lo saben bien, porque hasta este auténtico hotel ecológico han llegado para vivir la experiencia por sí mismos. Su arquitectura de barro combina a la perfección con el paisaje natural, con paredes hechas de piedra salina y techos con hojas de palma. Cada una de las 34 habitaciones es única y todas decoradas con muebles artesanales, pero pese a su sencillez derrochan estilo y distinción. A lo que se suma una iluminación nocturna, con faroles y velas, que le otorga un ambiente especial.

Hay una variedad de actividades que pueden disfrutarse aquí: relajarse en la piscina cuyo agua proviene de cascadas naturales, exenta de toda sustancia química; refrescarse en el Lago Siwa; descubrir las dunas del Mar del Desierto; ir de excursión a Old Shali y su histórica fortaleza, o bien cabalgar por los terrenos poblados de palmeras y olivos.

Otro oasis de lujo y encanto es Al Maha Desert Resort, ubicado en pleno desierto natural de Dubai. Construido a modo de campamento beduino, el área que ocupa representa el 5% de Dubai o lo que es lo mismo, 225 kilómetros cuadrados de un inmaculado paisaje desértico. Un verdadero paraíso convertido en resort y uno de esos lugares difíciles de olvidar. Este vergel de frescura y exotismo se levanta entre una armónica oleada de anaranjadas y juguetonas dunas de fina arena y se vanagloria de contar con una de las mejores vistas a las montañas Hajar.

Al Maha es todo un lujo de contrastes, por un lado están sus exquisitas habitaciones decoradas con artesanía tradicional, sus piscinas privadas, su completísimo spa donde recibir un masaje con el desierto como fondo y una gastronomía tan refinada como exótica y sofisticada, con una amplia variedad de platos del Medio Oriente y Mediterráneo y menús temáticos de la India, Sri Lanka o Japón. Y por otro, un santuario de paz, tranquilidad y belleza que permite a sus huéspedes sentirse parte de la naturaleza observando el horizonte infinito. Porque, ¿hay una forma mejor de acabar el día observando a los antílopes o a las tímidas gacelas mientras caminan por las arenas del desierto. En este santuario de vida salvaje, no puede hay mejor pasatiempo.

Más información
Neyzen

Opina en nuestro foro:
¿Has hecho ya el viaje de tu vida?

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie