Una misa bajo tierra

Los eremitorios de la comarca de Valderredible, entre Cantabria y las provincias de Palencia y Burgos, poco tienen que envidiar a la Capadocia turca o la Tebaida egipcia. Vive una experiencia única en este espacio inusitado cargado de misticismo y misterio.

by hola.com Asistir a la liturgia en la iglesia de Santa María de Valverde, excavada hace mil años en una gran peña arenisca, y a la que se accede a través de tres vanos que permiten la entrada a este espacio ancestral, es sin lugar a dudas una experiencia que rompe el sentido del tiempo. Hoy, como entonces, los fieles se siguen situando en las dos naves de este sorprendente templo rupestre, separadas por pilares que sostienen bóvedas de cañón, y atienden al sacerdote, situado en un presbiterio que estaba separado por un gran arco de herradura. Aquí comienza el viaje al encuentro de los más señalados eremitorios de Valderredible, una comarca engarzada entre la comunidad de Cantabria y las provincias de Palencia y Burgos en la que en ocasiones únicamente las espadañas, que surgen como setas desde el suelo, dan la pista de la existencia de todo un mundo subterráneo que fue excavado por varias generaciones de anacoretas entre los siglos VI y IX.

Pero a Santa María de Valverde también han llegado la modernidad y el siglo XXI. Muy cerca de la iglesia rupestre, que cuenta con su correspondiente necrópolis tallada en la roca, abre sus puertas el Centro de Interpretación del Rupestre. En este novedoso y atractivo espacio expositivo, que recrea una cueva artificial, te puedes hacer con idea de todo lo relacionado con el mundo rupestre y con sus principales protagonistas: los anacoretas. En las distintas salas y con acertadas ambientaciones se recrean desde la celda de un ermitaño hasta una sala mozárabe, pasando por los dos tipos de necrópolis: las de tumbas antropomórficas y las de lajas.

Tras pasar por el ámbito dedicado a la Arquitectura Rupestre, donde los viajeros encuentran todas las pistas para la visita al resto de los monumentos del entorno, el recorrido por el Centro finaliza con la proyección de un audiovisual que explica los antecedentes y el contexto histórico del fenómeno eremítico de Valderredible.

Al encuentro del Ebro, pasando por el enclave palentino de Berzosilla y rodeados por un amable paisaje en el que se suceden los bosquecillos de robles, los verdes prados de montaña y las tranquilas aldeas en las que parece que se ha detenido el curso de la historia, se alcanza Puente del Valle. Una localidad que guarda las importantes necrópolis e iglesia semirrupestre de San Pantaleón, a las que se accede por una rústica escalera tallada también en la roca.

Siguiendo el ritmo marcado por los serpenteantes meandros del Ebro uno se topa con Campo de Ebro y su iglesia rupestre de San Miguel. De una sola nave, planta rectangular y arco triunfal de medio punto, parece que en su interior pudo estar enterrado el evangelizador san Millán. Con dirección a los burgaleses cañones del Ebro, que ya se empiezan a insinuar en el horizonte, la estrecha y poco transitada carretera pasa —tras dejar atrás la más poblada Polientes— junto a la iglesia de Cadalso, que deja entrever su sencillo interior a través de las rejas que protegen sus vanos, y alcanza Arroyuelos. En esta aldea, tan perdida que no aparece ni en los mapas, se descubre la iglesia de los Santos Acisclo y Victoria. Excavada a golpe de azuela en el interior de una aislada peña de roca arenisca, es una de las más notables de todo Valderredible y presenta dos pisos, el inferior con dos naves separadas por arcos de medio punto que descargan sobre un único pilar. A la cabecera se accede por debajo de un arco de herradura. Como reminiscencia del rito mozárabe el templo conserva su correspondiente contraábside.

A un paso de Arroyuelos, pero ya dentro de la provincia de Burgos, aparece Presillas de Bricia. En las inmediaciones de esta aislada aldea se yergue solitaria una gran roca arenisca en la que los anacoretas excavaron una espectacular iglesia rupestre de gran complejidad e importantes dimensiones. Orientada hacia el oeste, la llamada iglesia de San Miguel presenta dos pisos, el inferior de tres naves con sus correspondientes cabeceras, altares de bloque y huecos para reliquias. Dos columnas que sostienen un par de arcos de medio punto separan las naves entre sí. Una escalera tallada en la piedra permite el acceso a un piso superior con tribunas que se levantan sobre el potente muro externo.

Más información
El Centro de Interpretación del Rupestre de Santa María de Valverde (tel. 616 849 251) abre todos los días durante el verano y sólo los fines de semana el resto del año. La iglesia de Santa María se puede visitar contactando con la encargada de su custodia, en el teléfono 942 745 496. También todos los domingos a la una de la tarde se celebra la Santa Misa en esta antigua iglesia rupestre. Más información en: Turismo de Cantabria y Ayuntamiento de Valderredible.

No dejes de…
Visitar San Martín de Elines, una de las joyas del románico de Cantabria, de obligada visita y un espléndido ejemplo de la época en la que, a principios del siglo IX, los eremitas abandonan su vida solitaria para agruparse en pequeños cenobios. No muy lejos, y ya en los cañones del Ebro, quedan la impresionante cascada de El Tobazo, con su correspondiente eremitorio, y la pintoresca localidad burgalesa de Orbaneja del Castillo.

Opina en nuestros foros:
¿Tienes alguna otra sugerencia para un viaje de fin de semana?

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie