La colección de Magritte más grande del mundo

Viaja a Bélgica para conocer el nuevo y fascinante museo con el que la capital belga rinde homenaje a este reconocido pintor surrealista.

by hola.com

VER GALERÍA

Pintor, diseñador, grabador, escultor, fotógrafo y cineasta, René Magritte (1898-1967) fue uno de los artistas más eminentes del movimiento surrealista, pero, sobre todo, un artista intemporal y universal. Aunque no nació en Bruselas, durante 24 años vivió en la capital que ahora le rinde homenaje abriendo al público el Musée Magritte Museum (MMM), que alberga su colección de obras más grande del mundo.

El arte, los pensamientos y la vida de Magritte son retratados a través de un recorrido cronológico y temático que no tiene pérdida: desde la profunda influencia del pintor italiano Giorgio de Chirico, el París de los surrealistas, el llamado periodo ‘Renoir’, o el periodo emergente “le Vache” de los años de la guerra, hasta el final de sus años y su influencia de las movimientos artísticos contemporáneos, como el pop art o el arte conceptual.

El museo toma asiento en el Hôtel Altenloh, un magnífico edificio neoclásico de 2.500 m2 de superficie y cinco niveles ( Rue de la Régence 3), donde los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica y la Fundación Magritte muestran al público numerosas obras excepcionales del artista, abarcando todos los periodos de su vida, en orden cronológico y repartidas por los tres pisos superiores. En el tercero nivel se descubren sus primeras obras y los principios que la fundamentan, en el segundo las menos conocidas de Magritte: en Bruselas, durante el período de la guerra, Magritte y el comunismo, la magia negra, el periodo 'vache'. El primero quedará reservado a los tiempos más destacados de su carrera y donde figurarán algunas de sus grandes obras maestras cómo: L´Empire des Lumières (1954), le Retour (1940) o Shéhérazade (1948).

Muchas de las huellas del artista también están presentes en otros escenarios de la ciudad, te apuntamos algunas ideas para seguirle la pista:

+ Visita la casa de la calle Esseghen, 135, en la que vivió y trabajó Magritte durante más de dos decenios. Está situada en el barrio de Jette, y podrás reconocer en el apartamento y en el taller del jardín un gran número de objetos personales del artista belga, como los muebles que diseñó, además de contemplar algunas obras originales.

+ Entra en el mítico café La fleur en papier doré (Rue des Alexiens 55), donde se reunía el círculo del movimiento surrealista bruselense En él tienen lugar encuentros poéticos. El que fuera antiguo propietario, un importante galerista, era amigo personal del pintor.

+ Tómate un café en Le Greenwich (Rue des Chartreux 7), otro escenario imprescindible en la vida del artista, donde pasaba las horas jugando al ajedrez

Más información
Musee Magritte Museum (MMM)

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie