meghan-video

Compartió una nueva iniciativa con motivo de su 40º cumpleaños

Meghan Markle y un 'set' de grabación en el que nada se dejó al azar

Cerámica británica, cristales con propiedades calmantes, astrología y la presencia familiar en el vídeo de la duquesa de Sussex

por Sira Acosta

Meghan Markle acaba de cumplir 40 años y aunque algunos esperaban que compartiera con tal motivo la primera imagen de Lilibet Diana, ella ha apostado por una iniciativa muy diferente. La duquesa de Sussex compartió este 4 de agosto un vídeo a través de la cuenta oficial de Archewell, la organización benéfica que creó junto al príncipe Harry, en el que explica el lanzamiento de la campaña ‘40x40', cuyo objetivo es ayudar a las mujeres que están intentando reincorporarse a la vida laboral después de perder su trabajo por la pandemia.

VER GALERÍA

La mujer del príncipe Harry compartió esta iniciativa a través de un video en formato video llamada con la actriz estadounidense Melissa McCarthy, bastante conocida por sus papeles protagónicos de comedia. La Duquesa grabó su vídeo, como es habitual, desde su casa en Montecito, esa impresionante mansión que la pareja compró en Santa Bárbara cuando decidieron empezar su nueva vida en California. Hasta ahora ha ido mostrando algunas partes de esa residencia, pero por primera vez muestra lo que parece ser su lugar de trabajo. Un espacio de colores neutros en el que llama la atención la impresionante chimenea de piedra con puertas de hierro tallado y en el que se dispuso un “set de grabación” con tres tiros de cámara  y en el que nada se dejó al azar

Tras una torre de libros

Meghan Markle, sentada en una gran mesa de madera, aparece parapetada detrás de una torre de libros: sus libros. El pasado ocho de junio la Duquesa publicó su primer libro infantil, The Bench, que entró en la lista de los más vendidos según The New York Times. El libro, que empezó como un poema para Harry con motivo del Día del Padre, cuenta con acuarelas de Christian Robinson que recrean a Harry con Archie, y a Meghan con Lili, que cuando se publicó el libro todavía no había nacido.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

El guiño británico

En la mesa de Meghan hay una bandeja de plata con una taza de té con unas galletas, una costumbre británica que se reafirma con el diseño de la taza. Una pieza de barro inglés de la colección pavo real de la firma británica Burleigh, decorada a mano en Middleport Pottery, la última cerámica victoriana en funcionamiento en Inglaterra.

Las estrellas

A ambos lados Meghan tiene grandes ventanales por los que se ve que la casa está rodeada de una espesa vegetación, frente a una de esas ventanas tiene colocado u telescopio, algo que revela una afición desconocida hasta ahora: la de observar las estrellas. A esto se suma que lleva al cuello dos piezas de joyería nunca vistas hasta ahora, que son lo más llamativo de su look y que confirma que su afición por la astronomía se extiende a la astrología. Los collares representan las constelaciones correspondientes al signo del zodiaco de Archie (Tauro) y de Lilibet (Geminis). Son de una firma de Los Ángeles, están hechas con oro reciclado y se han vuelto muy populares últimamente.  

VER GALERÍA

Harry, Archie y Lilibet

Cuando cambia el tiro de la cámara para enfocar el ordenador de Meghan se puede ver de forma fugaz varias fotografías, algunas en blanco y negro. Según se aprecia podrían ser fotos familiares de los duques con sus hijos Archie y Lilbet. El que sí se ha dejado ver de forma  clara y cómica ha sido el Príncipe, que en mitad de la grabación se cuela por una de las ventanas haciendo malabares con unas pelotas y que se ha incluido al final a modo de tomas falsas.

¿Herencia de Diana?

No es la primera vez que Meghan Markle lleva un reloj de oro del modelo Tank de la firma Cartier idéntico al que tenía la princesa Diana. Hay que recordar que las joyas de la princesa de Gales se repartieron entre sus dos hijos, Guillermo y Harry, y que tanto Kate como Meghan han recibido como regalo de boda alguna de esas joyas. Lo cierto es que de momento desconoce si ese reloj era el Diana o no, ya que Meghan era aficionada a este icónico modelo desde antes de conocer a Harry. La Duquesa contó durante una entrevista que siempre había deseado tener ese reloj y que se lo compró –aunque otro modelo, en dos tonos distintos- cuando renovaron la serie Suits por una tercera temporada. “Lo hice grabar en la parte de atrás, 'Para MM de MM' y planeo dárselo a mi hija algún día. Eso es lo que hace que las piezas sean especiales, la conexión que tienes con ellas", contó durante una entrevista.

Todo en blanco

En el escritorio de Meghan también hay varias bandejas de papeles, una botella de agua de cristal y un ramo de flores frescas, todo ello de color blanco, a excepción de la manta de la firma Hermes que cuelga del respaldo de la silla y que combina dos beige distintos. Lo más llamativo es el enorme cristal blanco que Meghan tiene en una esquina del escritorio y que podría ser un cuarzo blanco, un mineral al que atribuyen las propiedades de purificar espacios para aportar paz y calma, a la vez que combate la ansiedad y la tristeza. Esta pieza confirma la afición de los Sussex por este tipo de cristales ya que en un vídeo que compartieron hace unos meses se pudo ver otro tipo de mineral, esta vez de tonos azules.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Hi Guy!

El set de grabación lo completa Guy, el perro que Meghan rescató de una protectora de animales cuando trabajaba como actriz en Toronto y que se mudó con ella al Palacio de Kensington, después a Frogmore House y, de nuevo, de vuelta a América. Guy está tumbado en un cojín al lado de la chimenea y al lado de un cuenco de cerámica blanco lleno de agua. Él ya es un habitual de este tipo de grabaciones, lo demostró cuando la Duquesa grabó con Gloria Steinem ese vídeo en el jardín de su casa para animar el voto de cara a las pasadas elecciones estadounidenses. Entonces Guy, en compañía de Pula, el otro perro de la familia, se colaron en la grabación y se tumbaron delante de las cámaras.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie