robo-buckingham

Scotland Yard pone fin a los misteriosos robos que venían cometiéndose en el Palacio de Buckingham

El presunto culpable es uno de los empleados de Isabel II y le delató el intento de vender una medalla por Internet

por S. Acosta

“Robo en el Palacio de Buckingham”. Este bien podría ser el título de una novela quizá de Sir Arthur Conan Doyle o de Agatha Christie, célebres dramaturgos británicos especialistas en género policíaco, pero no, no se trata una obra de ficción, es el titular que recorre los medios de comunicación del Reino Unido. Después de meses de misteriosas desapariciones en la residencia oficial de Isabel II en Londres, Scotland Yard ha detenido a un miembro del personal de la Casa Real y lo ha hecho dentro de los propios terrenos de palacio. ¿A que la historia tiene todos los ingredientes para una novela?

Gafas grabadas, marcos de fotos con el monograma del príncipe Harry, material de papelería hecho a mano… estos son algunos de los objetos que el personal de palacio venía echando en falta desde principios de año y que había comunicado su pérdida a las autoridades. Sin embargo, según publica Daily Mail, ha sido el intento de vender en Ebay una medalla del Maestro de la Casa de Isabel II el hilo del que ha tirado la policía para encontrar al presunto responsable, un hombre de 37 años que lleva seis años trabajando para la Familia Real.

El citado medio asegura que el sospechoso fue detenido el pasado viernes en su casa en Royal Mews (parte de los terrenos del Palacio de Buckingham que tradicionalmente albergan mozos de cuadra y otros miembros del personal real) y ha sido puesto en libertad bajo fianza mientras está bajo investigación. Al parecer, el empleado detenido subía con frecuencia a sus redes sociales su visita a propiedades reales como Balmoral o Sandringham y también habían enseñado sus invitaciones a las bodas que se celebraron en el 2018, la del príncipe Harry con Meghan Markle, y la de Eugenia de York  con Jack Brooksbank.

VER GALERÍA

Por la medalla “delatora” (véase el guiño a la novela de Poe) se pedía en la web de ventas 350 libras (algo más de 380 euros) y pertenece a uno de los empleados más cercanos a la Reina, el vicealmirante Tony Johnstone-Burt, que estuvo a su lado durante la íntima ceremonia que se celebró en sustitución al tradicional Trooping the Colour, incluso le acomodó el almohadón, y ha estado junto a ella durante todo el confinamiento. Sorprende que fuentes del entorno palaciego apunten al medio británico que es frecuente que "algunas cosas desaparezcan" de la que se tiene por una de las residencias más seguras del mundo, pero lo que llamó la atención del personal fue que se llevaran la medalla, una insignia que es muy similar (podría incluso ser la misma) a la que llevaba al cuello el vicealmirante durante la ceremonia que tuvo lugar el pasado junio. 

El ex oficial de la Marina, Tony Johnstone-Burt, de 62 años, recibió esta orden de caballería en 2013 y se convirtió en Maestro de la Casa de la soberana ese mismo año. Bajo su mando están unos 250 empleados que cubren los servicios de comidas, limpieza, entretenimiento, mantenimiento y administración. Daily Mail asegura que fue él quien le plantó cara al príncipe Andrés, con el que terminó discutiendo, cuando se negó a permitir que el Príncipe usara una sala del Palacio de Buckingham para una reunión de Pitch @ Palace, la iniciativa que fundó el duque de York para apoyar a los emprendedores con sus ideas comerciales.

Loading the player...

Lo que el marido de Olivia Colman robó del Palacio de Buckingham

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie