bea-york

La luna de miel secreta de Beatriz de York y Edoardo Mapelli Mozzi, a donde el corazón les lleve

Han emprendido un viaje en coche por las carreteras del sur de Francia

por Martín Álvarez C.

En algún lugar del sur de Francia, de cuyo nombre no tenemos constancia (aún), dicen que han sido vistos los flamantes recién casados conduciendo un pequeño automóvil rebosante de equipaje y de felicidad. Beatriz de York y Edoardo Mapelli Mozzi han seguido de nuevo los dictados de su corazón tras su boda real sorpresa y, cuando se daba por supuesto que la pareja aguardaría a mejores circunstancias para abandonar palacio, en el último momento se han aventurado a hacer un viaje de novios por carretera. Con el marido de la Princesa al volante, ponían rumbo a su particular edén, según un turista le ha revelado a Mail on Sunday, dejando para una mejor ocasión el exótico viaje de luna de miel que dicen que habían planeado con todo lujo de detalle justo antes de la pandemia, con destino a la isla de Lamu, frente a la costa de Kenia, donde la familia Mapelli Mozzi tiene una propiedad, otro verdadero paraíso para enamorados. 

VER GALERÍA

En ¡HOLA!: Beatriz de York, la boda sorpresa que ha hecho historia en la Familia Real británica

Beatriz de York tiene las claves para salvar una boda real en tiempos complicados

El vestido de la novia: uno de los tesoros que esconde el armario de la Reina

La princesa Beatriz y Edoardo Mapelli Mozzi no son la única pareja de la realeza que ha tenido un discreto viaje de bodas. El lugar elegido por los Duques de Sussex continúa siendo todo un misterio a día de hoy; según las informaciones de la prensa británica, solo la Reina de Inglaterra y el príncipe Guillermo saben realmente a dónde fueron. Pero nuestros protagonistas sí son de los pocos novios reales que se han embarcado en uno tan especial, por excepcional; tan romántico, por improvisado, y tan repentino, por la situación, como este royal roadtrip, que lleva su firma después de unas nupcias a contracorriente que han hecho historia. “Fue una sorpresa verlos este fin de semana”, ha declarado el testigo a Mail on Sunday. Pero si la realeza tiene varios días de boda, también tiene varias lunas de miel: los novios disfrutarán en agosto de un viaje más largo y exclusivo, según ha podido saber People.

VER GALERÍA

La pandemia de coronavirus ha interrumpido significativamente el flujo normal de los desplazamientos domésticos, con un mayor impacto en los viajes internacionales, donde las políticas sanitarias corresponden a diferentes autoridades. Así que no era tarea fácil encontrar ese lugar donde empezar su vida de casados, que no engrosara ya la larga lista de destinos turísticos afectados por los brotes, los rebrotes y las medidas de aislamiento que en consecuencia se deben tomar al llegar al Reino Unido. Actualmente aún existe un corredor seguro con Francia, por lo que los novios no tendrán que guardar la cuarentena obligatoria a su regreso a casa, siempre que no se desvíen de Francia y que el gobierno británico no anuncie un cambio inesperado en este sentido.

Una gran boda real

No fue la gran boda que Beatriz de York y Edoardo Mapelli Mozzi habían planeado originalmente, pero fue una gran boda igual. La pareja se juró amor el 17 de julio en la Capilla Real de Todos los Santos en Royal Lodge en una íntima ceremonia, cumpliendo todas las medidas de prevención sanitaria, ante solo 20 invitados que fueron testigos privilegiados del esperado sí. Las primeras fotos oficiales de los novios saliendo de la iglesia, un jardín secreto de flores blancas y rosas para la ocasión, clamaban que el enlace real que habían acogido aquellos muros mudos era ante todo una ceremonia concebida desde el corazón.

VER GALERÍA

La princesa Beatriz abandonó su gran sueño nupcial y la alegría de compartir el día más importante de su vida con todos los suyos por ir al altar del brazo de su padre, y recorrer juntos los últimos metros que separan la vida de soltera de la hija, de la vida de casada de la recién esposa. La nieta de Isabel II reinó con un vestido y una tiara de su augusta abuela y todos fueron felices y comieron perdices (y otras muchas delicias) en un pequeño banquete de bodas que involucró a algunos invitados más en una carpa al aire libre adornada como el más bello cuento. Varios días después comenzarían su travesía como marido y mujer en algún lugar del sur de Francia. 

Haz click para ver el documental de Beatriz de York, su capítulo monográfico de la serie Royals. Puedes ver más en la nueva plataforma de vídeo ¡HOLA! PLAY, donde encontrarás programas de cocina, moda, decoración y documentales biográficos de ‘royals’ y ‘celebrities’. ¡No te lo pierdas!

Loading the player...

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie