La Duquesa de Cambridge presume de tipazo y agilidad en su primer acto oficial en solitario tras convertirse en madre

por hola.com

VER GALERÍA  

 
Misión imposible es recuperarse como lo ha hecho la Duquesa de Cambridge en un tiempo récord de tres meses después del nacimiento del príncipe George. La duquesa Catherine dejó a su pequeño en las hábiles manos de su marido, el príncipe Guillermo, para cumplir con su primer acto en solitario tras convertirse en mamá y mostrarse radiante como estaba.

La Duquesa lució sonrisa y tipazo en su estelar aparición en la sede de Copper Box (la Caja de Cobre) en el interior del antiguo estadio olímpico para conocer a los jóvenes atletas apoyados por la organización benéfica SportsAid, de la que ella es su orgullosa patrona. La elegante mamá vistió pantalones vaqueros ajustados, suéter de rayas azul y blanco y chaqueta azul marino con cuñas altísimas para la ocasión. Con tacones y todo, participó en un partido de voleibol, impresionando al personal con sus habilidades de tiro y defensa. Y, en plena acción, sin querer dio muestra de su liso y tonificado estómago al ser fotografiada en un rápido destello durante una reñida jugada saltando para golpear el balón con la camiseta levemente levantada.

Al igual que en todos sus compromisos, la Duquesa era muy esperada y al igual que en todas sus apariciones también superó todas las expectativas, fascinando a los jóvenes atletas de élite con su calidez y dedicación. La esposa del príncipe Guillermo hizo grandes esfuerzos para estar con tantos jóvenes admiradores como pudo durante su estancia en el estadio. Además de jugar a voleibol, la duquesa Catherine vio las exhibiciones de futuros Olímpicos y atletas Paralímpicos del país —todos han recibido clases experto de SportsAid— en las que demostraron su destreza en diversas actividades como el fútbol, el baloncesto, la esgrima y el bádminton.

VER GALERÍA

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie