La Familia Real en Somiedo

Echa la vista atrás, al año de su boda

Don Felipe recuerda con cariño su visita a Somiedo en 2004 recién casado con doña Letizia

Emotivas palabras del Rey durante su discurso en la entrega del premio al Pueblo Ejemplar 2021 de Asturias a Santa María del Puerto

por Martín Gálvez Piqueras

Un día después de presidir la ceremonia de los Premios Princesa de Asturias en Oviedo, los Reyes y sus hijas han visitado la localidad distinguida este año con el galardón al Pueblo Ejemplar de Asturias de 2021: El Puertu. Nada más llegar y tras saludar a las autoridades, la Familia Real ha puesto rumbo al Centro Vecinal, la zona recreativa exterior de las antiguas escuelas donde se exhibía una exposición con paneles basada en las principales actividades socioeconómicas del lugar. Se trata de la ganadería y trashumancia, desarrolladas a lo largo del tiempo en esta zona del concejo de Somiedo. Como es tradicional, los Reyes y sus hijas hacían un recorrido por el pueblo, acercándose a sus gentes y conociendo algunas de sus actividades. Para finalizar, se producía un acto institucional que ha contado con intervenciones de las autoridades de Santa María del Puerto, también de la princesa Leonor y de Felipe VI. En su discurso, el rey ha pronunciado las siguientes palabras cargadas de emotividad y reconocimiento, donde ha recordado incluso su boda con doña Letizia que tuvo lugar en mayo de 2004:

La princesa Leonor hace entrega a Santa María del Puerto del premio al Pueblo Ejemplar

VER GALERÍA

Regresar a Somiedo, llegar a este rincón de Asturias de espectacular belleza y hacerlo, además, para entregar el Premio al Pueblo Ejemplar, es para nosotros una alegría muy grande. Venir aquí en un día como hoy, si no es tocar el cielo, mucho se le parece

Ante todo, enhorabuena y gracias, como os ha dicho la Princesa, por vuestra cariñosa acogida. Estábamos deseando que llegara este día porque sabemos con cuánta ilusión y esmero lo habéis preparado. Pero también porque estamos sinceramente muy agradecidos de que, al venir a entregaros el Premio por el que tanto habéis luchado, tenemos la oportunidad de conocer más y mejor esta tierra y a todos vosotros que la cuidáis con tanto esfuerzo. Y porque estamos felices de compartir estas horas de celebración; felices de conocer vuestros méritos, vuestros logros, todo lo que os ha conducido hasta este momento inolvidable para todos.

Como bien recordaba el alcalde, no es la primera vez que la Reina y yo visitamos Somiedo. En la primera ocasión vine solo, en 1990 con motivo de la visita al Parque Natural. Hace menos años pero ya unos cuantos, en 2004, tuvimos la oportunidad de venir para entregar el premio a Villar de Vildas, y fue la primera vez que vinimos juntos, cuando hacía poco que nos habíamos casado. Recordamos que estuvimos en la preciosa braña de La Pornacal, con tantas anécdotas de aquel día.

Pues permitidme que reitere ahora lo que dije entonces: la Asturias milenaria y acogedora, tolerante y fuerte, con visión de futuro y respeto al pasado; la Asturias emprendedora, esforzada, esperanzada tiene aquí, en Somiedo, el mejor de los ejemplos.

Vosotros sabéis muy bien que la vida en lugares como este no ha sido ni es nada fácil: el clima, las distancias, la falta de infraestructuras pueden originar muchos problemas. Y, sin embargo, con vuestra actitud y vuestro carácter no solo habéis logrado vencer esas dificultades, sino que habéis construido una comunidad vital y llena de futuro, respetuosa con el pasado pero abierta a los extraordinarios cambios de la actualidad. Una vida, un modo de vivir, que los más jóvenes, con su permanencia en el pueblo y su deseo de formar aquí sus familias y de educar a los más pequeños en el respeto y la valoración de la vida rural, habéis conseguido fortalecer y acrecentar. Por eso sois ejemplares, por eso hoy os entregamos este premio.

Podéis sentiros muy orgullosos de todo ello. Ahora ya no vivís alejados, porque estáis en permanente contacto con el mundo; ya no os veis obligados a iros lejos, porque estáis dispuestos a transformar los obstáculos y dificultades en posibilidades de futuro, porque lucháis por convertir cada oportunidad en una realidad llena de potencial.

Por eso son tan importantes el aprovechamiento sostenible de vuestros recursos naturales, la conservación de la diversidad biológica, la protección y el cuidado de vuestra tradición vaqueira, vuestra voluntad de preservar y fomentar todos esos valores. El cariño, en definitiva, por todo lo vuestro; ese noble sentimiento que, como decía Jovellanos, os mueve además a buscar con eficacia el bien y la felicidad en vuestra tierra tanto como el de vuestra misma familia y por el que tantas veces anteponéis el interés común a vuestro propio interés.

Por eso, estas “alfombras de un verde vivísimo”, como él las llamaba, que con tanto sentido de la responsabilidad y tanto esfuerzo protegéis y ponéis en valor con vuestro trabajo y vuestra ilusión, conservan hoy la memoria de lo que habéis sido y proyectan la imagen de lo que, gracias a vuestra tenacidad y a vuestra voluntad, los vaqueiros seréis en el futuro.

Os animamos a seguir adelante, a seguir trabajando con el mayor ánimo, con espíritu positivo, llenos de ilusiones y sueños, pues esa es la mejor forma de construir el mejor porvenir para vuestros hijos.

Damos las gracias al jurado por su trabajo comprometido y responsable, y os las damos, sobre todo, a vosotros, por hacer de este día con vosotros algo inolvidable. Somiedo, Santa María del Puerto, este paisaje que el trabajo de siglos ha ido humanizando hasta convertirlo en un enclave próspero, sostenible y cargado de futuro formarán ya parte para siempre de los mejores recuerdos de nuestras visitas a Asturias.

Enhorabuena a todos, y muchas gracias.

El primer viaje a Somiedo del Rey con la Reina

Como decíamos, don Felipe ha viajado hoy 17 años atrás en el tiempo al rememorar la última visita que hizo al concejo de Somiedo, la primera que realizaba entonces acompañado por doña Letizia en una época muy especial para ambos. Fue un 24 de octubre de 2004, cuando apenas habían pasado unos meses de su boda. En aquel viaje, se desplazaban juntos hasta la braña de La Pornacal con motivo de la entrega del premio al Pueblo Ejemplar de Asturias a Villar de Vildas.

Así te hemos contado la visita de la Familia Real al Pueblo Ejemplar de Asturias

VER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie