Los Reyes y los príncipes de Asturias presiden la tradicional Pascua Militar en el Palacio Real

Se trata de la primera celebración con Mariano Rajoy, líder del Partido Popular, como presidente del Gobierno

por hola.com

VER GALERÍA


A diferencia de otros años, en los que la lluvia les había acompañado durante toda la celebración, los Reyes, don Juan Carlos y doña Sofía, y los príncipes de Asturias, además de una amplia representación de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, han presidido la solmene y tradicional celebración de la Pascua Militar en una mañana especialmente soleada. Los actos han comenzado hacia las doce del mediodía y han tenido lugar, como es tradición, en el Palacio Real de Madrid, donde todos los asistentes han rendido honores al Jefe del Estado.

Al igual que en años anteriores, la reina y la princesa de Asturias han lucido vestidos en tonalidades similares. Así, mientras doña Sofía ha sorprendido con un original y llamativo diseño azul con detalles florales en el escote combinado con una chaqueta entallada de color negro, doña Letizia ha hecho el 'juego' de colores contrario y ha apostado por un vestido negro y una chaqueta de color azul eléctrico.

VER GALERÍA


En su primera Pascua Militar como presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha recibido a los miembro de la Familia Real en la Plaza de la Armería del palacio, acompañado por el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante Fernando García Sánchez, y los ministros de Defensa, Pedro Morenés, y de Interior, Jorge Fernández Díaz. Tras escuchar el himno nacional y las 21 salvas de honor, don Juan Carlos ha pasado revista a una formación de la Guardia Real para después acceder al interior del Palacio Real y saludar al resto de autoridades. En la Sala de Gasparini, los reyes y los príncipes de Asturias saludaron a todos los invitados: los altos cargos institucionales y los responsables del Estado Mayor de la Defensa, de los tres Ejércitos, de las Reales y Militares Órdenes de San Fernando y San Hermenegildo, de la Guardia Civil y de la Hermandad de Veteranos.
 

VER GALERÍA


Los recortes y la crisis, protagonistas del discurso del Rey
Posteriormente, y en su condición de jefe del Estado y capitán general de los Ejércitos de la Armada, don Juan Carlos ha impuesto condecoraciones a varios militares y después ha llegado el turno de los discursos en el Salón del Trono con la intervención del ministro de Defensa y del soberano español. Durante su intervención, el monarca ha rendido homenaje a los caídos y a sus familias, sin olvidarse también de los heridos y los mutilados. Además, ha subrayado la importancia de que, ante la actual crisis económica, los militares españoles sepan "obtener el máximo rendimiento de los recursos asignados" y "ser sumamente cuidadosos en el empleo y el mantenimiento de los medios", y ha animado a los miembros de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil a "mantener los principios de disciplina, jerarquía y unidad", que, "junto al deber de neutralidad política y sindical", son "esenciales" para garantizar el adecuado cumplimiento de las misiones que tienen encomendadas.

El Rey se ha mostrado además "muy satisfecho" por el "afán de superación" de los militares y les ha instado a mantener esa disposición, que les hace ser apreciados en España como "valiosísimos servidores del Estado y de la sociedad". "Gracias a vuestro prestigio, fruto de vuestra excelente formación y alta exigencia personal, nuestros jóvenes se sienten atraídos por la profesión militar", una "profesión vocacional" en la que, como establecen las Reales Ordenanzas, el militar "dará primacía a los principios éticos que responden a una exigencia de la que hará norma de vida", ha añadido el jefe del Estado. Por último, la Familia Real ha celebrado la tradicional recepción a las autoridades asistentes, a la que, como viene ocurriendo desde 2009, no podrá acceder la prensa acreditada al acto institucional, por lo que ya no hay los llamados 'corrillos' con los periodistas.

VER GALERÍA


Una tradición que se remonta al siglo XVIII
La Pascua Militar marca el fin de las fiestas navideñas para la clase política e inaugura oficialmente el inicio de la agenda política nacional del nuevo año, además de ser el primer acto oficial al que acude el rey Juan Carlos tras haber celebrado su 74º cumpleaños. Esta celebración tiene una profunda tradición en la vida castrense española. Su celebración se remonta al reinado de Carlos III, cuando, el 6 de enero de 1782, se recuperó la localidad menorquina de Mahón, que se hallaba en poder de los ingleses. Como expresión de júbilo, Carlos III ordenó a los virreyes, capitanes generales, gobernadores y comandantes militares que, en la fiesta de la Epifanía, reuniesen a las guarniciones y notificasen en su nombre a jefes y oficiales de los ejercitos su felicitación.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie